Ir al contenido principal

Leyes Divina o Naturales

Por Flavia Roggerio



La Ley Divina o ley natural, es la ley de Dios; es la única verdadera para la dicha del hombre. Le indica lo que debe o no hacer y él es infeliz cuando de ella se aparta. La ley natural es eterna e inmutable como el mismo Dios. Todos pueden conocerla; pero no todos la comprenden. Los que mejor la comprenden son los hombres de bien y los que quieren buscarla. Todos, no obstante, la conocerán un día, porque es preciso que se realice el progreso.

629. ¿Qué definición puede darse de la moral? «Moral es la regla para proceder bien, es decir, la distinción entre el bien y el mal. Está fundada en la observación de la ley de Dios. El hombre procede bien cuando todo lo hace con la mira y para bien de todos; porque entonces cumple la ley de Dios». 630. ¿Cómo puede distinguirse el bien del mal? «El bien es todo lo que está conforme con la ley de Dios y el mal todo lo que de ella se separa. Así, pues, hacer el bien es conformarse con la ley de Dios, hacer el mal es infringirla».

«Entre las leyes divinas, las unas reglamentan el movimiento y las relaciones de la materia bruta, tales son las leyes físicas, cuyo estudio es del dominio de la Ciencia. Las otras conciernen especialmente al hombre en sí mismo y en sus relaciones con Dios y sus semejantes. Comprenden así las reglas de la vida, del cuerpo y del alma. Estas son las leyes morales». (64)

625. ¿Cuál es el tipo más perfecto que Dios ha ofrecido al hombre para que le sirviese de guía y modelo? «Jesús». 647. ¿Toda la ley de Dios está contenida en la máxima del amor al prójimo enseñada por Jesús? «Ciertamente que esta máxima contiene todos los deberes de los hombres entre sí; pero es preciso enseñarles su aplicación, de otro modo descuidarían, como hoy lo hacen. Además, la ley natural comprende todas las circunstancias de la vida y esta máxima no es más que una parte. Son necesarias al hombre reglas precisas, pues los preceptos generales y muy vagos dejan demasiadas puertas abiertas a la interpretación».


Las Leyes Morales


Ley de adoración

649. ¿En qué consiste la adoración? «En la elevación del pensamiento a Dios. Por medio de la adoración se aproxima el alma a Él». La adoración se origina de un sentimiento innato como el de la existencia de Dios. La conciencia de su propia debilidad induce al hombre a inclinarse ante aquél que puede protegerle. La adoración verdadera es la del corazón. En todas tus acciones, recuerda que el Señor siempre te está observando. 660. ¿La oración hace mejor al hombre? «Sí; porque el que ora con fervor y confianza es más fuerte contra las tentaciones del mal y Dios le envía buenos Espíritus para que le asistan. La oración es un auxilio que nunca se niega, cuando es pedido con sinceridad». 662.¿Puede orarse con provecho por otro? «El Espíritu del que ora obra en virtud de la voluntad de hacer el bien. Por medio de la oración, atrae a los Espíritus buenos que se asocian al bien que quiere hacer». 663. Las oraciones que hacemos por nosotros mismos, ¿pueden cambiar la naturaleza de nuestras pruebas y desviar su curso? «Vuestras pruebas están en manos de Dios y las hay que deben ser soportadas hasta lo último; pero Dios entonces toma siempre en cuenta la resignación. La oración atrae a los Espíritus buenos que nos dan fuerzas para soportarlas con valor y, haciendo que nos parezcan menos duras. Lo hemos dicho, nunca es inútil la oración cuando se hace el bien; porque da fuerzas, lo cual es de por sí un gran resultado».


Ley de trabajo

674. ¿La necesidad del trabajo es una ley de la naturaleza? «El trabajo es una ley natural y por eso es una necesidad. La civilización obliga al hombre a mayor trabajo, porque aumenta sus necesidades y sus goces». Todo trabaja en la naturaleza, así como los hombres, los animales trabajan limitados a su conservación. La naturaleza del trabajo es relativa a la de las necesidades. Cuanto menos material son éstas, menos lo es también aquél. No creas que el hombre permanezca inactivo e inútil, pues la ociosidad sería un suplicio en vez de ser un beneficio. 683. ¿Cuál es el límite del trabajo? «El límite de las fuerzas. Por lo demás, Dios deja al hombre en libertad».


