Ir al contenido principal

No se turbe vuestro corazón


Por Janaina de Oliveira

No se turbe vuestro corazón. - Creéis en Dios, creed también en mí. - "En la casa de mi padre hay muchas moradas". Si así no fuera, yo os lo hubiera dicho: Pues voy a preparar lugar para vosotros. Y si me fuere, y os prepare lugar, vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo, para que en donde yo estoy estéis también vosotros. (San Juan, cap. XIV, v. 1, 2, 3).

¿Qué niño, qué niña no ha contemplado las estrellas en una noche clara, preguntándose qué es todo esto ahí arriba? El misterio no se achica a medida que crecemos. Más bien todo lo contrario. Cada día la ciencia avanza un poco más, encuentra un nuevo planeta, una nueva estrella, describe el paso de un meteorito… Todo contribuye a hacer al cielo todavía más infinito ya que, a cada nuevo hallazgo, se multiplican las preguntas que sabemos formular.

No sabemos si era de día o de noche cuando Jesús pronunció las palabras que abren el tercer capítulo de El Evangelio según el Espiritismo, pero uno intuitivamente procura el cielo y piensa en todas las galaxias, los soles, los agujeros negros. No podemos más que bajar la frente aceptando la verdad enunciada por el Maestro. Sí, la casa del Padre tiene muchas moradas. Incluso sin la ciencia que tenemos hoy día y todos sus hallazgos, cualquier contemporáneo de Jesús aceptaría lo que el divino rabí decía sólo con mirar al cielo en una noche clara.

Los espíritus, sin embargo, nos dirigen la mirada hacia dentro de nosotros mismos. No solemos formular tantas preguntas sobre quiénes somos, qué sentimos, qué es lo que tiene valor en nuestras vidas, qué queremos hacer. Para algunos, todo parece estar muy claro. Para otros, el indagarse a uno mismo es algo tan inusual, que ni siquiera parece posible obtener alguna forma de respuesta. Sea como fuera, los espíritus aprovechan las palabras del Maestro para hacernos reflexionar sobre los estados del alma después de la desencarnación. Según lo que le vaya por dentro, en lo más íntimo de la conciencia, habitará mundos completamente diversos.

¿Qué es lo que marca la diferencia entre estar apegado al núcleo familiar que nos perteneció en la última encarnación, presos a los despojos carnales, imantados a nuestros asesinos o a nuestras víctimas, transportados a colonias de recuperación o incluso acompañados a nuevos ambientes de trabajo en el bien? La respuesta es sencilla: así como vivimos, morimos. La desencarnación no nos hace hombres nuevos, sino que nos devuelve a nuestra esencia. A quién verdaderamente somos, lejos de las máscaras y los juegos sociales. El interés legítimo, altruista y sostenido en bien eleva el ser a mundos felices. El orgullo y la vanidad, lo arrojan a mundos inferiores.

Ahora miro dentro de mí y contemplo las posibilidades, los mundos que hay. Los momentos del “hombre de bien” y aquellos momentos de gran egoísmo. Como si también dentro mío hubiese galaxias, agujeros negros y soles sin fin. ¿Qué mundo será aquel adonde viviré en el momento de mi desencarnación? ¿Qué estado mental será el de mi mente al abandonar el cuerpo físico? Aquí también hay muchas moradas, aunque no estén circunscritas o localizadas.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El camino del convencimiento

David Santamaría ¿Cuál podríamos pensar que es el mejor procedimiento para convencer a alguien de que los postulados espiritistas son ciertos y correctos? ¿Sería por el contacto con la fenomenología mediúmnica? O, tal vez, ¿sería más efectivo hacerlo a través del razonamiento? De entrada nos encontramos con una condición inherente al espiritismo y es la de ser totalmente contrario al proselitismo. Allan Kardec tenía perfectamente claro que hay que dar explicaciones detalladas a quien manifiesta un interés sincero en tener información; pero, que no tiene ningún sentido intentar convencer a los que tienen animadversión por todo lo que tenga que ver con el espiritismo, ni a aquellas personas que tienen suficiente con sus profundas convicciones religiosas. O sea, que únicamente dedicaríamos atención a aquellos que muestren un interés real, por mínimo que este sea y que, en más de una ocasión, pueden estar en el campo del ateísmo o del materialismo. En El Libro de los Médiums, primera parte

El dormir y los sueños

Jordi Santandreu Lorite Allan Kardec interrogó a los Espíritus acerca del dormir y de los sueños, como no podía ser de otra manera, ya que desde tiempos inmemoriales el Ser Humano ha asociado el dormir con traspasar una puerta velada por el oscuro manto de la materia. Lo que se supone que hay detrás de ese umbral se ha interpretado de maneras diferentes según la época y el lugar. Los sueños han estado asociados, en general, a la dimensión espiritual de la vida, al más allá . En todas las tradiciones antiguas, desde la Grecia de Platón y Sócrates, a la India de los Upanishads, pasando por el Egipto de los faraones, el mundo de los sueños era aquél en el que dioses y humanos podían reencontrarse. En el Antiguo Testamento hay numerosas referencias a sueños proféticos, como el de Abraham o el de Jacob, que soñó con “una escalera apoyada en tierra, que en su extremo llegaba al cielo. Ángeles subían y bajaban por ella. Jehová, que estaba en lo alto, dijo: Yo soy Jehová, el Dios de Abraham y

COVID-19: ¿Una oportunidad perdida?

Humberto Werdine  Estoy escribiendo este texto en los primeros días de septiembre de 2020, en el auge del inicio de la segunda ola del virus COVID 19, aquí en Europa. Mi familia fue alcanzada, mi esposa y una de mis hijas. Mi hija está prácticamente recuperada y mi esposa se recupera poco a poco. Ninguna de ellas necesitó ingreso hospitalario. Agradezco a Dios todos los días por su recuperación. Tengo amigos que han sufrido mucho con este virus. Unos tuvieron que ser entubados y se recuperaron después de muchas semanas de angustia y dolor. Otros, no tuvieron la misma suerte y fallecieron. Todos los que partieron eran de una edad parecida a la mía, entrados ya los 60 años. Esta misma semana, una querida amiga me envió un mensaje a mi whatsapp privado, calificando a esta enfermedad de maldita. He recibido varios comentarios parecidos de muchas y diversas personas que usan un adjetivo similar para esta enfermedad y, algunos, cuestionando por qué Dios habría mandado una enfermedad tan pern