Ir al contenido principal

Entrevista a Dra. Marlene Nobre (in memorium)




Entrevista de Janet Duncan a la Dra. Marlene Nobre para el "Jornal Psychic World"

Traducción libre: Gilda López






¿Qué viene primero; el médico o el espírita?

Ante todo soy espírita después soy médica. Mi visión del mundo, del universo, del ser humano, incluyéndome yo, está impregnada de mi convicción espírita. Por eso es muy normal que en primer lugar ponga mi condición espírita y en segundo lugar el de médica


Dra. Marlene, quisiera expresarme en términos bien claros. Usted ya era espírita y después se hizo médica?

Sí. Yo nací en una familia espírita y después, dentro de mis convicciones, me doctoré en medicina.


¿Usted ve el Espiritismo como un todo dentro de la profesión médica?

El espiritismo ofrece una nueva constelación de concepciones, valores y prácticas que da a los médicos una visión particular del ser humano y del universo. La base de la medicina espírita se puede resumir de la siguiente forma: La inmortalidad del alma y la acción prioritaria de ésta sobre el cuerpo físico; la existencia de los cuerpos sutiles a través de los cuales ella expresa el poder co-creador de la mente con la producción de los pensamientos; la acción de la mente no es local y la comunicación del espíritu se da por medios extra-sensoriales.

Tiene, también, como principio la reencarnación que es una ley natural biológica que posibilita el desarrollo espiritual. La ley de acción y reacción, por lo tanto, debe ser respetada por todo ser humano; es importante su entendimiento para así poder comprender mejor los problemas de salud, porque las acciones de vidas pasadas pueden explicar muchas dolencias del presente. Nosotros también vemos el cuerpo como un filtro purificador que nos permite la evolución.

En fin, el espiritismo nos da una visión integral del ser. Éste no es sólo un cuerpo físico, sino que, principalmente, es un alma o espíritu.


Como médica, ¿usted está convencida de que todos los desequilibrios y desórdenes vienen del mundo espiritual, por parte de los espíritus?

Nosotros tenemos como definición que la salud es la perfecta armonía del alma. Ahora bien, el alma necesita pasar por varias existencias para purificarse o evolucionar. Mientras no tengamos aún un desarrollo espiritual suficiente, seremos personas enfermas, con problemas, y tendremos que resolver esas cuestiones espirituales desde nuestro interior. Sin duda estoy de acuerdo con la orientación de los espíritus cuando nos dicen que la mayor parte de las enfermedades están ligadas a asuntos del alma o del espíritu. Cualquier acción negativa que tengamos, ésta nos produce trastornos en nuestros cuerpos sutiles y, como consecuencia, en nuestro cuerpo físico.


Dra. Marlene, me gustaría hacerle una pregunta crucial. De acuerdo con lo que, comúnmente, es llamada esquizofrenia. Hoy cuando alguien oye voces. Dice que es del mundo espiritual. Las personas son diagnosticadas como esquizofrénicas e inmediatamente medicadas con fuertes sedantes y, frecuentemente internadas en hospitales psiquiátricos. Ellas son dictaminadas como mentalmente inestables. Una definición que es habitualmente irreversible y, según como, para el resto de sus vidas. De hecho, a menudo, no es verdad que reciban tratamiento para personas con mediumnidad, porque éstas son tratadas como esquizofrénicas con tratamientos de larga duración. Con medicamentos que a ellas les pueden perjudicar mucho. Yo creo que eso es intolerable. ¿Qué opinión tiene usted sobre eso?

Bien. Lo que ocurre, infelizmente, es que en la práctica el médico, realmente, no comprende muy bien.  Y, ¿por qué ocurre? Porque la Organización Mundial de la Salud afirma que la salud es el estado completo del bienestar integral del ser humano: biológico, social, ecológico y espiritual. Por lo tanto la OMS define la salud como el equilibrio entre los fenómenos orgánicos, psíquicos, sociales y espirituales. Sin embargo, los médicos no consideran estos fenómenos.  Solamente tienen en cuenta la parte orgánica o biológica.

Podemos preguntar en cualquier pais qué es lo que enseñan en las Universidades de Medicina y constataremos que a los médicos, no se les previenen sobre los problemas psicológicos y espirituales de los pacientes. Ellos únicamente se limitan a las reacciones orgánicas, como si el ser humano fuese reducido tan solo al cuerpo físico.

