Ir al contenido principal

Nociones espíritas en la filosofía griega


Por Álvaro Vélez Pareja

Así como Sócrates y Platón son considerados precursores de la idea cristiana y del Espiritismo, en muchos otros filósofos de la antigüedad podemos encontrar igualmente nociones espíritas embrionarias. Nos referimos en esta ocasión a algunos pensadores representantes de la Filosofía Preática (600-450 a.C.), denominada así en referencia a la península Ática o Grecia peninsular, donde posteriormente se desarrollaría la Filosofía Griega Clásica (ática en su edad de oro). La Filosofía Preática se desarrolló en Asia Menor (Mileto y Éfeso), así como en el sur de Italia, Sicilia y Abdera.


Entre estos filósofos podemos señalar, por ejemplo, a Pitágoras de  Samos (570-496 a.C.), quien desarrolló una filosofía basada en la doctrina órfica de la transmigración de las almas o metempsicosis, donde promulgaba que el alma procedía del otro mundo, que se había contaminado con el mundo material en el que debía llevar una vida de expiación y purificación hasta liberarse del cuerpo y recuperar su pureza espiritual original. Para purificarse el hombre debía llevar una vida ascética estricta mediante el trabajo intelectual, el cultivo de la música y de la gimnasia, además de la dedicación a la filosofía y a las matemáticas. Los pitagóricos tenían un notable sentido de amistad y estimulaban la idea de la fraternidad universal.



Heráclito de Éfeso (536-470 a.C.) también afirmaba que el hombre estaba constituido de cuerpo y alma. El cuerpo se forma del elemento tierra mientras el alma procede del elemento aire por una especie de sublimación. Al estar encarnada, el alma vive en una tensión permanente entre el cuerpo que la oprime y la liberación a la que aspira. Heráclito opinaba que el alma más perfecta era la del sabio porque vivía acercándose al Logos, razón universal de carácter divino, causa de la armonía general.




Jenófanes de Colofón (570-475 a.C.) defendió la unidad de Dios, a diferencia del politeísmo reinante en su tiempo. Decía que Dios era único, inmóvil y que estaba muy por encima de cualquier representación antropomórfica. Criticaba la inclinación de los hombres por el lujo, los placeres y la fuerza bruta, por ser estos contrarios a la virtud y a la sabiduría. Jenófanes dijo “Un único Dios, el mayor entre los dioses y los hombres, ni en su figura ni en su pensamiento es semejante a los mortales”.





Empédocles de Agrigento (492-432 a.C.) decía que el principio de todos los seres eran cuatro sustancias fundamentales: tierra, agua, aire y fuego; estos elementos se relacionaban debido a la existencia de dos fuerzas antagónicas, el odio y el amor. El primero era causa de la diversidad y de la disgregación mientras que el amor era causa de la unidad y de la armonía universal. Así mismo defendía la concepción pitagórica de la existencia del alma y de la reencarnación.





Anaxágoras de Clazomene (500-428 a.C.) decía que el orden del Universo no era casual sino obra de una inteligencia superior al mundo material: el  Nous, ser espiritual, principio del orden y del movimiento universal. El Nous es infinito, todopoderoso, omnisciente y autosuficiente. Anaxágoras es considerado el primer filósofo dualista de occidente.



Leucipo de Mileto
Leucipo de Mileto y Demócrito de Abdera  (460-370 a.C.), son los fundadores y más destacados representantes de la escuela atomista. Toda la realidad está constituida por partículas muy pequeñas e indivisibles, los átomos. Concebían el alma, como el cuerpo, constituida por un conjunto de átomos. Consideraban que de los cuerpos se desprendían constantemente pequeñísimas imágenes que penetraban por los poros de los órganos sensoriales y al encontrarse con los átomos del alma, producían el conocimiento sensible. 




Demócrito de Abdera
El pensamiento para ellos consistía en un movimiento sutil y veloz de determinado tipo de átomos. De estos pensadores y de muchos de sus discípulos, podemos rescatar las siguientes nociones pre-espíritas:
  • existencia de un principio o un ser superior, creador y todopoderoso, causa primera de todo lo existente.
  • existencia, diferencia y contraposición entre el cuerpo material y al alma procedente de un mundo inmaterial.
  • reencarnación y transmigración de las almas. 
  • necesidad de una vida virtuosa y ascética, para lograr la purificación y liberación del alma de las ataduras materiales.
  • cultivo de las ciencias y las artes como medios de elevación del hombre.
  • necesidad y utilidad de la amistad, la fraternidad y el amor.