Ley de reproducción

686. ¿La reproducción de los seres vivos es una ley natural? «Es evidente, pues sin la reproducción perecería el mundo corporal». 687. Si la población sigue siempre la progresión creciente que se observa, ¿llegará el día en que sea exuberante en la Tierra? «No; Dios  siempre lo provee y mantiene el equilibrio. Nada hace inútil y el hombre que sólo ve un retazo del cuadro de la naturaleza, no puede apreciar la armonía del conjunto». 695. El matrimonio, es decir, la unión permanente de dos seres, ¿es contrario a la ley natural? «Es un progreso en la marcha de la Humanidad». 696. ¿Qué efecto produciría en la sociedad humana la abolición del matrimonio? «El regreso a la vida de los animales».
«El estado de la naturaleza es el de la unión libre y fortuita de los sexos. El matrimonio es uno de los primeros actos de progreso en las sociedades humanas; porque establece la solidaridad fraternal y se halla en todos los pueblos, aunque en diversas condiciones». (67)


Ley de conservación

702. ¿El instinto de conservación es una ley natural? «Sin duda. Ha sido dado a todos los seres vivientes, cualquiera que sea su grado de inteligencia; en los unos es puramente maquinal y en los otros racional». 703. ¿Con qué objeto ha dado Dios a todos los seres vivientes el instinto de conservación? «Porque todos deben concurrir a las miras de la Providencia. Por esto Dios les ha dado la necesidad de vivir. Además, la vida es necesaria al perfeccionamiento de los seres, que lo sienten instintivamente sin darse cuenta de ello». 710. En los mundos donde está más depurada la organización, ¿tienen necesidad de alimentación los seres vivientes? «Sí, pero su alimentación está en relación con su naturaleza. Estos alimentos no serían bastante sustanciosos para vuestros estómagos groseros, lo mismo que ellos no podrían digerir los vuestros». 711. ¿Tienen derecho todos los hombres a usar de los bienes de la Tierra? «Este derecho es consecuencia de la necesidad de vivir. Dios no puede haber impuesto un deber sin haber dado los medios de cumplirlo».


Ley de destrucción

728. ¿La destrucción es una ley natural? «Es preciso que todo sea destruido para que renazca y sea regenerado. Porque lo que vosotros llamáis destrucción no es más que una transformación, cuyo objeto es la renovación y mejoramiento de los seres vivientes». 731. ¿Por qué junto a los medios de conservación, la naturaleza ha colocado al mismo tiempo los agentes destructores? «Junto al mal, el remedio. Ya lo hemos dicho, para mantener el equilibrio y para que sirva de contrapeso». 742. ¿Qué causa arrastra al hombre a la guerra? «Predominio de la naturaleza animal sobre la espiritual y satisfacción de las pasiones. En estado de barbarie, los pueblos no conocen otro derecho que el del más fuerte. De aquí que la guerra sea su estado normal». 743. ¿Desaparecerá algún día la guerra de la Tierra? «Sí, cuando los hombres comprendan la justicia y practiquen la ley de Dios; entonces serán hermanos todos los pueblos». 744. ¿Cuál ha sido el objeto de la Providencia, haciendo necesaria la guerra? «La libertad y el progreso». - a) Si la guerra ha de producir el efecto de llegar a la libertad, ¿a qué se debe que tenga con frecuencia por fin y resultado la dominación? «Dominación momentánea para cansar a los pueblos, a fin de hacerles progresar más rápido». 760. ¿La pena de muerte desaparecerá algún día de la legislación humana? «La pena de muerte desaparecerá incontestablemente. Y su supresión marcará un progreso en la Humanidad. Cuando los hombres estén más ilustrados, la pena de muerte será completamente abolida de la Tierra. Los hombres no tendrán necesidad de ser juzgados por los hombres. Hablo de un tiempo que aún está bastante alejado de vosotros».


Ley de sociedad

766. ¿La vida social es natural? «Indudablemente. Dios ha hecho al hombre para vivir en sociedad. No le ha dado inútilmente la palabra y todas las otras facultades necesarias a la vida de relación». 770. ¿Qué hemos de pensar de los hombres que viven en reclusión absoluta, para huir del contacto pernicioso del mundo? «Doble egoísmo». La mejor expiación consiste en hacer más bien que el mal que se ha hecho. Evitando un mal, cae en otro, pues olvida la ley de amor y caridad. «Ningún hombre tiene facultades completas. Por medio de la unión social se completan los unos a los otros para asegurarse el bienestar y progresar. De aquí que, necesitándose unos a otros, han sido hechos para vivir en sociedad y no aislados» (68).


