Ir al contenido principal

Las personas con un sentido de unidad experimentan una mayor satisfacción con la vida

Laura Marie Edinger-Schons
Traducción libre de Silver Chiquero


Las personas que creen en la unidad (la idea de que todo en el mundo está conectado y es interdependiente) parecen tener una mayor satisfacción con la vida que las que no, independientemente de si pertenecen a una religión o no, según la investigación publicada por la Asociación Americana de Psicología.

"El sentimiento de estar en armonía con un principio divino, la vida, el mundo, otras personas o incluso actividades, se ha discutido en varias tradiciones religiosas, pero también en una amplia variedad de investigaciones científicas de diferentes disciplinas", dijo Laura Marie Edinger-Schons, Doctora de la Universidad de Mannheim y autora del estudio. "Los resultados de dicho estudio revelan un efecto positivo significativo de las creencias de unidad en la satisfacción con la vida, incluso controlando las creencias religiosas".

Edinger-Schons realizó dos encuestas que comprendieron a casi 75.000 personas en Alemania. En la primera encuesta, se pidió a más de 7.000 participantes, reclutados como parte de un proyecto de cooperación entre la Universidad y una compañía, que respondieran a una serie de encuestas diseñadas para medir su creencia sobre la unidad (por ejemplo: "Creo que todo en el mundo se basa en un principio común" o "Todo en el mundo es interdependiente e influenciado por los demás"). También se les pidió que respondieran a los elementos que miden otros conceptos asociados con la unidad, como la conexión social, la conexión con la naturaleza y la empatía, así como la satisfacción con la vida.

Edinger-Schons encontró una correlación significativa entre las puntuaciones en su escala de unidad y los conceptos asociados con la unidad, lo que sugirió que era una medida válida del concepto. Más importante, también encontró que las personas con puntuaciones de unidad más altos reportaron una satisfacción con la vida significativamente mayor.

Para determinar si las puntuaciones de la unidad eran variables en el tiempo o una construcción más fija, se envió la misma encuesta al mismo grupo de personas seis semanas después. Aunque respondieron poco más de 3.000 de ellos, Edinger-Schons todavía encontró que las creencias de unidad no habían cambiado significativamente y, por tanto, podrían mantenerse estables en el tiempo.

"Obviamente, las creencias de unidad son más que un sentimiento o estado de ánimo específico de la situación", dijo. "Parecen representar una actitud general hacia la vida".

Una vez más, también encontró una correlación significativa entre las creencias de unidad y la satisfacción con la vida. Si bien, estar satisfecho con la vida en general debería ser gratificante en sí mismo, las investigaciones sugieren que las personas con mayor satisfacción en la vida experimentan algunos beneficios adicionales, como un mayor rendimiento académico en personas más jóvenes y una mejor salud en la vejez, según Edinger-Schons.
En una segunda encuesta que incluyó a más de 67.000 personas, Edinger-Schons se fijó en, si las creencias de unidad podrían explicar la satisfacción de la vida de las personas, por encima del efecto de la religión. Se ha investigado mucho sobre la asociación entre la religión y la satisfacción con la vida, pero se preguntó si no podría haber algo más en juego. Específicamente, su hipótesis era que las creencias de unidad podrían explicar la satisfacción de las personas con la vida incluso mejor que la religión.

"Reconocí que, en varios textos filosóficos y religiosos, una idea central es la idea de la unidad", dijo Edinger-Schons. "En mi tiempo libre, disfruto del surf, la capoeira, la meditación y el yoga, y se dice que todo esto conduce a experiencias que pueden describirse como estar en contacto con la vida o la naturaleza o simplemente experimentar un estado de flujo a través de estar inmerso en la actividad. Me preguntaba si la creencia más grande en la unidad es algo independiente de las creencias religiosas y cómo afecta la satisfacción con la vida".

Los participantes provenían de una variedad de orígenes religiosos, incluidas las denominaciones protestantes, el catolicismo, el judaísmo, el islam, el hinduismo y el budismo. Más de una cuarta parte de los que identificaron sus creencias dijeron que eran ateos.

Si bien las puntuaciones de unidad variaron según la religión (los musulmanes tenían la puntuación media más alta, mientras que los ateos tenían la puntuación más baja), eran predictores mucho mejores de la satisfacción con la vida que las creencias religiosas.

