Ir al contenido principal

Los ángeles

CAPÍTULO VII - LOS ÁNGELES
(Silver Chiquero)


Los ángeles según la Iglesia.

Todas las religiones admitieron la existencia de ángeles. El materialismo los ubicó entre las ficciones y las alegorías. La creencia en los ángeles forma parte esencial de los dogmas de la Iglesia. Su presencia es constante, en cada página de los libros sagrados del Antiguo y Nuevo Testamento, incluso en el sino de las religiones politeístas y en las fábulas de la mitología. Los designios particulares de la Providencia les están ocultos, pero se les revela cuando en ciertas ocasiones están encargados de anunciarlos a los hombres. Las comunicaciones de las inteligencias puras no necesitan ojos para ver ni oídos para oír, comunican sus sentimientos de una manera propia y totalmente espiritual.

Refutación

El Concilio de Letrán dijo: “Creemos firmemente que sólo hay un Dios verdadero, eterno e infinito quien, en el comienzo de los tiempos creó a toda criatura de la nada, a la espiritual y a la corporal, a la angélica y a la mundana y luego creó, como medio entre ambas, a la naturaleza humana, compuesta de cuerpo y espíritu”. ¿Qué pasa entonces con el texto bíblico que determina el momento de la creación en seis mil años? A quién creer entonces ¿al Concilio o a la Biblia?

Courtesy of Gualberto107-freedigitalphotos.net
Si el destino esencial del alma es según el Concilio, estar unida al cuerpo, esa unión constituye su estado normal, su meta, su fin último, su destino. Sin embargo, el cuerpo es mortal y el alma es inmortal; su unión con el cuerpo sólo acontece una vez, según la Iglesia. Para muchos esa unión dura apenas unas horas ¿de qué utilidad puede ser para el alma esta existencia tan corta?

Los ángeles saben por qué son ángeles, sin haber necesitado aprender, así los creó Dios. El alma, por el contrario, debe aprender. Si el alma sólo recibe las ideas por los órganos corporales ¿qué idea puede tener el alma de un niño que muere a los pocos días de nacer, si admitimos –con la Iglesia-, que no vuelve a nacer? Si al desprenderse del cuerpo ya nada puede adquirir, el alma del niño, del salvaje, del cretino, del idiota y del ignorante, ¿permanecerá permanentemente como era antes de morir, eternamente nula? ¿No se rebaja la figura de Dios al identificar su gloria con el número de súbditos, oficiales y servidores de la Tierra? Esa idea falsea la opinión que se tiene de su grandeza. ¿Qué convierte a un monarca en alguien verdaderamente grande? Su justicia y bondad, el título merecido de Padre de sus súbditos.

Los ángeles según el Espiritismo.

Las almas o Espíritus, son creados simples e ignorantes, sin conocimientos y sin conciencia del bien y del mal, pero con aptitudes para adquirir todo lo que les falta y que logran mediante el trabajo. La meta es igual para todas y ella consiste en alcanzar la perfección, a la cual dejan con mayor o menor prontitud, en virtud de su libre albedrío y en razón de sus esfuerzos. Dios no favorece a nadie en especial porque todas son sus hijas y al ser justo no tiene preferencias por ninguna.

El alma en las primeras fases de su existencia, carece de experiencia, mas Dios le otorga los medios para adquirirla. Sufre las consecuencias de cada paso en falso y aprende a sus expensas lo que debe evitar. Es así como, poco a poco, se desarrolla, perfecciona y avanza en la jerarquía espiritual y hasta que haya llegado al estado de ángel o Espíritu puro. Antes de haber alcanzado el último grado, gozan de una dicha relativa a su adelanto, pero esa felicidad no se encuentra en la pasividad, sino en el cumplimiento de las funciones que Dios les confió y que llevan a cabo con felicidad.


Ángeles o Espíritus puros los hubo en todos los tiempos, eternamente; para nosotros es como si siempre hubiesen sido ángeles. Dios nunca estuvo inactivo. No necesitó crear seres privilegiados; todos antiguos o nuevos conquistaron su progreso en la lucha y a través de su propio mérito. Siempre ha tenido como colaboradores a Espíritus puros, fieles e iluminados, encargados de la transmisión de sus órdenes ya se trate del gobierno de los mundos o de los detalles más pequeños.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El camino del convencimiento

David Santamaría ¿Cuál podríamos pensar que es el mejor procedimiento para convencer a alguien de que los postulados espiritistas son ciertos y correctos? ¿Sería por el contacto con la fenomenología mediúmnica? O, tal vez, ¿sería más efectivo hacerlo a través del razonamiento? De entrada nos encontramos con una condición inherente al espiritismo y es la de ser totalmente contrario al proselitismo. Allan Kardec tenía perfectamente claro que hay que dar explicaciones detalladas a quien manifiesta un interés sincero en tener información; pero, que no tiene ningún sentido intentar convencer a los que tienen animadversión por todo lo que tenga que ver con el espiritismo, ni a aquellas personas que tienen suficiente con sus profundas convicciones religiosas. O sea, que únicamente dedicaríamos atención a aquellos que muestren un interés real, por mínimo que este sea y que, en más de una ocasión, pueden estar en el campo del ateísmo o del materialismo. En El Libro de los Médiums, primera parte

El dormir y los sueños

Jordi Santandreu Lorite Allan Kardec interrogó a los Espíritus acerca del dormir y de los sueños, como no podía ser de otra manera, ya que desde tiempos inmemoriales el Ser Humano ha asociado el dormir con traspasar una puerta velada por el oscuro manto de la materia. Lo que se supone que hay detrás de ese umbral se ha interpretado de maneras diferentes según la época y el lugar. Los sueños han estado asociados, en general, a la dimensión espiritual de la vida, al más allá . En todas las tradiciones antiguas, desde la Grecia de Platón y Sócrates, a la India de los Upanishads, pasando por el Egipto de los faraones, el mundo de los sueños era aquél en el que dioses y humanos podían reencontrarse. En el Antiguo Testamento hay numerosas referencias a sueños proféticos, como el de Abraham o el de Jacob, que soñó con “una escalera apoyada en tierra, que en su extremo llegaba al cielo. Ángeles subían y bajaban por ella. Jehová, que estaba en lo alto, dijo: Yo soy Jehová, el Dios de Abraham y

COVID-19: ¿Una oportunidad perdida?

Humberto Werdine  Estoy escribiendo este texto en los primeros días de septiembre de 2020, en el auge del inicio de la segunda ola del virus COVID 19, aquí en Europa. Mi familia fue alcanzada, mi esposa y una de mis hijas. Mi hija está prácticamente recuperada y mi esposa se recupera poco a poco. Ninguna de ellas necesitó ingreso hospitalario. Agradezco a Dios todos los días por su recuperación. Tengo amigos que han sufrido mucho con este virus. Unos tuvieron que ser entubados y se recuperaron después de muchas semanas de angustia y dolor. Otros, no tuvieron la misma suerte y fallecieron. Todos los que partieron eran de una edad parecida a la mía, entrados ya los 60 años. Esta misma semana, una querida amiga me envió un mensaje a mi whatsapp privado, calificando a esta enfermedad de maldita. He recibido varios comentarios parecidos de muchas y diversas personas que usan un adjetivo similar para esta enfermedad y, algunos, cuestionando por qué Dios habría mandado una enfermedad tan pern