Aunque el Código Internacional de Dolencias (CID) que es conocido en todo el mundo; en su número 10, pregunta F44.3. Contempla la existencia de los estados de trance, haciendo la distinción entre los que suceden por incorporación o actuación de los espíritus, y los que son patológicos provocados por dolencias. La mayoría de los médicos no tienen esto en consideración. En el Tratado de Psiquiatría de Kaplan y Sadock, uno de los más consultados por los psiquiatras, en el capítulo dedicado al estudio de las personalidades, hace la distinción entre las personas que reciben la influencia de los espíritus y de las que están enfermas.

La psiquiatría ya hace, por lo tanto, distinción entre estado de trance normal y el de los psicóticos o enfermos. Esto, por lo tanto, sería muy preciso debatirlo con los colegas, principalmente, con aquellos que no consideran la posibilidad de la comunicación de los espíritus con los encarnados. Y, ¿Por qué? Porque esto ya se contempla en los propios sumarios de medicina respecto a la posibilidad de la comunicación de los espíritus. Otro aspecto, también, es la obra de Carl Gustav Jung, que estudió el caso de una médium que recibía a espíritus por incorporación en las sesiones espíritas. De este modo, constatamos que ya existe una apertura para el estudio de los Espíritus dentro del currículo de la Psicología y de la propia Medicina. Lo que ocurre es que la preparación de los médicos, todavía es extremadamente reduccionista y, con esa estrecha visión, ellos sólo consideran los fenómenos orgánicos.

En cuanto a los ejemplos referidos por usted, en esta entrevista, nosotros nos sentimos constreñidos o tristes con la conducta de los colegas que, habitualmente, etiquetan a las personas que dicen oír voces, como psicóticas y las tratan con fuertes medicamentos para el resto de sus vidas. Esa situación nos entristece porque existe un porcentaje de personas que son consideradas psicóticas porque oyen espíritus y en realidad son médium.
Creemos que, en Historia de la Molestia Actual del paciente, deberían constar también, además de los síntomas orgánicos, los psicológicos y espirituales, a fin de que pudiésemos hacer la distinción. Evitándose así, que los médiums sean tachados de psicóticos para el resto de sus vidas. Muchos de ellos podrían encontrar un camino más fácil para su curación a partir del momento que es diagnosticado un caso de obsesión o comunicación espiritual. Creo que hasta que no tengamos una medicina que tenga en consideración el ser integral (espíritu/cuerpo) no tendremos la posibilidad de apertura para distinguir cuándo es uno u otro caso.


Como espírita, ¿cómo podríamos construir  una relación, mejor y más fuerte, con las profesiones médicas en general, si podemos combinar nuestros esfuerzos y ayudar en casos como los anteriormente mencionados?

Creo que los espíritas, tanto médicos como médiums debemos continuar con nuestro humilde, pequeño y sincero trabajo, procurando atender a aquellos que nos solicitan. Pienso que a medida que el entendimiento de la mediumnidad y la obsesión sea considerado por algunos sectores de la Medicina y la Psicología; nosotros podríamos dar una mayor ayuda a los pacientes. No obstante, es importante, por el momento, continuar haciendo nuestro trabajo gratuitamente con la intención de ayudar a aquellos que nos buscan, aunque sean en pequeño número.


¿Cuál es su consejo para todas aquellas personas que comienzan a oír voces?

Es difícil aconsejar cuando estás en otro país donde no conoces muy bien el procedimiento, tanto del lado médico como el espiritual. Pero hay que ir poco a poco ofreciendo material de estudio y libros para que se informe a la población también, acerca de la obsesión, de la posibilidad de oír espíritus y de tratarse de un fenómeno habitual, de un fenómeno intrascendente o de un fenómeno común en muchas criaturas humanas. Entonces, a medida que la divulgación se vaya haciendo a través de esos libros, de conferencias, de cursos etc. Tendremos más oportunidades de información.

Desde la familia o de alguien que sepa que tenga la capacidad mediúmnica; podremos, también, crear dispositivos para informar a la población dónde encontrar ayuda respecto a eso. Entendemos que no es nada fácil, porque en un país como ese que respetamos tanto, de tantas tradiciones, de tanto progreso, sabemos que el espiritismo no tiene una gran introducción, pero sí que existe, por parte de algunos médicos y psicólogos, un conocimiento de lo que es la mediumnidad; especialmente en el caso de la obsesión. Tal vez, entonces, sería interesante que hubiese un intercambio de impresiones y de ideas entre, movimiento espírita o aquello que se hace dentro del espiritismo y los profesionales que ya aceptan ese tipo de comunicación y, hacer que aquellos que están necesitados, puedan utilizar esos valores y terapias que están disponibles en beneficio de la población.


