Ir al contenido principal

Un virus es una mirada a nosotros mismos

Claudia Santos es periodista y editor de Folha Espírita (nº 554)
Traducción libre: Silver Chiquero


No han sido ni una ni dos las epidemias que han asolado a la humanidad en los últimos siglos. Los libros de historia tienen varias registradas, sabiendo que algunas de ellas, diezmaron gran parte de la población. Sin embargo, ninguna hizo lo que el Covid-19, más conocido como Coronavirus, está provocando en la Tierra en estos momentos. El aislamiento social, adoptado por la mayoría de los países hace que nos miremos a nosotros mismos, llevándonos a reflexionar sobre nuestro modo de vida, nuestra familia, los amigos, la sociedad como un todo y finalmente, sobre nuestras necesidades reales. El problema que sucede al otro lado del mundo comienza a ser percibido como nuestro también.
“La aparición de una pandemia es el resultado de una agenda global que no ha sabido universalizar grandes conquistas de la humanidad: la educación ciudadana, la salud preventiva, la tecnología transformadora. Aunque también es la gran oportunidad de valorar la solidaridad, la importancia del amor, de la afectividad, de las acciones de atención al prójimo como a uno mismo”, comenta André Henrique de Siqueira, Director de Comunicación de la Federación Espírita Brasileña (FEB).
“Las personas están tan abrumadas por tantas cosas que ver que se vuelven ciegas. Son tantas cosas, tantas series, tantas películas, tantas ropas, tantos coches, tantos viajes, tantas fiestas, tantas fantasías que la realidad pierde su color y no ven las señales de la presencia de Dios en el día a día”, piensa el psicólogo clínico, escritor y conferenciante Rossandro Klinjey.
La vida es un ciclo de experiencias, en el que alternamos entre momentos de alegría y de dificultades, de tristezas y de aprendizajes, de sacrificios y de reflexiones. Mediante nuestras experiencias, como recuerda el director de la FEB, ampliamos nuestra comprensión del mundo, nuestras habilidades sociales y nuestro autoconocimiento. “De todo ello resulta una gran adaptación a la realidad de las cosas. El conjunto de experiencias que nos ha traído la crisis del Covid-19 resultará en más aprendizajes para la humanidad, pues nos hará recordar, nuevamente, las cosas que realmente importan”.
“Conozco personas con muchas posesiones que, durante la cuarentena, se aislaron en sus casas lejos de la capital paulista y que, con el devenir de los días, se sintieron vacías porque se dieron cuenta con incomodidad, de estar lejos del problema real. Pienso que todos estamos aprendiendo con este virus, que es democrático, a ser solidarios. He visto todos los días cómo acontece el Evangelio, ya sea cuando los chinos se embarcan para ayudar a los italianos, cuando los hospitales son reorganizados para atender a los pacientes, cuando el aire que respiramos va purificándose. ¡El cielo está lindo! ¡Veo la naturaleza viva! Esto me induce a tener la certeza de que esto va a pasar y que todo lo que estamos viviendo es un primer paso para todo el proceso de regeneración que viviremos. Todos hablábamos de guerras y hecatombes, pero nadie imaginaba que el movimiento podría ser otro”, afirma Fábio Narsi, médico geriatra y presidente de la Asociación Médico-Espírita de São Paulo. “Estamos ‘aislados’, sin embargo, más conectados que antes”, completa el psicólogo clínico y neurocientífico Julio Peres.
Para Océano Vieira de Melo, cineasta e investigador espírita, “las lecciones serán enormes si sabemos usar nuestro tiempo disponible para perfeccionar los sentimientos y conocimientos en el arte y la literatura. Hoy tenemos muchos libros y películas edificantes disponibles para satisfacer cualquier tipo de exigencia intelectual y moral. Tiempo para releer a nuestros escritores espíritas que dejaron sus marcas indelebles en el Movimiento y ampliar nuestro ideal”.
“Frente a este momento difícil, el Movimiento Espírita Brasileño ha recomendado atender al recogimiento social y al uso de los recursos tecnológicos para facilitar encuentros para el estudio, el consuelo y la iluminación espiritual. Las conferencias y estudios están disponibles en los medios sociales. Las acciones de ayuda a los más necesitados están en curso: las cestas básicas se están comprando en supermercados cercanos a las áreas de vulnerabilidad social para que las familias puedan subsistir. Estamos teniendo una oportunidad única de entender que los tiempos están cambiando y que después de esta pandemia el mundo ya no va a ser el mismo. Incumbe a cada uno de nosotros reinventar nuestro mundo y a todos nosotros, independientemente de la religión, entender que estamos todos en el mismo barco. Es necesario cuidar y estamos haciendo esfuerzos por cuidar, conscientes de que la caridad es la acción en todo momento y la experiencia más efectiva para el bienestar general: que cada uno haga su parte de la mejor manera posible. Esta es la lección que aprendemos con la Doctrina Espírita”, resalta André Henrique de Siqueira, Director de Comunicación del FEB.

