Ir al contenido principal

Reencarnación – La Pluralidad de las Existencias – Precedentes en la Historia


Por Flavia Roggerio

En la edición anterior expusimos como el Espiritismo aborda el tema de la reencarnación. Según Allan Kardec, el decodificador de la doctrina, la reencarnación podría ser definida como la resurrección en la carne, es decir, el renacimiento del Espíritu en el plano físico. En esta edición seguiremos hablando de la inmortalidad del alma, pero desde los tiempos inmemorables de la historia, ya que, desde siempre la pluralidad de las existencias inspira las más extraordinarias filosofías.

La India milenaria presenta la existencia de la reencarnación; en el Bhagavad Gita se lee: «Así como dejamos de lado la ropa usada y vestimos una nueva, así el espíritu cambia la indumentaria de carne y se reviste de una nueva». Y un poco más adelante sintetiza de modo magistral: «¿Llorarás si te dijeren que el hombre recién fallecido es como el hombre recién nacido? El fin del nacimiento es la muerte y el fin de la muerte es el nacimiento; tal es la ley».

El budismo de Sakyamuni nos dice: «El sufrimiento proviene del deseo del ser, que conduce nacimiento tras renacimiento. Conjuntamente con la lujuria, el deseo encuentra satisfacción aquí y allá, el deseo de las pasiones, de los poderes, tales son las fuentes del sufrimiento».

El Egipto faraónico, hace más de cinco mil años, trató prácticamente toda su filosofía y su ciencia en el principio de la reencarnación. Los egipcios llegaron a conocer el periespíritu, llamado Kha, y sabían que su elevación dependería de su grado evolutivo.
Los druidas, que eran sacerdotes celtas que ejercían las más altas funciones legales y educativas, defendían la inmortalidad y la reencarnación.

En Grecia la reencarnación estaba presente en la filosofía de Sócrates, Platón y Pitágoras. Platón, retratando las disertaciones de Sócrates manifestó: «En realidad, una vez más evidenciando que el alma es inmortal, no existirá, para ella, ninguna fuga posible a sus males, ni a su salvación a no ser regresando mejor y más sabia».

En India se encuentra la reencarnación o «trasmigración de almas» explícita en el libro «Bhagavad Gita», en los diálogos y lecciones del maestro espiritual Krishna a su discípulo Arjuna. El camino de la vida budista ofrece preceptos para el bienestar ético y espiritual de cada individuo y los exhorta a tener compasión, por cualquier forma de vida.

https://pixabay.com/es/mila-repa-buda-bodhisattva-1151719/

El famoso renacentista italiano Leonardo Da Vinci (1452 - 1591) afirmaba: «Léeme, oh lector, si en mí encuentras deleite, porque raras veces regresaré de nuevo a este mundo».
Orígenes Adamantius (185 – 254), considerado el «Padre de la ciencia de la Iglesia» y «el mayor maestro de la Iglesia después de los Apóstoles», en sus enseñanzas decía: «Existe la preexistencia de las almas. El alma es inmaterial y por lo tanto, no hay ni principio ni fin en su existencia. Las predicciones de los Evangelios no pueden haberse hecho con la intención de una interpretación literal. Hay un progreso constante hacia la perfección, siendo nosotros primero como vasos de barro, luego de vidrio, luego de plata, para finalizar como cálices de oro. Todos los Espíritus fueron creados sin culpa y todos han de regresar, por fin, a su perfección original. La educación de las almas continúa en mundos sucesivos. Hay innumerables mundos que se siguen unos a otros durante eras eternas. ¿No será más conforme a la razón, que cada alma por ciertas razones misteriosas es introducida en un cuerpo, de acuerdo con sus méritos y acciones anteriores?».
Todos los estudiosos de las ciencias psíquicas son unánimes en afirmar la existencia de la reencarnación como medio de la inmortalidad. Teósofos, martinistas, rosacruces, esotéricos, templarios, ocultistas en general, todos abrazan los postulados que Allan Kardec aclaró y popularizó, concediendo al hombre las responsabilidades que él mismo genera para sí.

