Entradas

Mostrando entradas de junio, 2018

Sábado, 30 de junio, en CEADS....

Imagen
¡Buenas noches! Este Sábado tenemos cita con el estudio de la Doctrina Espírita. Los niños de la educación espírita infanto juvenil disfrutarán de su última clase.... ¿por que?? Pues se van de vacaciones de veranito del 1 de julio al 31 de agosto, volviendo con muchas ganas el 1 de septiembre. Ya los adultos, continuaremos el estudio de los objetivos de la reencarnación.  Como resumen de las dos últimas clases os dejamos los links de las anteriores entradas, así como, los casos que estudiaremos esta clase. http://amaliadsoler.blogspot.com/2018/05/union-del-alma-al-cuerpo.html http://amaliadsoler.blogspot.com/2018/05/me-pido-encarnar.html http://amaliadsoler.blogspot.com/2018/06/para-que-reencarnamos.html La unión (del alma con el cuerpo) comienza con la concepción, pero sólo se completa en ocasión del nacimiento. A partir del instante de la concepción, el Espíritu comienza a entrar en un estado de turbación, que le advierte que le ha llegado el momento de c

Visión Espírita - año 9 - nº 36

Imagen
¡Extra, extra! ¡Empezamos el veranito con una maravillosa opción de ocio del bien! Esperamos que disfrutéis de la lectura. Equipo Visión Espírita Digital, Barcelona. Pincha aquí para acceder a la edición 26

Convivencia Espírita CEADS 2018

Imagen
Por Janaina de Oliveira Dicen que no es dif í cil reunir personas, que lo dif í cil es unirlas. Es cierto. Impulsados por diferentes razones, podemos buscar el centro esp í rita en sus reuniones habituales. Algunos buscamos consuelo, afligidos por los dolores al alma; otros, respuestas, pues estamos llenos de inquietudes sobre la vida y la muerte; todos deseamos paz. Llegamos sedientos, escuchamos las conferencias, participamos en las clases de estudio, entrevemos las posibilidades de progreso que una postura moralmente m á s elevada podr í a suponer, a la vez que valoramos nuestra propia forma de vida, como que sopesando cu á nto costar í a alcanzar la transformaci ó n moral de cuya necesidad tomamos conciencia poco a poco. Mientras bebemos de la doctrina, empezamos a convivir con otras personas con quienes la vida ha querido que comparti é ramos camino. ¿ Casualidad? No. Sinton í a, atracci ó n mutua, magnetismo, convergencia. Tal vez reconozcamos en estas personas la afi

Hablando del duelo

Imagen
Por  Angélica S. Donabela La vida, en su grandioso movimiento, trae experiencias variadas y un tanto misteriosas. De entre ellas, una que en la mayoría de las veces, nadie lo desea: el duelo. Duelo, esa experiencia de disgusto, de profunda tristeza en el cual, el ser humano vive cuando pasa por una pérdida significativa. Pérdidas que pueden ir desde la muerte de una persona querida por la convivencia diaria, como también pérdidas frente al corte de una relación conyugal o de una amistad; de un trabajo o de una jubilación; de un objeto o incluso de la propia edad. En el duelo se da inicio a un proceso de sufrimiento y desorganización interna, que muchas veces, por la falta de recursos, puede llevar a una persona incluso a la depresión. Por tanto, ¿qué se puede hacer con este tema, generalmente caracterizado por el miedo, llegando incluso a ser considerado como un tabú por muchos de nosotros? ¿Qué es? “Ninguna teoría es capaz de explicar el duelo” –decí

Células madre, Ciencia y Espiritismo

Imagen
por Dr. Décio Iandoli Jr. Traducido por Silver Chiquero ¿Cuándo empieza la vida? El ítem 344 de “El libro de los Espíritus” pregunta: ¿En qué momento se une el alma al cuerpo? La unión comienza en la concepción, pero no es completa hasta el momento del nacimiento. Desde el instante de la concepción, el Espíritu designado para   habitar tal cuerpo, se une a él por un lazo fluídico, que se va estrechando poco a poco, hasta que el niño nace. El grito que lanza entonces anuncia que pertenece al número de los vivientes y servidores de Dios. El ítem 353 de “El libro de los Espíritus” trata de lo siguiente: No estando completa y definitivamente consumada la unión del Espíritu y del cuerpo sino después del nacimiento, ¿puede considerarse al feto como dotado de alma? El Espíritu que debe animarlo existe en cierto modo fuera de él y propiamente hablando, no tiene, pues, un alma, puesto que la encarnación está sólo en vías de operarse; pero está ligado al alma que lo debe