“Las personas que no llevan dentro de sí mismos el Evangelio, que no están entendiendo lo que es la cuarentena, tienden a sufrir más, lo cual es una pena, porque pienso que estamos teniendo una oportunidad única de entender que los tiempos están cambiando y que después de esta pandemia el mundo ya no va a ser igual. Cabe a cada uno de nosotros reinventar el mundo y a todos nosotros, independientemente de la religión, entender que estamos todos en el mismo barco”, destaca Fabio Narsi, Presidente de la AME-SP.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El camino del convencimiento

David Santamaría ¿Cuál podríamos pensar que es el mejor procedimiento para convencer a alguien de que los postulados espiritistas son ciertos y correctos? ¿Sería por el contacto con la fenomenología mediúmnica? O, tal vez, ¿sería más efectivo hacerlo a través del razonamiento? De entrada nos encontramos con una condición inherente al espiritismo y es la de ser totalmente contrario al proselitismo. Allan Kardec tenía perfectamente claro que hay que dar explicaciones detalladas a quien manifiesta un interés sincero en tener información; pero, que no tiene ningún sentido intentar convencer a los que tienen animadversión por todo lo que tenga que ver con el espiritismo, ni a aquellas personas que tienen suficiente con sus profundas convicciones religiosas. O sea, que únicamente dedicaríamos atención a aquellos que muestren un interés real, por mínimo que este sea y que, en más de una ocasión, pueden estar en el campo del ateísmo o del materialismo. En El Libro de los Médiums, primera parte

El dormir y los sueños

Jordi Santandreu Lorite Allan Kardec interrogó a los Espíritus acerca del dormir y de los sueños, como no podía ser de otra manera, ya que desde tiempos inmemoriales el Ser Humano ha asociado el dormir con traspasar una puerta velada por el oscuro manto de la materia. Lo que se supone que hay detrás de ese umbral se ha interpretado de maneras diferentes según la época y el lugar. Los sueños han estado asociados, en general, a la dimensión espiritual de la vida, al más allá . En todas las tradiciones antiguas, desde la Grecia de Platón y Sócrates, a la India de los Upanishads, pasando por el Egipto de los faraones, el mundo de los sueños era aquél en el que dioses y humanos podían reencontrarse. En el Antiguo Testamento hay numerosas referencias a sueños proféticos, como el de Abraham o el de Jacob, que soñó con “una escalera apoyada en tierra, que en su extremo llegaba al cielo. Ángeles subían y bajaban por ella. Jehová, que estaba en lo alto, dijo: Yo soy Jehová, el Dios de Abraham y

COVID-19: ¿Una oportunidad perdida?

Humberto Werdine  Estoy escribiendo este texto en los primeros días de septiembre de 2020, en el auge del inicio de la segunda ola del virus COVID 19, aquí en Europa. Mi familia fue alcanzada, mi esposa y una de mis hijas. Mi hija está prácticamente recuperada y mi esposa se recupera poco a poco. Ninguna de ellas necesitó ingreso hospitalario. Agradezco a Dios todos los días por su recuperación. Tengo amigos que han sufrido mucho con este virus. Unos tuvieron que ser entubados y se recuperaron después de muchas semanas de angustia y dolor. Otros, no tuvieron la misma suerte y fallecieron. Todos los que partieron eran de una edad parecida a la mía, entrados ya los 60 años. Esta misma semana, una querida amiga me envió un mensaje a mi whatsapp privado, calificando a esta enfermedad de maldita. He recibido varios comentarios parecidos de muchas y diversas personas que usan un adjetivo similar para esta enfermedad y, algunos, cuestionando por qué Dios habría mandado una enfermedad tan pern