Ir al contenido principal

La Pluralidad de las Existencias

Por Flávia Roggerio


La palabra reencarnación podría ser definida como la resurrección en la carne, es decir, el renacimiento del Espíritu en el plano físico. En el “Libro de los Espíritus”, Allan Kardec (el codificador del Espiritismo) utiliza el término reencarnación cuando se refiere a la pluralidad de las existencias. Según sus estudios, para acabar de purificarse, el alma que no alcanzo la perfección durante la vida corporal debería sufrir la prueba de una nueva existencia, y, por lo tanto, el alma tiene muchas “vidas”.

Kardec explica que todos los Espíritus, creados simples e ignorantes, tienden a la perfección. Para eso Dios les proporciona los medios de conseguirla a través de las diversas pruebas de la vida terrena, permitiéndoles que cumplan en nuevas oportunidades corporales aquello que no pudieron realizar o concluir en una existencia anterior. El Espíritu da un paso hacia el progreso en cada “nueva vida” y, cuando se “cura” de todas sus imperfecciones ya no necesita de la vida corporal. La cantidad de veces que un Espíritu puede encarnar es ilimitada. Serán cuantas veces sean necesarias, siendo inferiores en aquellos que progresen antes.

En un resumen práctico de la finalidad de las reencarnaciones, podríamos decir que sirven para la Reparación, para el Aprendizaje y para la Elevación del Espíritu.
Reparación ya que, si practicamos el mal tendremos que cargar con las consecuencias de ello y la reencarnación funciona como un rescate y una corrección del Espíritu culpable.
Aprendizaje ya que, con las innúmeras experiencias que una encarnación nos proporciona, educamos nuestros sentimientos y aprendemos a “amar sobre todas las cosas”. El aprendizaje en la Tierra también nos da la oportunidad de instruir nuestro Espíritu, enriqueciéndolo con la sabiduría.

Elevación ya que, en la medida que vamos educando nuestro amor y adquiriendo sabiduría, nos vamos capacitando para habitar mundos superiores a la Tierra.
“Un buen padre deja siempre una puerta abierta al arrepentimiento de sus hijos”. La reencarnación se fundamenta en esta Justicia Divina. La razón nos dice que sería injusto privar de la dicha eterna a todos aquellos cuyo mejoramiento no ha estado en Sus manos. 

La doctrina de la reencarnación es la única que, conforme la justicia de Dios, puede explicarnos el porvenir o justificar nuestras esperanzas pues, nos proporciona los medios necesarios para corregir nuestras faltas por medio de nuevas pruebas. El hombre consciente de su inferioridad encuentra en la doctrina de la rencarnación una esperanza consoladora. Si él cree en la justicia de Dios, sabe que no permanecerá eternamente igual a los que han obrado mejor que él.

En la pregunta 172 de los “Libros de los Espíritus”, ellos nos explican que nuestras diferentes existencias corporales se realizan en mundos diversos. Las terrestres no son las primeras, ni las últimas; pero sí son las más materiales y lejanas de la perfección.
La duración de la vida en los diferentes mundos va en paralelo con el grado de superioridad física y moral de cada uno, lo cual es completamente racional. Cuanto menos material es el cuerpo, menos expuesto está a los dilemas que lo desorganizan y, cuanto más puro es el Espíritu, menos son las pasiones que lo debilitan. Es un favor de la Providencia, que acorta así el sufrimiento.

Si nos dijesen que tenemos una nueva oportunidad de hacer algo otra vez… si nos diesen la oportunidad de arreglar algo…¿qué haríamos?

La certeza de por lo menos intentar hacerlo bien en esta encarnación y la de tener una nueva oportunidad para aquello que podríamos haber hecho mejor, debería ser razón suficiente para aprovechar cada segundo de esta vida, para amarnos a nosotros mismos y a nuestro prójimo. Dios nos da a todas las mismas oportunidades, depende de cada uno saber qué hacemos con ellas.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El camino del convencimiento

David Santamaría ¿Cuál podríamos pensar que es el mejor procedimiento para convencer a alguien de que los postulados espiritistas son ciertos y correctos? ¿Sería por el contacto con la fenomenología mediúmnica? O, tal vez, ¿sería más efectivo hacerlo a través del razonamiento? De entrada nos encontramos con una condición inherente al espiritismo y es la de ser totalmente contrario al proselitismo. Allan Kardec tenía perfectamente claro que hay que dar explicaciones detalladas a quien manifiesta un interés sincero en tener información; pero, que no tiene ningún sentido intentar convencer a los que tienen animadversión por todo lo que tenga que ver con el espiritismo, ni a aquellas personas que tienen suficiente con sus profundas convicciones religiosas. O sea, que únicamente dedicaríamos atención a aquellos que muestren un interés real, por mínimo que este sea y que, en más de una ocasión, pueden estar en el campo del ateísmo o del materialismo. En El Libro de los Médiums, primera parte

El dormir y los sueños

Jordi Santandreu Lorite Allan Kardec interrogó a los Espíritus acerca del dormir y de los sueños, como no podía ser de otra manera, ya que desde tiempos inmemoriales el Ser Humano ha asociado el dormir con traspasar una puerta velada por el oscuro manto de la materia. Lo que se supone que hay detrás de ese umbral se ha interpretado de maneras diferentes según la época y el lugar. Los sueños han estado asociados, en general, a la dimensión espiritual de la vida, al más allá . En todas las tradiciones antiguas, desde la Grecia de Platón y Sócrates, a la India de los Upanishads, pasando por el Egipto de los faraones, el mundo de los sueños era aquél en el que dioses y humanos podían reencontrarse. En el Antiguo Testamento hay numerosas referencias a sueños proféticos, como el de Abraham o el de Jacob, que soñó con “una escalera apoyada en tierra, que en su extremo llegaba al cielo. Ángeles subían y bajaban por ella. Jehová, que estaba en lo alto, dijo: Yo soy Jehová, el Dios de Abraham y

COVID-19: ¿Una oportunidad perdida?

Humberto Werdine  Estoy escribiendo este texto en los primeros días de septiembre de 2020, en el auge del inicio de la segunda ola del virus COVID 19, aquí en Europa. Mi familia fue alcanzada, mi esposa y una de mis hijas. Mi hija está prácticamente recuperada y mi esposa se recupera poco a poco. Ninguna de ellas necesitó ingreso hospitalario. Agradezco a Dios todos los días por su recuperación. Tengo amigos que han sufrido mucho con este virus. Unos tuvieron que ser entubados y se recuperaron después de muchas semanas de angustia y dolor. Otros, no tuvieron la misma suerte y fallecieron. Todos los que partieron eran de una edad parecida a la mía, entrados ya los 60 años. Esta misma semana, una querida amiga me envió un mensaje a mi whatsapp privado, calificando a esta enfermedad de maldita. He recibido varios comentarios parecidos de muchas y diversas personas que usan un adjetivo similar para esta enfermedad y, algunos, cuestionando por qué Dios habría mandado una enfermedad tan pern