Ley de progreso

776. ¿Son la misma cosa el estado natural y la ley natural? «No; el estado natural es el estado primitivo. La civilización es incompatible con el estado natural, al paso que la ley natural contribuye al progreso de la Humanidad». 780. b) - ¿A qué se debe que los pueblos más ilustrados sean a menudo los más pervertidos? «El progreso completo es el objeto; pero los pueblos, como los individuos no llegan a él más que paso a paso. Mientras no esté desarrollado en ellos el sentido moral, hasta pueden servirse de su inteligencia para hacer el mal. La moral y la inteligencia son dos fuerzas que sólo a la larga se equilibran». «La elevación en este mundo y la autoridad sobre sus semejantes, son pruebas tan peligrosas y grandes como la desgracia; porque mientras más rico y poderoso es un hombre, más obligaciones tiene que cumplir y mayores son los medios de hacer el bien y el mal». (71) «Por el pensamiento disfruta el hombre de libertad sin límites, puesto que no reconoce trabas. Puede contener su vuelo, pero no aniquilarlo». (72) «La humanidad progresa por medio de los individuos que se mejoran poco a poco y se ilustran. Cuando estos últimos son mayores en número, se hacen superiores y arrastran detrás de sí, a los otros. De tiempo en tiempo, surgen entre ellos, hombres de genio que dan el impulso y luego vienen otros revestidos de autoridad, instrumentos de Dios, que en algunos años la hacen progresar en muchos siglos». (74)


Ley de igualdad

803 ¿Todos los hombres son iguales ante Dios? «Sí; todos tienden a un mismo fin y Dios ha hecho sus leyes para todos. Vosotros decís con frecuencia: El sol sale para todos, y decís una verdad más grande y general de lo que creéis». 804. ¿Por qué no ha dado Dios a todos los hombres las mismas aptitudes? «Dios ha creado iguales a todos los Espíritus; pero cada uno de ellos ha vivido más o menos tiempo, y por consiguiente ha adquirido más o menos aptitudes. La diferencia proviene de su grado de experiencia y de su voluntad que es el libre albedrío». «El primero entre todos los derechos naturales del hombre es el derecho a la vida y por esto nadie tiene derecho a atentar contra la vida de su semejante, ni hacer nada que pueda comprometer su existencia corporal». (73)


Ley de libertad

825. ¿Hay posiciones en el mundo en que el hombre pueda vanagloriarse de gozar de libertad absoluta? «No; porque todos, tanto los grandes como los pequeños, os necesitáis unos a otros». 843. ¿Tiene el hombre libre albedrío de sus actos? «Puesto que tiene libertad de pensar, tiene la de obrar. Sin libre albedrío sería una máquina». 851. ¿Existe fatalidad en los acontecimientos de la vida? «La fatalidad existe sólo en virtud de la elección que ha hecho el Espíritu, antes de encarnarse, de sufrir tal o cual prueba».


Ley de justicia, amor y caridad

873. ¿El sentimiento de justicia es natural, o resultado de ideas adquiridas? «De tal modo es natural, que os subleváis a la idea de una injusticia. El progreso moral desarrolla sin duda ese sentimiento, pero no lo produce. Dios lo ha puesto en el corazón del hombre y he aquí por qué encontráis a menudo en hombres sencillos y primitivos nociones más exactas de la justicia que en los que saben mucho». 874. ¿Si la justicia es una ley natural, a qué se debe que los hombres la entiendan de tan diferente manera y que encuentre uno justo lo que al otro parece injusto? «Es porque a ese sentimiento se mezclan a menudo pasiones que lo alteran, como la mayor parte de los otros sentimientos naturales y hacen que se vean las cosas desde un punto de vista falso». 886. ¿Cuál es el verdadero sentido de la palabra caridad tal como la entendía Jesús? «Benevolencia para con todos; indulgencia con las imperfecciones de los otros, perdón de las ofensas».  «La caridad, según Jesús, no está reducida a la limosna, sino que comprende todas las relaciones que tenemos con nuestros semejantes, ya sean nuestros inferiores, iguales o superiores. Nos ordena la indulgencia; porque de ella necesitamos nosotros y nos prohíbe humillar al desgraciado, muy al contrario de lo que acostumbramos hacer». (75)

Los Espíritus lo han dicho siempre: «La forma no es nada; el pensamiento lo es todo. Rogad cada uno según vuestras convicciones y del modo que más os conmueva, pues un buen pensamiento vale más que numerosas palabras; si en ellas ninguna parte toma el corazón». (65) Todas estas orientaciones nos fueron reveladas por los espíritus en el “Libro de los Espíritus”, obra del escritor y pedagogo Allan Kardec, considerado el sistematizador de la Doctrina Espírita.