Utilizando el sentido común para entender lo que nos cuenta la historia sobre la reencarnación, podríamos llegar a entender muchos porqués de la vida actual. La frase «Nacer, morir, renacer y progresar siempre, tal es la ley» atribuida a los espíritus que se comunicaron con Kardec en sus estudios, resume de forma simple y objetiva la reencarnación. Nacemos para experimentar y aprender, morimos para reflexionar sobre lo que hemos aprendido y para prepararnos para una nueva oportunidad, renacemos para complementar aquello que aún nos falta por aprender y así, sucesivamente, ¡progresamos siempre! 

Comentarios

Entradas populares de este blog

El camino del convencimiento

David Santamaría ¿Cuál podríamos pensar que es el mejor procedimiento para convencer a alguien de que los postulados espiritistas son ciertos y correctos? ¿Sería por el contacto con la fenomenología mediúmnica? O, tal vez, ¿sería más efectivo hacerlo a través del razonamiento? De entrada nos encontramos con una condición inherente al espiritismo y es la de ser totalmente contrario al proselitismo. Allan Kardec tenía perfectamente claro que hay que dar explicaciones detalladas a quien manifiesta un interés sincero en tener información; pero, que no tiene ningún sentido intentar convencer a los que tienen animadversión por todo lo que tenga que ver con el espiritismo, ni a aquellas personas que tienen suficiente con sus profundas convicciones religiosas. O sea, que únicamente dedicaríamos atención a aquellos que muestren un interés real, por mínimo que este sea y que, en más de una ocasión, pueden estar en el campo del ateísmo o del materialismo. En El Libro de los Médiums, primera parte

El dormir y los sueños

Jordi Santandreu Lorite Allan Kardec interrogó a los Espíritus acerca del dormir y de los sueños, como no podía ser de otra manera, ya que desde tiempos inmemoriales el Ser Humano ha asociado el dormir con traspasar una puerta velada por el oscuro manto de la materia. Lo que se supone que hay detrás de ese umbral se ha interpretado de maneras diferentes según la época y el lugar. Los sueños han estado asociados, en general, a la dimensión espiritual de la vida, al más allá . En todas las tradiciones antiguas, desde la Grecia de Platón y Sócrates, a la India de los Upanishads, pasando por el Egipto de los faraones, el mundo de los sueños era aquél en el que dioses y humanos podían reencontrarse. En el Antiguo Testamento hay numerosas referencias a sueños proféticos, como el de Abraham o el de Jacob, que soñó con “una escalera apoyada en tierra, que en su extremo llegaba al cielo. Ángeles subían y bajaban por ella. Jehová, que estaba en lo alto, dijo: Yo soy Jehová, el Dios de Abraham y

COVID-19: ¿Una oportunidad perdida?

Humberto Werdine  Estoy escribiendo este texto en los primeros días de septiembre de 2020, en el auge del inicio de la segunda ola del virus COVID 19, aquí en Europa. Mi familia fue alcanzada, mi esposa y una de mis hijas. Mi hija está prácticamente recuperada y mi esposa se recupera poco a poco. Ninguna de ellas necesitó ingreso hospitalario. Agradezco a Dios todos los días por su recuperación. Tengo amigos que han sufrido mucho con este virus. Unos tuvieron que ser entubados y se recuperaron después de muchas semanas de angustia y dolor. Otros, no tuvieron la misma suerte y fallecieron. Todos los que partieron eran de una edad parecida a la mía, entrados ya los 60 años. Esta misma semana, una querida amiga me envió un mensaje a mi whatsapp privado, calificando a esta enfermedad de maldita. He recibido varios comentarios parecidos de muchas y diversas personas que usan un adjetivo similar para esta enfermedad y, algunos, cuestionando por qué Dios habría mandado una enfermedad tan pern