Ir al contenido principal

¿Por que cuesta tanto?

Ayer en CEADS la clase de Estudio Sistematizado de la Doctrina Espírita nos invitó a reflexionar sobre el el perdón... Esta virtud que todos sabemos que debemos cultivar, que reconocemos ser de almas nobles, pero que cuesta tanto dar a quién nos hace daño. ¿Por que cuesta tanto?

Cuesta porque, pese a que sintamos una necesidad intima de perdonar para liberarnos de la situación dolorosa que nos uno a quién nos ha decepciono, traicionado o perjudicado de alguna manera, todavía sentimos muy intensamente dos presiones. Una es exterior, la presión de la sociedad, todavía nos preocupa lo que van a decir y pensar de nosotros y es posible que nos vean como cobardes o idiotas si perdonamos. Otra presión, igual o más intensa, es interior, es la presión del ego. El orgullo dañado nos sitúa en la posición de "víctimas" y este es un lugar muy atractivo. 

La Doctrina Espírita nos invita a superar la postura de víctimas, comprendiendo que el que hoy es víctima, habrá sido el verdugo en otras existencias. Además nos enseña que el perdón no es algo que das a los demás, sino un reglado que te haces a ti mismo, liberandote de la conexión enfermiza, negativa que se establece por ofensor y ofendido.  La moral evangélica nos orienta a perdonar incansablemente y la conciencia nos acusa, ¿no necesitamos nosotros mismos el perdón para tantas faltas que cometimos y cometemos cada día?


El perdón es un proceso, algo para lo que no hay fórmulas. Cada uno debe encontrar su propio camino para esta tierra de paz y recorrerlo a su paso, sin pausa pero sin prisa. Es importante para la felicidad, es imprescindible para una vida armoniosa. El mérito del perdón es proporcional a la gravedad de la falta recibida, por esto las situaciones más dolorosas son precisamente aquellas que convocan lo sagrado que ya existe en nosotros a manifestarse, comprendiendo y aceptando que el otro vive su propio momento evolutivo.

El perdón es ejercicio de humildad, porque doblega el orgullo, limando el ego para que quede solamente humildad, belleza, amor... Cuando ya no haya nada que limar en nuestras almas, ya no habrá nada que perdonar, porque nada nos podrá ofender. Cuando lleguemos ahí, la paz intima será un edificio sólido y el amor al prójimo incondicional. De momento, vamos haciendo pequeños ejercicios de humildad, abriendo poco a poco nuestros corazones al perdón. Algunos, necesitamos empezar por reconocer su importancia en nuestras propias vidas. Otros, ya podemos trabajar en el perdón de las personas que nos hicieron daño. Todos, antes o después, llegaremos a la capacidad de amor tan extraordinaria que ni siquiera nos sentiremos ofendidos por nada que se nos pueda hacer. Mientras, estudiamos la Doctrina de los Espíritus y juntos caminamos hacia días de más luz.

¡Paz y bien!   

Comentarios

Entradas populares de este blog

El camino del convencimiento

David Santamaría ¿Cuál podríamos pensar que es el mejor procedimiento para convencer a alguien de que los postulados espiritistas son ciertos y correctos? ¿Sería por el contacto con la fenomenología mediúmnica? O, tal vez, ¿sería más efectivo hacerlo a través del razonamiento? De entrada nos encontramos con una condición inherente al espiritismo y es la de ser totalmente contrario al proselitismo. Allan Kardec tenía perfectamente claro que hay que dar explicaciones detalladas a quien manifiesta un interés sincero en tener información; pero, que no tiene ningún sentido intentar convencer a los que tienen animadversión por todo lo que tenga que ver con el espiritismo, ni a aquellas personas que tienen suficiente con sus profundas convicciones religiosas. O sea, que únicamente dedicaríamos atención a aquellos que muestren un interés real, por mínimo que este sea y que, en más de una ocasión, pueden estar en el campo del ateísmo o del materialismo. En El Libro de los Médiums, primera parte

El dormir y los sueños

Jordi Santandreu Lorite Allan Kardec interrogó a los Espíritus acerca del dormir y de los sueños, como no podía ser de otra manera, ya que desde tiempos inmemoriales el Ser Humano ha asociado el dormir con traspasar una puerta velada por el oscuro manto de la materia. Lo que se supone que hay detrás de ese umbral se ha interpretado de maneras diferentes según la época y el lugar. Los sueños han estado asociados, en general, a la dimensión espiritual de la vida, al más allá . En todas las tradiciones antiguas, desde la Grecia de Platón y Sócrates, a la India de los Upanishads, pasando por el Egipto de los faraones, el mundo de los sueños era aquél en el que dioses y humanos podían reencontrarse. En el Antiguo Testamento hay numerosas referencias a sueños proféticos, como el de Abraham o el de Jacob, que soñó con “una escalera apoyada en tierra, que en su extremo llegaba al cielo. Ángeles subían y bajaban por ella. Jehová, que estaba en lo alto, dijo: Yo soy Jehová, el Dios de Abraham y

COVID-19: ¿Una oportunidad perdida?

Humberto Werdine  Estoy escribiendo este texto en los primeros días de septiembre de 2020, en el auge del inicio de la segunda ola del virus COVID 19, aquí en Europa. Mi familia fue alcanzada, mi esposa y una de mis hijas. Mi hija está prácticamente recuperada y mi esposa se recupera poco a poco. Ninguna de ellas necesitó ingreso hospitalario. Agradezco a Dios todos los días por su recuperación. Tengo amigos que han sufrido mucho con este virus. Unos tuvieron que ser entubados y se recuperaron después de muchas semanas de angustia y dolor. Otros, no tuvieron la misma suerte y fallecieron. Todos los que partieron eran de una edad parecida a la mía, entrados ya los 60 años. Esta misma semana, una querida amiga me envió un mensaje a mi whatsapp privado, calificando a esta enfermedad de maldita. He recibido varios comentarios parecidos de muchas y diversas personas que usan un adjetivo similar para esta enfermedad y, algunos, cuestionando por qué Dios habría mandado una enfermedad tan pern