Ir al contenido principal

Evolución del concepto de Espíritu

Por Álvaro Velez Pareja
Cartagena, Colombia.


Toda idea, todo concepto, toda noción tiene su prehistoria; así mismo, los principios y fundamentos de la Doctrina Espírita la han tenido; estos han venido desarrollándose y evolucionando a través de los tiempos y de las distintas civilizaciones, razón por la cual es relativamente fácil encontrar sus vestigios en muchos escritos, discursos, creencias, dogmas y enseñanzas de la antigüedad. Las nociones sobre Dios, el espíritu, el universo, la muerte, la supervivencia del alma, la vida futura, la moral, etc., aparecen en unas ocasiones vagas, veladas, más o menos claras en algunos casos; con el paso del tiempo se han ido redefiniendo y clarificando en concordancia con el desarrollo y evolución del pensamiento y la ciencia, hasta adquirir formas y expresiones más racionales, claras y objetivas como hoy las encontramos haciendo parte de la Doctrina Espírita.


Concepto de Espíritu en diversos contextos

Veamos algunos significados de “espíritu” tomados de la web:
-“Entidad abstracta tradicionalmente considerada la parte inmaterial que, junto con el cuerpo o parte material, constituye el ser humano; se le atribuye la capacidad de sentir y pensar. Persona considerada sólo desde la perspectiva emocional e intelectiva”.
-“El espíritu es la gracia que un Dios o un ser superior da al hombre para diferenciarse del resto de los animales. Alma racional donde reside el pensamiento, la espiritualidad y la comunión”.
-“En el ámbito de la religión, el espíritu es una entidad no corpórea (es decir, que no tiene cuerpo o manifestación corporal). Un ser espiritual puede ser un ángel, un fantasma, etc.”

Si consultamos el significado de “espíritu” en algunos diccionarios, referidos a distintos contextos teológicos, filosóficos y antropológicos, se puede establecer el siguiente resumen:
1) Soplo, soplo vital, soplo de Dios, aliento, hálito, exhalación.
2) Animo, vigor, esfuerzo, energía, vigor natural, vivacidad, humor, gracia.
3) Virtud, carácter, carácter íntimo, tendencia.
4) Moral, conciencia, juicio.
5) Ánima, genio, demonio.
6) Pensamiento, razón, raciocinio, sabiduría, idea, reflexión, inventiva, agudeza, ingenio.
7) Esencia, substancia, principio, principio generador, principio vital, forma viviente inmaterial, substancia inmaterial.
8) Inteligencia, principio inteligente, alma, alma racional, psiquis.
9) Otros significados filosóficos: Hegel: idea, idea absoluta, ser universal, espíritu subjetivo, espíritu objetivo, espíritu absoluto. Idealistas alemanes: realidad opuesta a la materia, manera de ser del hombre como ser histórico. V. Cousin: yo interior profundo. Klages: realidad opuesta al alma. Sprager: conjunto de objetivaciones de la vida individual. Scheler: conjunto de actos superiores centrados en la unidad dinámica de la persona. Hartmann: parte del ser por la cual penetran los valores y zona de contacto de la humano con lo ideal.


"Espíritu" según Escoláticos y Tomistas

José Ferrater Mora en su Diccionario de Filosofía (1994, pp.1100 – 1104) analiza extensamente el concepto de espíritu empleado en el vocabulario escolástico, especialmente en algunos autores tomistas quienes conceptualizan al espíritu como substancia, forma viviente inmaterial o substancia inmaterial. Para ellos es una realidad “espiritual” que posee independencia intrínseca de la materia en cuanto a su ser y dependencia extrínseca de la misma.


Espíritu y Alma

Entre los conceptos de espíritu y alma se han establecido semejanzas, diferencias y hasta oposiciones que han sido motivo de extensas consideraciones y discusiones entre teólogos, filósofos, antropólogos, sociólogos y psicólogos; Algunos igualan las dos nociones, otros les señalan distinciones y hasta oposiciones. Autores contemporáneos como Jasper, Scheler, Ortega y Gasset y Noltenius distinguen entre espíritu y alma concibiendo al primero como sede de los actos racionales y al segundo como sede de los actos afectivos y emotivos. Otros autores consideran ambos términos como sinónimos debido a que se atribuyen al espíritu características esenciales y facultades atribuidas tradicionalmente al alma y viceversa, de lo cual se han originado tesis similares. A través de la historia se ha visto casos de pensadores que han preferido el término “alma”, llegando a evitar completamente el de “espíritu”; también se encuentran muchos casos en que se conceptualiza al espíritu como “principio pensante” y al alma como “principio vivificante”.


Concepto de Alma en Tomás de Aquino

Tomás de Aquino, “siguiendo a autores antiguos” emplea el vocablo “ánima” para designar al principio vital y “ánimus” para referirse al principio inteligente en el hombre. El autor prefería emplear el término “alma” en sus escritos. Veamos el siguiente resumen:
-El alma es creada por Dios; es inmortal e individual.
-El alma es la forma substancial del cuerpo. Está toda en todo el cuerpo y en cada parte de éste.
-El alma es el principio del ser y de la acción.
-El hombre es un compuesto de alma y cuerpo; es unidad psicosomática.
-El alma racional ordena y se une al cuerpo siendo su forma substancial y único principio vital.
-“El hombre está compuesto de cuerpo y de alma a la manera que se constituye una tercera cosa a partir de otras dos, la cual no es ninguna de éstas. El hombre, por tanto, ni es alma ni es cuerpo” (El Ente y la Esencia).
-“Resulta del alma y del cuerpo una sola existencia en un solo compuesto, aunque la existencia del alma no sea dependiente del cuerpo”. (Ibíd.).
-“No es necesario empero, que, una vez destruido el cuerpo, desaparezca la individuación del alma”. (Ibíd.).
-“Por ello, el alma intelectual no solo ha de tener la facultad de entender, sino también la de sentir”. (Suma Teológica).