"No me sorprendió que los ateos tuvieran los niveles más bajos de creencias de unidad en la muestra, pero lo que me sorprendió fue que las creencias de unidad eran en realidad muy diferentes en varias afiliaciones religiosas, con los musulmanes en los niveles más altos", dijo. "Además, cuando se tomaron en cuenta las creencias de unidad, muchos de los efectos positivos de la afiliación religiosa en la satisfacción con la vida, desaparecieron".

“Hoy en día, muchas personas practican yoga, meditación, deportes de acción y otras actividades que tienen como objetivo alcanzar un estado de unidad o flujo. El fortalecimiento de la creencia más general en la unidad de todo, tiene el potencial de mejorar la vida de las personas e incluso podría ser más efectivo que las creencias y prácticas religiosas tradicionales para mejorar la satisfacción con la vida”, dijo Edinger-Schons.
Como todos los participantes eran de Alemania, señaló que no está claro si este efecto se traduciría en residentes de otros países y sugirió que se necesitaría más investigación.

Bibliografia
Laura Marie Edinger-Schons. Oneness beliefs and their effect on life satisfactionPsychology of Religion and Spirituality, 2019; DOI: 10.1037/rel0000259


Comentarios

Entradas populares de este blog

El camino del convencimiento

David Santamaría ¿Cuál podríamos pensar que es el mejor procedimiento para convencer a alguien de que los postulados espiritistas son ciertos y correctos? ¿Sería por el contacto con la fenomenología mediúmnica? O, tal vez, ¿sería más efectivo hacerlo a través del razonamiento? De entrada nos encontramos con una condición inherente al espiritismo y es la de ser totalmente contrario al proselitismo. Allan Kardec tenía perfectamente claro que hay que dar explicaciones detalladas a quien manifiesta un interés sincero en tener información; pero, que no tiene ningún sentido intentar convencer a los que tienen animadversión por todo lo que tenga que ver con el espiritismo, ni a aquellas personas que tienen suficiente con sus profundas convicciones religiosas. O sea, que únicamente dedicaríamos atención a aquellos que muestren un interés real, por mínimo que este sea y que, en más de una ocasión, pueden estar en el campo del ateísmo o del materialismo. En El Libro de los Médiums, primera parte

El dormir y los sueños

Jordi Santandreu Lorite Allan Kardec interrogó a los Espíritus acerca del dormir y de los sueños, como no podía ser de otra manera, ya que desde tiempos inmemoriales el Ser Humano ha asociado el dormir con traspasar una puerta velada por el oscuro manto de la materia. Lo que se supone que hay detrás de ese umbral se ha interpretado de maneras diferentes según la época y el lugar. Los sueños han estado asociados, en general, a la dimensión espiritual de la vida, al más allá . En todas las tradiciones antiguas, desde la Grecia de Platón y Sócrates, a la India de los Upanishads, pasando por el Egipto de los faraones, el mundo de los sueños era aquél en el que dioses y humanos podían reencontrarse. En el Antiguo Testamento hay numerosas referencias a sueños proféticos, como el de Abraham o el de Jacob, que soñó con “una escalera apoyada en tierra, que en su extremo llegaba al cielo. Ángeles subían y bajaban por ella. Jehová, que estaba en lo alto, dijo: Yo soy Jehová, el Dios de Abraham y

COVID-19: ¿Una oportunidad perdida?

Humberto Werdine  Estoy escribiendo este texto en los primeros días de septiembre de 2020, en el auge del inicio de la segunda ola del virus COVID 19, aquí en Europa. Mi familia fue alcanzada, mi esposa y una de mis hijas. Mi hija está prácticamente recuperada y mi esposa se recupera poco a poco. Ninguna de ellas necesitó ingreso hospitalario. Agradezco a Dios todos los días por su recuperación. Tengo amigos que han sufrido mucho con este virus. Unos tuvieron que ser entubados y se recuperaron después de muchas semanas de angustia y dolor. Otros, no tuvieron la misma suerte y fallecieron. Todos los que partieron eran de una edad parecida a la mía, entrados ya los 60 años. Esta misma semana, una querida amiga me envió un mensaje a mi whatsapp privado, calificando a esta enfermedad de maldita. He recibido varios comentarios parecidos de muchas y diversas personas que usan un adjetivo similar para esta enfermedad y, algunos, cuestionando por qué Dios habría mandado una enfermedad tan pern