Ir al contenido principal

Libre albedrío y fatalidad

¡Buenas tardes, familia!


Ayer nuestro compañeros nos han preparado el aula sobre la justicia divina - acción y reacción.  A continuación os dejamos un resumen de los que hemos estudiado en grupo.

Nos han invitado a la reflexión inicial sobre lo que es libre albedrío y fatalidad.

El libre albedrío es la acción de poder decidir lo que quieres para su vida. La fatalidad se puede entender de algo que nos pasa que no era esperado.

Como primera reflexión vamos por el buen camino pero, ¿será eso exactamente?

Sin el libre albedrío el hombre sería una máquina.

Si el hombre tiene la libertad de pensar, consecuentemente tiene la de obrar. Esa libertad de actuar existe desde la voluntad de hacerlo.

En las primeras fases de la vida, sea en la carne o espiritual, la libertad es casi nula y se desarrolla y cambia de objetivo con el desarrollo de las facultades morales e intelectuales. Poco a poco, con la madurez de las experiencias, vamos construyendo nuestro destino.

La libertad y la responsabilidad son correlativas en el ser y aumentan con su elevación, siendo la responsabilidad la que confiere al hombre dignidad y moralidad. Es con la conciencia de la responsabilidad que empezamos a tomar decisiones para el cambio, usando mejor el libre albedrío para el bien de uno de mismo y de los demás.



No podemos (ni conseguiremos!) interferir en el libre albedrío de los demás; podemos sugerir, promover, educar; a igual que los espíritus superiores hacen con nosotros; pero no hay mudanza sin el propio esfuerzo y toma de conciencia de la necesidad de ella.

Los sufrimientos debidos a causas anteriores a la existencia presente, así como las que se originan de culpas actuales, son muchas veces la consecuencia de la falta cometida. No existe casualidades, todo está vinculado a través de la ley de acción y reacción, y el entendimiento de las reencarnaciones sucesivas nos ayuda a entenderlas de manera más justa.

Siempre tendremos oportunidades de crecer, principalmente en encarnados, donde las pruebas son propuestas antes de nuestra encarnación, y que dependiendo de nuestro esfuerzo, podemos aminorarlas o mismo anularlas. Así que despojemos de la culpa y busquemos la fuerza de Saulo, que delante de Jesús, en Damasco, decidió hacerse responsable de las faltas y empezar con acciones para anularlas... si hubiera dejado que la culpa tomará las rédeas de su vida, viviría en el victimismo, haciendo el mal uso de su libre albedrío, sin haber amenizar las faltas.


¡Feliz semana!

Comentarios

Entradas populares de este blog

El camino del convencimiento

David Santamaría ¿Cuál podríamos pensar que es el mejor procedimiento para convencer a alguien de que los postulados espiritistas son ciertos y correctos? ¿Sería por el contacto con la fenomenología mediúmnica? O, tal vez, ¿sería más efectivo hacerlo a través del razonamiento? De entrada nos encontramos con una condición inherente al espiritismo y es la de ser totalmente contrario al proselitismo. Allan Kardec tenía perfectamente claro que hay que dar explicaciones detalladas a quien manifiesta un interés sincero en tener información; pero, que no tiene ningún sentido intentar convencer a los que tienen animadversión por todo lo que tenga que ver con el espiritismo, ni a aquellas personas que tienen suficiente con sus profundas convicciones religiosas. O sea, que únicamente dedicaríamos atención a aquellos que muestren un interés real, por mínimo que este sea y que, en más de una ocasión, pueden estar en el campo del ateísmo o del materialismo. En El Libro de los Médiums, primera parte

El dormir y los sueños

Jordi Santandreu Lorite Allan Kardec interrogó a los Espíritus acerca del dormir y de los sueños, como no podía ser de otra manera, ya que desde tiempos inmemoriales el Ser Humano ha asociado el dormir con traspasar una puerta velada por el oscuro manto de la materia. Lo que se supone que hay detrás de ese umbral se ha interpretado de maneras diferentes según la época y el lugar. Los sueños han estado asociados, en general, a la dimensión espiritual de la vida, al más allá . En todas las tradiciones antiguas, desde la Grecia de Platón y Sócrates, a la India de los Upanishads, pasando por el Egipto de los faraones, el mundo de los sueños era aquél en el que dioses y humanos podían reencontrarse. En el Antiguo Testamento hay numerosas referencias a sueños proféticos, como el de Abraham o el de Jacob, que soñó con “una escalera apoyada en tierra, que en su extremo llegaba al cielo. Ángeles subían y bajaban por ella. Jehová, que estaba en lo alto, dijo: Yo soy Jehová, el Dios de Abraham y

COVID-19: ¿Una oportunidad perdida?

Humberto Werdine  Estoy escribiendo este texto en los primeros días de septiembre de 2020, en el auge del inicio de la segunda ola del virus COVID 19, aquí en Europa. Mi familia fue alcanzada, mi esposa y una de mis hijas. Mi hija está prácticamente recuperada y mi esposa se recupera poco a poco. Ninguna de ellas necesitó ingreso hospitalario. Agradezco a Dios todos los días por su recuperación. Tengo amigos que han sufrido mucho con este virus. Unos tuvieron que ser entubados y se recuperaron después de muchas semanas de angustia y dolor. Otros, no tuvieron la misma suerte y fallecieron. Todos los que partieron eran de una edad parecida a la mía, entrados ya los 60 años. Esta misma semana, una querida amiga me envió un mensaje a mi whatsapp privado, calificando a esta enfermedad de maldita. He recibido varios comentarios parecidos de muchas y diversas personas que usan un adjetivo similar para esta enfermedad y, algunos, cuestionando por qué Dios habría mandado una enfermedad tan pern