Alma en las obras de Allan Kardec

Sin pretensiones de poseer la verdad absoluta ni definitiva, la Doctrina Espírita nos presenta la definición más clara de lo que es el alma, en la condición de espíritu encarnado. En la Introducción de El Libro de los Espíritus encontramos que Kardec expresa: que “el alma es un ser moral distinto, independiente de la materia, que conserva su individualidad después de la muerte”. “Ser inmaterial e individual que reside en nosotros y sobrevive al cuerpo”.  (L.E. Introducción).

Así mismo, en el ítem 76 de esta obra dice: “¿Qué definición puede darse de los espíritus?” -«Puede decirse que los espíritus son los seres inteligentes de la creación. Pueblan el universo fuera del mundo material». (L.E. Cap. I).

De esta forma, en la Doctrina Espírita los términos alma y espíritu son sinónimos, según su estado como encarnado o desencarnado. Veamos:
L.E. 134. ¿Qué es el alma?    -«Un espíritu encarnado».
-¿Qué era el alma antes de unirse al cuerpo?   -«Espíritu».
-¿Las almas y los espíritus son, pues, una misma cosa?  -«Sí, puesto que las almas no son más que espíritus. Antes de unirse al cuerpo, el alma es uno de los seres inteligentes que pueblan el mundo invisible, y que toman temporalmente una envoltura carnal para purificarse e ilustrarse».

A lo largo de todo el capítulo I de El Libro de los Espíritus (De Los Espíritus, ítems 76 a 99), encontramos muchas informaciones transmitidas por los Espíritus Superiores a Allan Kardec, constituyendo, hasta el momento, las nociones más claras, objetivas y completas sobre el origen, naturaleza y acción de los espíritus. Como sabemos, estas informaciones y explicaciones se desarrollan ampliamente a lo largo de todos los libros de la Codificación Espírita, complementadas posteriormente por algunos autores continuadores de Kardec en su misma línea de pensamiento y por determinadas obras acreditadas de la extensa literatura mediúmnica.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El camino del convencimiento

David Santamaría ¿Cuál podríamos pensar que es el mejor procedimiento para convencer a alguien de que los postulados espiritistas son ciertos y correctos? ¿Sería por el contacto con la fenomenología mediúmnica? O, tal vez, ¿sería más efectivo hacerlo a través del razonamiento? De entrada nos encontramos con una condición inherente al espiritismo y es la de ser totalmente contrario al proselitismo. Allan Kardec tenía perfectamente claro que hay que dar explicaciones detalladas a quien manifiesta un interés sincero en tener información; pero, que no tiene ningún sentido intentar convencer a los que tienen animadversión por todo lo que tenga que ver con el espiritismo, ni a aquellas personas que tienen suficiente con sus profundas convicciones religiosas. O sea, que únicamente dedicaríamos atención a aquellos que muestren un interés real, por mínimo que este sea y que, en más de una ocasión, pueden estar en el campo del ateísmo o del materialismo. En El Libro de los Médiums, primera parte

El dormir y los sueños

Jordi Santandreu Lorite Allan Kardec interrogó a los Espíritus acerca del dormir y de los sueños, como no podía ser de otra manera, ya que desde tiempos inmemoriales el Ser Humano ha asociado el dormir con traspasar una puerta velada por el oscuro manto de la materia. Lo que se supone que hay detrás de ese umbral se ha interpretado de maneras diferentes según la época y el lugar. Los sueños han estado asociados, en general, a la dimensión espiritual de la vida, al más allá . En todas las tradiciones antiguas, desde la Grecia de Platón y Sócrates, a la India de los Upanishads, pasando por el Egipto de los faraones, el mundo de los sueños era aquél en el que dioses y humanos podían reencontrarse. En el Antiguo Testamento hay numerosas referencias a sueños proféticos, como el de Abraham o el de Jacob, que soñó con “una escalera apoyada en tierra, que en su extremo llegaba al cielo. Ángeles subían y bajaban por ella. Jehová, que estaba en lo alto, dijo: Yo soy Jehová, el Dios de Abraham y

COVID-19: ¿Una oportunidad perdida?

Humberto Werdine  Estoy escribiendo este texto en los primeros días de septiembre de 2020, en el auge del inicio de la segunda ola del virus COVID 19, aquí en Europa. Mi familia fue alcanzada, mi esposa y una de mis hijas. Mi hija está prácticamente recuperada y mi esposa se recupera poco a poco. Ninguna de ellas necesitó ingreso hospitalario. Agradezco a Dios todos los días por su recuperación. Tengo amigos que han sufrido mucho con este virus. Unos tuvieron que ser entubados y se recuperaron después de muchas semanas de angustia y dolor. Otros, no tuvieron la misma suerte y fallecieron. Todos los que partieron eran de una edad parecida a la mía, entrados ya los 60 años. Esta misma semana, una querida amiga me envió un mensaje a mi whatsapp privado, calificando a esta enfermedad de maldita. He recibido varios comentarios parecidos de muchas y diversas personas que usan un adjetivo similar para esta enfermedad y, algunos, cuestionando por qué Dios habría mandado una enfermedad tan pern