Ir al contenido principal

Espíritus endurecidos - La Pommeray


El Cielo y el Infierno según el Espiritismo
Capítulo VII - Espíritus endurecidos - La Pommeray

por Silver Chiquero

En una de las sesiones de la Sociedad de París, en que se discutió la cuestión de la turbación, un Espíritu se manifestó espontáneamente.

“No señores, la turbación no existe sino en vuestro cerebro. ¡Yo estoy muerto sin ninguna clase de duda y sin embargo percibo claramente lo que a mí concierne, alrededor mío y por todas partes! La muerte es el terror, un castigo o un deseo, según la debilidad o la fuerza de los que la temen, la desafían o la imploran. La luz me deslumbra y penetra, como una aguda flecha, en la sutilidad de mi ser. No quiero quedarme. Sabré luchar contra esa luz odiosa. El crimen existe en todas partes. Cuando lo cometen las masas, se lo glorifica; pero si lo realiza un individuo, es infamado. ¡Absurdo!”

Sabe perfectamente que está muerto y no se queja de nada, no pide ninguna asistencia y hasta desprecia las leyes divinas y humanas. ¿Puede presumirse que se evadirá del castigo? No, sino que la justicia de Dios se cumple bajo todas las formas y lo que constituye la alegría de los unos es para los otros un tormento.

La luz para este Espíritu, es un suplicio contra el cual se resiste. Reconoce que su cuerpo es fluídico y penetrable a la luz a la que no puede escapar y esa luz lo traspasa como una flecha. En este caso el fatal sufrimiento que le oprime en lugar de serle provechosa, lo impulsa a la rebeldía.

Esa luz es tanto más terrible, tanto más odiosa por traspasarlo completamente, haciendo visibles y transparentes sus más recónditos pensamientos… Lo que hubiera sido la alegría y el consuelo del sabio, se vuelve un castigo infamante y continuo para el malvado y el criminal, para el parricida espantado ante su propia personalidad.

https://pixabay.com/es/nubes-cielo-barco-mar-808749/

Durante una existencia siniestra, se complacía en maquinar las más horribles maldades en lo íntimo de su ser, en el que se refugiaba como una bestia salvaje en su caverna. ¡Qué terror y dolor deben oprimirle ahora que su máscara de impasibilidad le ha sido arrancada y cada uno de sus pensamientos se refleja sucesivamente sobre su frente!

Quiere ocultarse a la multitud y huye jadeante y desesperado a través de los espacios inconmensurables ¡y por todas partes, la luz!... Por todas partes las miradas que lo penetran.

Llama a la muerte en su ayuda, huye siempre, marcha hacia la locura espiritual. ¡Castigo horrible!

El suplicio durará hasta que su voluntad vencida, se doblegue ante la opresión punzante del remordimiento y su frente soberbia se humille ante sus víctimas apaciguadas y ante los Espíritus de justicia.

La luz que tortura el Espíritu es el rayo espiritual que inunda con claridad las moradas secretas de su orgullo.

Este espíritu se coloca en este lugar, entre los endurecidos, porque tardó mucho en manifestar el menor arrepentimiento. Es un ejemplo de la verdad de que el progreso moral no sigue siempre al progreso intelectual. No obstante, poco a poco se ha enmendado y más tarde dio comunicaciones sabiamente razonadas e instructivas. Hoy puede colocarse entre los espíritus arrepentidos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El camino del convencimiento

David Santamaría ¿Cuál podríamos pensar que es el mejor procedimiento para convencer a alguien de que los postulados espiritistas son ciertos y correctos? ¿Sería por el contacto con la fenomenología mediúmnica? O, tal vez, ¿sería más efectivo hacerlo a través del razonamiento? De entrada nos encontramos con una condición inherente al espiritismo y es la de ser totalmente contrario al proselitismo. Allan Kardec tenía perfectamente claro que hay que dar explicaciones detalladas a quien manifiesta un interés sincero en tener información; pero, que no tiene ningún sentido intentar convencer a los que tienen animadversión por todo lo que tenga que ver con el espiritismo, ni a aquellas personas que tienen suficiente con sus profundas convicciones religiosas. O sea, que únicamente dedicaríamos atención a aquellos que muestren un interés real, por mínimo que este sea y que, en más de una ocasión, pueden estar en el campo del ateísmo o del materialismo. En El Libro de los Médiums, primera parte

El dormir y los sueños

Jordi Santandreu Lorite Allan Kardec interrogó a los Espíritus acerca del dormir y de los sueños, como no podía ser de otra manera, ya que desde tiempos inmemoriales el Ser Humano ha asociado el dormir con traspasar una puerta velada por el oscuro manto de la materia. Lo que se supone que hay detrás de ese umbral se ha interpretado de maneras diferentes según la época y el lugar. Los sueños han estado asociados, en general, a la dimensión espiritual de la vida, al más allá . En todas las tradiciones antiguas, desde la Grecia de Platón y Sócrates, a la India de los Upanishads, pasando por el Egipto de los faraones, el mundo de los sueños era aquél en el que dioses y humanos podían reencontrarse. En el Antiguo Testamento hay numerosas referencias a sueños proféticos, como el de Abraham o el de Jacob, que soñó con “una escalera apoyada en tierra, que en su extremo llegaba al cielo. Ángeles subían y bajaban por ella. Jehová, que estaba en lo alto, dijo: Yo soy Jehová, el Dios de Abraham y

COVID-19: ¿Una oportunidad perdida?

Humberto Werdine  Estoy escribiendo este texto en los primeros días de septiembre de 2020, en el auge del inicio de la segunda ola del virus COVID 19, aquí en Europa. Mi familia fue alcanzada, mi esposa y una de mis hijas. Mi hija está prácticamente recuperada y mi esposa se recupera poco a poco. Ninguna de ellas necesitó ingreso hospitalario. Agradezco a Dios todos los días por su recuperación. Tengo amigos que han sufrido mucho con este virus. Unos tuvieron que ser entubados y se recuperaron después de muchas semanas de angustia y dolor. Otros, no tuvieron la misma suerte y fallecieron. Todos los que partieron eran de una edad parecida a la mía, entrados ya los 60 años. Esta misma semana, una querida amiga me envió un mensaje a mi whatsapp privado, calificando a esta enfermedad de maldita. He recibido varios comentarios parecidos de muchas y diversas personas que usan un adjetivo similar para esta enfermedad y, algunos, cuestionando por qué Dios habría mandado una enfermedad tan pern