Según su experiencia. Qué importancia se le da a la oración en el proceso de curación para ambos: ¿por parte del paciente y por parte del médico?

Bien, en una consulta que nosotros hicimos en National of Health de USA, que es el máximo órgano de la salud de aquel país. Verificamos en mayo de 2002 la existencia, aproximadamente, de 24.000 trabajos científicos publicados en revistas de prestigio como: The Lancet, JAMA, British Medical Journal y otras, demostrando el valor de la oración. Vemos, por lo tanto, que la oración dejó de ser sólo del dominio de las religiones. 

El Dr. Harold Koenig, de la Universidad de Duke, en los Estados Unidos, autor de varios trabajos científicos y de libros; entre los cuales “Religion and Health” (Religiao e Saude), nos habla del valor de la Espiritualidad en la salud humana, inclusive en la eficacia de la oración. Confirma, por ejemplo, que pacientes que estaban bajo cuidados intensivos, en la Unidad de Terapia Intensiva, que recibían oraciones hechas por un grupo, mejoraron más rápidamente que otros que no tuvieron esa ayuda y, pudieron salir más rápidamente del hospital. Eso viene a reforzar nuestras tareas en las Casas Espíritas, porque la oración es muy importante en nuestra vida, no sólo cuando estamos enfermos, sino como medio de ligarnos con la Divinidad, con el Ser Supremo. La oración es una necesidad diaria del ser humano.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El camino del convencimiento

David Santamaría ¿Cuál podríamos pensar que es el mejor procedimiento para convencer a alguien de que los postulados espiritistas son ciertos y correctos? ¿Sería por el contacto con la fenomenología mediúmnica? O, tal vez, ¿sería más efectivo hacerlo a través del razonamiento? De entrada nos encontramos con una condición inherente al espiritismo y es la de ser totalmente contrario al proselitismo. Allan Kardec tenía perfectamente claro que hay que dar explicaciones detalladas a quien manifiesta un interés sincero en tener información; pero, que no tiene ningún sentido intentar convencer a los que tienen animadversión por todo lo que tenga que ver con el espiritismo, ni a aquellas personas que tienen suficiente con sus profundas convicciones religiosas. O sea, que únicamente dedicaríamos atención a aquellos que muestren un interés real, por mínimo que este sea y que, en más de una ocasión, pueden estar en el campo del ateísmo o del materialismo. En El Libro de los Médiums, primera parte

El dormir y los sueños

Jordi Santandreu Lorite Allan Kardec interrogó a los Espíritus acerca del dormir y de los sueños, como no podía ser de otra manera, ya que desde tiempos inmemoriales el Ser Humano ha asociado el dormir con traspasar una puerta velada por el oscuro manto de la materia. Lo que se supone que hay detrás de ese umbral se ha interpretado de maneras diferentes según la época y el lugar. Los sueños han estado asociados, en general, a la dimensión espiritual de la vida, al más allá . En todas las tradiciones antiguas, desde la Grecia de Platón y Sócrates, a la India de los Upanishads, pasando por el Egipto de los faraones, el mundo de los sueños era aquél en el que dioses y humanos podían reencontrarse. En el Antiguo Testamento hay numerosas referencias a sueños proféticos, como el de Abraham o el de Jacob, que soñó con “una escalera apoyada en tierra, que en su extremo llegaba al cielo. Ángeles subían y bajaban por ella. Jehová, que estaba en lo alto, dijo: Yo soy Jehová, el Dios de Abraham y

COVID-19: ¿Una oportunidad perdida?

Humberto Werdine  Estoy escribiendo este texto en los primeros días de septiembre de 2020, en el auge del inicio de la segunda ola del virus COVID 19, aquí en Europa. Mi familia fue alcanzada, mi esposa y una de mis hijas. Mi hija está prácticamente recuperada y mi esposa se recupera poco a poco. Ninguna de ellas necesitó ingreso hospitalario. Agradezco a Dios todos los días por su recuperación. Tengo amigos que han sufrido mucho con este virus. Unos tuvieron que ser entubados y se recuperaron después de muchas semanas de angustia y dolor. Otros, no tuvieron la misma suerte y fallecieron. Todos los que partieron eran de una edad parecida a la mía, entrados ya los 60 años. Esta misma semana, una querida amiga me envió un mensaje a mi whatsapp privado, calificando a esta enfermedad de maldita. He recibido varios comentarios parecidos de muchas y diversas personas que usan un adjetivo similar para esta enfermedad y, algunos, cuestionando por qué Dios habría mandado una enfermedad tan pern