Ir al contenido principal

La cuna y el túmulo

¡Buenas tardes!

Ayer hemos compartido una maravillosa tarde de estudio sobre el Evangelio según el Espiritismo, con uno de los temas más delicados que podemos afrontar como seres humanos: Muertes prematuras.

El Capitulo V - Bienaventurados los afligidos, quizás sea el capítulo más largo del Evangelio según el Espiritismo, podría ser porque trata de temas de nos toca el alma desde el más profundo de la esencia. Trata de temas difíciles de entender sin la perspectiva de la vida inmortal, de la esperanza en el porvenir, del consuelo de las comunicaciones mediúmnicas, de amor infinito del Padre Creador hacía nosotros.

Desde hace unos meses venimos estudiando cada una de los temas de este capítulo, reflexionando respecto la necesidad de su entendimiento y como ponerlo en práctica en la existencia actual. En ningún momento nos habla los espíritus codificadores que seria tarea fácil, pero en todo momento nos esclarecen, nos encorajan a seguir adelante, nos orientan que nada es imposible, que la clave principal es desapegarse de las ideas materialistas e inmediatas.

Lo primero que nos viene a nuestro pensamiento cuando de la muerte prematura de un ser querido es que Dios es injusto, que se lleva a los más jóvenes antes de los mayores, a los buenos antes de los malos, etc. Aqui podemos detectar nuestra falta de perspectiva hacía el porvenir, la falta de fe, nuestra egoismo y juicio hacía las cosas que no comprendemos. Todos estamos susceptibles a este pensamiento, sea espíritas o no, los que creen el algo o no.



Pero, ¿cómo entender el por qué de esta pérdida? ¿Cómo vivir en ella?

Hay una gran diferencia entre entender y comprender. Ya hemos estudiado anteriormente que aún no podemos comprender todo lo que pasa en nuestra vida inmortal, simplemente por la falta de madurez debido a la nuestra niñez espiritual, pero tenemos aceptar este dolor de la perdida, esa separación momentánea entre los dos lados de la vida, con amor y respeto hacia uno mismo y al otro que se encuentra del otro lado.

Comprender que estar en la carne es la vez una dádiva para aprender y una cárcel para el espíritu, podría ayudarnos a aceptar el cambio de plano (muerte física) de manera más activa. Que el dolor pueda ser sustituido por la añoranza y doses de oración, beneficiando el ser que se encuentra del otro lado, y a nosotros con los dulces bálsamos del amor del Padre.

Tenemos total consciencia que no es tarea fácil pero tantos testimonios, ayer mismo en nuestra clase, de madres y padres que tuvieron de afrontar la pérdida de un hijo o de una hija prematuramente, nos consuelo, nos hace creer que si es posible, transformar el dolor en más amor, en los dos lados de la vida.

Los pequeninos que han partido hacia la vida espiritual están amparados, nos cumplido con su existencia en el momento, han podido depurar faltas y aprender más que nadie que es ser amado... el amor no tiene tamaño ni dosis, nunca se acaba, traspasará las fronteras del conocido y del desconocido, sin formulas o comprensión racional, simplemente viajan con el pensamiento a través del Fluido Cósmico Universal, hacia aquellos que lo esperan; y nosotros recibiremos en cambio el mismo amor o más si estamos conscientes y de brazos abiertos.

Tomamos con pinzas para decir que la muerte prematura es un designio divino pero el Evangelio de Jesús es el camino donde encontramos la preparación y el fortalecimiento para soportarla.

La cuna el túmulo son puertas de entrada y salida de la escuela de la vida física, en la caminata evolutiva rumbo a la felicidad definitiva del espíritu inmortal.


"Bienaventurados los que lloran, porque ellos serán consolados."


¡Os deseamos una maravillosa semana!


Comentarios

Entradas populares de este blog

El camino del convencimiento

David Santamaría ¿Cuál podríamos pensar que es el mejor procedimiento para convencer a alguien de que los postulados espiritistas son ciertos y correctos? ¿Sería por el contacto con la fenomenología mediúmnica? O, tal vez, ¿sería más efectivo hacerlo a través del razonamiento? De entrada nos encontramos con una condición inherente al espiritismo y es la de ser totalmente contrario al proselitismo. Allan Kardec tenía perfectamente claro que hay que dar explicaciones detalladas a quien manifiesta un interés sincero en tener información; pero, que no tiene ningún sentido intentar convencer a los que tienen animadversión por todo lo que tenga que ver con el espiritismo, ni a aquellas personas que tienen suficiente con sus profundas convicciones religiosas. O sea, que únicamente dedicaríamos atención a aquellos que muestren un interés real, por mínimo que este sea y que, en más de una ocasión, pueden estar en el campo del ateísmo o del materialismo. En El Libro de los Médiums, primera parte

El dormir y los sueños

Jordi Santandreu Lorite Allan Kardec interrogó a los Espíritus acerca del dormir y de los sueños, como no podía ser de otra manera, ya que desde tiempos inmemoriales el Ser Humano ha asociado el dormir con traspasar una puerta velada por el oscuro manto de la materia. Lo que se supone que hay detrás de ese umbral se ha interpretado de maneras diferentes según la época y el lugar. Los sueños han estado asociados, en general, a la dimensión espiritual de la vida, al más allá . En todas las tradiciones antiguas, desde la Grecia de Platón y Sócrates, a la India de los Upanishads, pasando por el Egipto de los faraones, el mundo de los sueños era aquél en el que dioses y humanos podían reencontrarse. En el Antiguo Testamento hay numerosas referencias a sueños proféticos, como el de Abraham o el de Jacob, que soñó con “una escalera apoyada en tierra, que en su extremo llegaba al cielo. Ángeles subían y bajaban por ella. Jehová, que estaba en lo alto, dijo: Yo soy Jehová, el Dios de Abraham y

COVID-19: ¿Una oportunidad perdida?

Humberto Werdine  Estoy escribiendo este texto en los primeros días de septiembre de 2020, en el auge del inicio de la segunda ola del virus COVID 19, aquí en Europa. Mi familia fue alcanzada, mi esposa y una de mis hijas. Mi hija está prácticamente recuperada y mi esposa se recupera poco a poco. Ninguna de ellas necesitó ingreso hospitalario. Agradezco a Dios todos los días por su recuperación. Tengo amigos que han sufrido mucho con este virus. Unos tuvieron que ser entubados y se recuperaron después de muchas semanas de angustia y dolor. Otros, no tuvieron la misma suerte y fallecieron. Todos los que partieron eran de una edad parecida a la mía, entrados ya los 60 años. Esta misma semana, una querida amiga me envió un mensaje a mi whatsapp privado, calificando a esta enfermedad de maldita. He recibido varios comentarios parecidos de muchas y diversas personas que usan un adjetivo similar para esta enfermedad y, algunos, cuestionando por qué Dios habría mandado una enfermedad tan pern