Ir al contenido principal

Nutriendo la gratitud hacia nuestras mamás y nuestros papás

¡Buenas noches familia!

Ayer en CEADS, mientras los adultos escuchaban la conferencia "Sí a la vida", un pequeño grupo de niños hablaban sobre el mismo tema en la salita de la educación infantil. Es que el equipo de monitoras ha decidido que ahora siempre trataremos con los peques los mismo temas que traten los adultos, claro está, adaptando el contenido y la forma a la comprensión de los más pequeños. Nuestro objetivo es promover el diálogo en familia, abriendo la puerta a que tanto los niños como los adultos se interesen por lo que han aprendido en clase. Mientras el equipo de Divulgación prepara los vídeos de las charlas de ayer para nuestro canal de You Tube, os dejamos con una pequeña crónica de la clase de los peques. 

Empezamos elaborando una historia juntos. La monitora iba sacando imágenes y entre todos íbamos decidiendo quién era aquella persona, qué edad tenía, su nombre, como se sentía y porqué estaba de aquella manera. Resulta que entre todos nos imaginamos la historia de Clara, una joven de 26 años que quedó embarazada y sintió mucho miedo. 

Sus amigas le decían que no podría hacer todo lo que quisiera y ella se sentía muy insegura. De noche tenía pesadillas, pero al día siguiente, buscó un lugar tranquilo y oró. Pidió ayuda y, por la noche, mientras su cuerpo físico dormía, se encontró con su madre, ya desengranada. 

Ésta le dio ánimos y le dijo que este niño le traería mucha felicidad, aunque que no sería fácil. Clara tuvo a su bebé, que se convirtió en un lindo niño y más tarde en un joven lleno de vida y bondad en su corazón. Ella se sentía muy feliz y agradecida por haber recibido aquellos sabios consejos de su madre.



En seguida, vimos un video. En este vídeo se veía como diferentes madres en todo el mundo hacían lo mismo: despertaban a sus hijos para ir a la escuela, les daban el desayuno, les llevaban al colegio, en fin, como les cuidaban sus madres. Hablamos bastante de cómo nos cuidan nuestros padres y madres y de cómo les debemos ser agradecidos por todo el esfuerzo que hacen por nosotros. En este momento, la monitora sacó una imagen de Maria con Jesús en brazos. Los niños se enternecieron. Y hablamos de cómo Jesús había sido niño como ellos y había necesitado los cuidados y cariños de su madre. No sólo Jesús, sino todos le estamos agradecidos a María por haberle dicho sí a Jesús.

Conversamos mucho sobre el hecho de nacer es una oportunidad de progreso que todos necesitamos y que fue gracias al "Sí" que nos dijeron nuestros papás y mamás que pudimos volver a la Tierra para seguir aprendiendo. Por esto, cada niño cogió un billete que la monitora había preparado: "Gracias, mamá, por haberme dicho que sí" y/o "Gracias, papá, por haberme dicho que sí" y los decoraron como quisieron, pintándolos, poniéndoles pegatinas de flores, corazones y caritas felices. No sé si somos capaces de entender lo que sintieron sus mamás, cuando, después de escuchar la charla "Sí a la vida", recibieron de sus peques esta pequeña nota decorada con tanto amor.

Ayer también fue un día muy importante porque era el estreno de una nueva trabajadora en CEADS. ¡Mayana ha sido promovida! Ha pasado de ser una niña más de la educación infantil a ser una monitora. Ella será responsable por traer, cada semana, algún juego que hacer con los peques, animando así los últimos 5 minutos finales de clase.

Fue una tarde muy especial. Que la gratitud hacia sus mamás y papás que transbordaba del corazón de los peques pueda inspirarnos a todos s sentir lo mismo. ¿Qué tal decir hay a nuestros padres, gracias mamá, gracias papá, por haberme dicho "Sí"! Incluso si ya están desencarnados les emocionará. ¡Adelante!

Equipo de Divulgación
CEADS


Comentarios

Entradas populares de este blog

El camino del convencimiento

David Santamaría ¿Cuál podríamos pensar que es el mejor procedimiento para convencer a alguien de que los postulados espiritistas son ciertos y correctos? ¿Sería por el contacto con la fenomenología mediúmnica? O, tal vez, ¿sería más efectivo hacerlo a través del razonamiento? De entrada nos encontramos con una condición inherente al espiritismo y es la de ser totalmente contrario al proselitismo. Allan Kardec tenía perfectamente claro que hay que dar explicaciones detalladas a quien manifiesta un interés sincero en tener información; pero, que no tiene ningún sentido intentar convencer a los que tienen animadversión por todo lo que tenga que ver con el espiritismo, ni a aquellas personas que tienen suficiente con sus profundas convicciones religiosas. O sea, que únicamente dedicaríamos atención a aquellos que muestren un interés real, por mínimo que este sea y que, en más de una ocasión, pueden estar en el campo del ateísmo o del materialismo. En El Libro de los Médiums, primera parte

El dormir y los sueños

Jordi Santandreu Lorite Allan Kardec interrogó a los Espíritus acerca del dormir y de los sueños, como no podía ser de otra manera, ya que desde tiempos inmemoriales el Ser Humano ha asociado el dormir con traspasar una puerta velada por el oscuro manto de la materia. Lo que se supone que hay detrás de ese umbral se ha interpretado de maneras diferentes según la época y el lugar. Los sueños han estado asociados, en general, a la dimensión espiritual de la vida, al más allá . En todas las tradiciones antiguas, desde la Grecia de Platón y Sócrates, a la India de los Upanishads, pasando por el Egipto de los faraones, el mundo de los sueños era aquél en el que dioses y humanos podían reencontrarse. En el Antiguo Testamento hay numerosas referencias a sueños proféticos, como el de Abraham o el de Jacob, que soñó con “una escalera apoyada en tierra, que en su extremo llegaba al cielo. Ángeles subían y bajaban por ella. Jehová, que estaba en lo alto, dijo: Yo soy Jehová, el Dios de Abraham y

COVID-19: ¿Una oportunidad perdida?

Humberto Werdine  Estoy escribiendo este texto en los primeros días de septiembre de 2020, en el auge del inicio de la segunda ola del virus COVID 19, aquí en Europa. Mi familia fue alcanzada, mi esposa y una de mis hijas. Mi hija está prácticamente recuperada y mi esposa se recupera poco a poco. Ninguna de ellas necesitó ingreso hospitalario. Agradezco a Dios todos los días por su recuperación. Tengo amigos que han sufrido mucho con este virus. Unos tuvieron que ser entubados y se recuperaron después de muchas semanas de angustia y dolor. Otros, no tuvieron la misma suerte y fallecieron. Todos los que partieron eran de una edad parecida a la mía, entrados ya los 60 años. Esta misma semana, una querida amiga me envió un mensaje a mi whatsapp privado, calificando a esta enfermedad de maldita. He recibido varios comentarios parecidos de muchas y diversas personas que usan un adjetivo similar para esta enfermedad y, algunos, cuestionando por qué Dios habría mandado una enfermedad tan pern