Algunas de estas ideas, como la metempsicosis, la oposición entre el cuerpo y el espíritu y la visión pesimista de la vida en el mundo material, no se corresponden exactamente con los actuales principios o fundamentos de la Doctrina Espírita, son más bien nociones embrionarias que se fueron enriqueciendo y desarrollando gradualmente. Debemos comprender que las ideas sufren un proceso de evolución, depuración y acercamiento a la verdad a través del tiempo, hasta constituirse en sólidos y cristalinos fundamentos de una determinada doctrina y en este caso, como dijo una vez el codificador Allan Kardec en sus Obras Póstumas, en el capítulo “Credo espírita”, en el apartado “Principios fundamentales de la Doctrina Espírita reconocidos como verdades adquiridas”.

Nota: no hay unanimidad en cuanto a las fechas anteriormente señaladas.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El camino del convencimiento

David Santamaría ¿Cuál podríamos pensar que es el mejor procedimiento para convencer a alguien de que los postulados espiritistas son ciertos y correctos? ¿Sería por el contacto con la fenomenología mediúmnica? O, tal vez, ¿sería más efectivo hacerlo a través del razonamiento? De entrada nos encontramos con una condición inherente al espiritismo y es la de ser totalmente contrario al proselitismo. Allan Kardec tenía perfectamente claro que hay que dar explicaciones detalladas a quien manifiesta un interés sincero en tener información; pero, que no tiene ningún sentido intentar convencer a los que tienen animadversión por todo lo que tenga que ver con el espiritismo, ni a aquellas personas que tienen suficiente con sus profundas convicciones religiosas. O sea, que únicamente dedicaríamos atención a aquellos que muestren un interés real, por mínimo que este sea y que, en más de una ocasión, pueden estar en el campo del ateísmo o del materialismo. En El Libro de los Médiums, primera parte

El dormir y los sueños

Jordi Santandreu Lorite Allan Kardec interrogó a los Espíritus acerca del dormir y de los sueños, como no podía ser de otra manera, ya que desde tiempos inmemoriales el Ser Humano ha asociado el dormir con traspasar una puerta velada por el oscuro manto de la materia. Lo que se supone que hay detrás de ese umbral se ha interpretado de maneras diferentes según la época y el lugar. Los sueños han estado asociados, en general, a la dimensión espiritual de la vida, al más allá . En todas las tradiciones antiguas, desde la Grecia de Platón y Sócrates, a la India de los Upanishads, pasando por el Egipto de los faraones, el mundo de los sueños era aquél en el que dioses y humanos podían reencontrarse. En el Antiguo Testamento hay numerosas referencias a sueños proféticos, como el de Abraham o el de Jacob, que soñó con “una escalera apoyada en tierra, que en su extremo llegaba al cielo. Ángeles subían y bajaban por ella. Jehová, que estaba en lo alto, dijo: Yo soy Jehová, el Dios de Abraham y

COVID-19: ¿Una oportunidad perdida?

Humberto Werdine  Estoy escribiendo este texto en los primeros días de septiembre de 2020, en el auge del inicio de la segunda ola del virus COVID 19, aquí en Europa. Mi familia fue alcanzada, mi esposa y una de mis hijas. Mi hija está prácticamente recuperada y mi esposa se recupera poco a poco. Ninguna de ellas necesitó ingreso hospitalario. Agradezco a Dios todos los días por su recuperación. Tengo amigos que han sufrido mucho con este virus. Unos tuvieron que ser entubados y se recuperaron después de muchas semanas de angustia y dolor. Otros, no tuvieron la misma suerte y fallecieron. Todos los que partieron eran de una edad parecida a la mía, entrados ya los 60 años. Esta misma semana, una querida amiga me envió un mensaje a mi whatsapp privado, calificando a esta enfermedad de maldita. He recibido varios comentarios parecidos de muchas y diversas personas que usan un adjetivo similar para esta enfermedad y, algunos, cuestionando por qué Dios habría mandado una enfermedad tan pern