Ir al contenido principal

¿Qué es el Periespíritu?


Por Flavia Roggerio



El ser humano está formado por tres elementos. Además del alma y el cuerpo existe un lazo que los une: el Periespíritu. Este, de naturaleza semimaterial, es el intermediario entre el Espíritu y el cuerpo físico, dando la oportunidad del Espíritu de comunicarse cuando está reencarnado.

Entendamos mejor cada elemento:
  • El cuerpo físico es el eer material animado por el principio vital.
  • El alma es el Espíritu encarnado cuya morada pasajera es el cuerpo.
  • El periespíritu (o cuerpo espiritual) es la sustancia material quintaesenciada que sirve de envoltura al Espíritu y lo une al cuerpo físico.


El periespíritu está formado por el Fluido Cósmico Universal que asimila de cada planeta. “Este fluido universal, o primitivo, o elemental, siendo el agente de que el espíritu se utiliza, es el principio sin el cual la materia estaría en constante estado de división y nunca adquiriría las cualidades que la gravedad le da.”(Allan Kardec)

Podemos decir que el cuerpo físico es la fotocopia de nuestro periespíritu. En él conservamos las impresiones, sensaciones y recuerdos de nuestro largo pasado evolutivo, y poseemos en él unas determinadas matrices o señales de todo lo acontecido. En el periespíritu conservamos nuestras experiencias de las distintas reencarnaciones por las que hemos pasado. Su naturaleza se va modificando en cada encarnación a medida que el Espíritu va progresando y, sobrevive a la muerte del cuerpo físico y preexiste a él, constituyendo el cuerpo espiritual del Espíritu.

El periespíritu tiene varias propiedades, entre ellas, podemos destacar tres:

Expansibilidad: El periespíritu por su naturaleza es flexible y expandible. Se adapta a la voluntad del Espíritu tomando la apariencia que él desee.

Irradiación: Forma en torno del cuerpo físico una atmósfera que el pensamiento y la voluntad pueden modificar en alcance e intensidad.          

Absorción:  A través de esta propiedad, el periespíritu consigue asimilar esencias materiales sutiles que temporalmente le dan ciertas sensaciones del cuerpo físico. Según el progreso del espíritu, absorbe las esencias finas que le dan vitalidad y goza de placeres materiales.

Además de otras capacidades, no menos importantes, como corporeidad, bicorporeidad, capacidad reflectora, densidad, luminosidad, mutabilidad, olor, penetrabilidad, perennidad, plasticidad, ponderabilidad, sensibilidad generalizada, sensibilidad magnética, tangibilidad, temperatura, unicidad y visibilidad.

También las funciones del periespíritu son innumerables, pero las principales son:

Conservar la individualidad del Espíritu y personificarlo, guardándole la apariencia de su última encarnación en la mayoría de los casos.
Hacer vibrar ciertas zonas del sistema nervioso central del médium (persona que se conecta mentalmente con el espíritu), según su estructura neurológica, entrando en contacto con el periespíritu de este. Así, se establece una interacción entre mente encarnada y mente desencarnada, el sentido mediúmnico.
Servir de lazo entre el Espíritu y la materia (cuerpo físico encarnado).
Gravar las experiencias de vidas pasadas e imponer al cuerpo limitaciones físicas o mentales. Esto ocurre porque, por su sutilidad, sufre el impacto de tóxicos, sentimientos y pensamientos corruptos del hombre.
La atmosfera fluidica del perisespíritu se dará según la calidad de los pensamientos del espíritu y su evolución. De ahí la importancia de vigilar nuestros pensamientos y sentimientos.


“Cuando las ciencias médicas comprendan la influencia del elemento espiritual, habrán dado un gran paso y verán abrirse entre ellas nuevos horizontes, entonces encontrarán explicación a muchas enfermedades y darán con los medios para combatirlas.”(Allan Kardec)

Comentarios

Entradas populares de este blog

El camino del convencimiento

David Santamaría ¿Cuál podríamos pensar que es el mejor procedimiento para convencer a alguien de que los postulados espiritistas son ciertos y correctos? ¿Sería por el contacto con la fenomenología mediúmnica? O, tal vez, ¿sería más efectivo hacerlo a través del razonamiento? De entrada nos encontramos con una condición inherente al espiritismo y es la de ser totalmente contrario al proselitismo. Allan Kardec tenía perfectamente claro que hay que dar explicaciones detalladas a quien manifiesta un interés sincero en tener información; pero, que no tiene ningún sentido intentar convencer a los que tienen animadversión por todo lo que tenga que ver con el espiritismo, ni a aquellas personas que tienen suficiente con sus profundas convicciones religiosas. O sea, que únicamente dedicaríamos atención a aquellos que muestren un interés real, por mínimo que este sea y que, en más de una ocasión, pueden estar en el campo del ateísmo o del materialismo. En El Libro de los Médiums, primera parte

El dormir y los sueños

Jordi Santandreu Lorite Allan Kardec interrogó a los Espíritus acerca del dormir y de los sueños, como no podía ser de otra manera, ya que desde tiempos inmemoriales el Ser Humano ha asociado el dormir con traspasar una puerta velada por el oscuro manto de la materia. Lo que se supone que hay detrás de ese umbral se ha interpretado de maneras diferentes según la época y el lugar. Los sueños han estado asociados, en general, a la dimensión espiritual de la vida, al más allá . En todas las tradiciones antiguas, desde la Grecia de Platón y Sócrates, a la India de los Upanishads, pasando por el Egipto de los faraones, el mundo de los sueños era aquél en el que dioses y humanos podían reencontrarse. En el Antiguo Testamento hay numerosas referencias a sueños proféticos, como el de Abraham o el de Jacob, que soñó con “una escalera apoyada en tierra, que en su extremo llegaba al cielo. Ángeles subían y bajaban por ella. Jehová, que estaba en lo alto, dijo: Yo soy Jehová, el Dios de Abraham y

COVID-19: ¿Una oportunidad perdida?

Humberto Werdine  Estoy escribiendo este texto en los primeros días de septiembre de 2020, en el auge del inicio de la segunda ola del virus COVID 19, aquí en Europa. Mi familia fue alcanzada, mi esposa y una de mis hijas. Mi hija está prácticamente recuperada y mi esposa se recupera poco a poco. Ninguna de ellas necesitó ingreso hospitalario. Agradezco a Dios todos los días por su recuperación. Tengo amigos que han sufrido mucho con este virus. Unos tuvieron que ser entubados y se recuperaron después de muchas semanas de angustia y dolor. Otros, no tuvieron la misma suerte y fallecieron. Todos los que partieron eran de una edad parecida a la mía, entrados ya los 60 años. Esta misma semana, una querida amiga me envió un mensaje a mi whatsapp privado, calificando a esta enfermedad de maldita. He recibido varios comentarios parecidos de muchas y diversas personas que usan un adjetivo similar para esta enfermedad y, algunos, cuestionando por qué Dios habría mandado una enfermedad tan pern