«Los espíritus anuncian que los tiempos designados por la providencia para una manifestación universal han llegado ya, y que siendo ministros de Dios y agentes de su voluntad, su misión es la de instruir e ilustrar a los hombres, abriendo una nueva era a la regeneración de la humanidad. Este libro es la recopilación de su enseñanza»..
Allan Kardec

«El Espiritismo llegará a ser una creencia común y señalará una nueva era en la historia de la humanidad; porque está en la Naturaleza y porque ha llegado el tiempo en que debe ingresar en los conocimientos humanos. Habrán de sostenerse, empero, grandes luchas más contra el interés que contra la convicción; porque es preciso convencerse de que hay gente interesada en combatirlo, las unas por amor propio y las otras por causas completamente materiales. Pero hallándose cada día más aislados los contradictores, se verán obligados a pensar como todo el mundo, bajo pena de ponerse en ridículo». (66) «Siendo el progreso una condición de la naturaleza humana, no es posible a nadie oponerse a él. Es una «fuerza viva» cuya acción puede ser retardada, pero no anulada, por las malas leyes humanas». (69) «El Espiritismo ayudará al progreso, destruyendo al materialismo, que es una de las plagas de la sociedad; hará ver a los hombres donde están sus verdaderos intereses. No estando la vida futura velada por la duda, el hombre comprenderá mejor que puede asegurarlo por medio del presente. Destruyendo los prejuicios de secta, de castas y de colores, enseñará a los hombres la gran solidaridad que ha de unirlos como hermanos». (70)

Os invitamos al raciocinio natural de las ideas contenidas en este artículo. Os invitamos a razonar sobre estas palabras en lo más íntimo, donde seguramente encontrareis la lógica de la vida misma.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El camino del convencimiento

David Santamaría ¿Cuál podríamos pensar que es el mejor procedimiento para convencer a alguien de que los postulados espiritistas son ciertos y correctos? ¿Sería por el contacto con la fenomenología mediúmnica? O, tal vez, ¿sería más efectivo hacerlo a través del razonamiento? De entrada nos encontramos con una condición inherente al espiritismo y es la de ser totalmente contrario al proselitismo. Allan Kardec tenía perfectamente claro que hay que dar explicaciones detalladas a quien manifiesta un interés sincero en tener información; pero, que no tiene ningún sentido intentar convencer a los que tienen animadversión por todo lo que tenga que ver con el espiritismo, ni a aquellas personas que tienen suficiente con sus profundas convicciones religiosas. O sea, que únicamente dedicaríamos atención a aquellos que muestren un interés real, por mínimo que este sea y que, en más de una ocasión, pueden estar en el campo del ateísmo o del materialismo. En El Libro de los Médiums, primera parte

El dormir y los sueños

Jordi Santandreu Lorite Allan Kardec interrogó a los Espíritus acerca del dormir y de los sueños, como no podía ser de otra manera, ya que desde tiempos inmemoriales el Ser Humano ha asociado el dormir con traspasar una puerta velada por el oscuro manto de la materia. Lo que se supone que hay detrás de ese umbral se ha interpretado de maneras diferentes según la época y el lugar. Los sueños han estado asociados, en general, a la dimensión espiritual de la vida, al más allá . En todas las tradiciones antiguas, desde la Grecia de Platón y Sócrates, a la India de los Upanishads, pasando por el Egipto de los faraones, el mundo de los sueños era aquél en el que dioses y humanos podían reencontrarse. En el Antiguo Testamento hay numerosas referencias a sueños proféticos, como el de Abraham o el de Jacob, que soñó con “una escalera apoyada en tierra, que en su extremo llegaba al cielo. Ángeles subían y bajaban por ella. Jehová, que estaba en lo alto, dijo: Yo soy Jehová, el Dios de Abraham y

COVID-19: ¿Una oportunidad perdida?

Humberto Werdine  Estoy escribiendo este texto en los primeros días de septiembre de 2020, en el auge del inicio de la segunda ola del virus COVID 19, aquí en Europa. Mi familia fue alcanzada, mi esposa y una de mis hijas. Mi hija está prácticamente recuperada y mi esposa se recupera poco a poco. Ninguna de ellas necesitó ingreso hospitalario. Agradezco a Dios todos los días por su recuperación. Tengo amigos que han sufrido mucho con este virus. Unos tuvieron que ser entubados y se recuperaron después de muchas semanas de angustia y dolor. Otros, no tuvieron la misma suerte y fallecieron. Todos los que partieron eran de una edad parecida a la mía, entrados ya los 60 años. Esta misma semana, una querida amiga me envió un mensaje a mi whatsapp privado, calificando a esta enfermedad de maldita. He recibido varios comentarios parecidos de muchas y diversas personas que usan un adjetivo similar para esta enfermedad y, algunos, cuestionando por qué Dios habría mandado una enfermedad tan pern