domingo, 14 de febrero de 2016

No creer en todo lo que dicen

¡Feliz San Valentín!

Esperamos que todos los días de este año sea de amor entre todos los seres humanos, que todos podamos ser capaces de amar a todas las criaturas. Mientras tanto, hay varios días que nos hacen recordar que debemos vivir en amor. Que sea mucho más de contacto físico y regalos, que sea de paz, compromiso, responsabilidad y respecto por el otro.

Ayer estuvimos estudiando las contradicciones y mistificaciones que podemos encontrar en la práctica de la mediumnidad dentro de la Doctrina Espírita. 

Aunque muchos intentar decir que la comunicación mediúminca es una farsa pues los mensajes no son exactamente iguales unos que otros sabemos que ni siempre hay que usar las mismas palabras para expresar la misma idea. El importante es el contenido del mensaje (como ya hemos hablado diversas veces), si el mensaje nos puede ayudar a mejorarnos como personas esa si es valida y no hay nada de contradicción en eso.

Recibimos varias mensajes en el mundo físico, por Internet, periódicos, telediarios, etc., que ni siempre poseen mensajes buenos o verdaderos, así que lo mismo pasa con los mensajes del plano espiritual, podemos recibir mensajes de personas serias o burlonas, dependerá de nosotros seleccionar lo que más nos interesa y sea útil.



Para evitar ser engañados, mistificados, es primordial seleccionar los mensajes burlones, engañadores, ilusorios de los útiles para la elevación moral individual o colectiva.
A nadie nos gusta ser engañados pero hay a los que les gustan "encontrar" las respuestas que buscan de la manera que quieren "encontrarlas". De esta manera, estamos muy expuestos a ser embaucados.

Los Espíritus sabios nos instruyen sobre conocimientos morales o científicos que nos lleven al desarrollo moral, de lo contrario, podemos caer en mistificación cuando queremos sustituir a los adivinos por los espíritus pseudo-sabios.

Podemos encontrar mistificación en la práctica mediúmnica seria, dentro de un entorno controlado y con un médium que busca su auto-reforma, para las siguientes finalidades:
"... la de apartarlo del amor propio, de la pereza de estudiar sus propias necesidades, de la vanidad personal o de los excesos de confianza en sí mismo."

Resumidamente, las contradicciones no existen pues no importa la manera como cada uno crea en Dios por lo importante es creer en Él. 

Las mistificaciones en la práctica mediúmnica existen porque a igual que los espíritus encarnados (nosotros), los espíritus desencarnados están en el mismo nivel evolutivo, con orgullo y vanidad muy activos con el propósito de engañar por pura ignorancia. O bien, los integrantes de la mediumnidad pueden ser "engañados" para que despierten para el bien y sigan por la senda de la reforma íntima.

que aprendamos a distinguir la verdad del error y que seamos precavidos al no aceptar ciegamente y sin examen todo lo que se reciba de los Espíritus.


Un saludo fraterno.

viernes, 12 de febrero de 2016

Contradicciones y mistificaciones

Buenos días

Mañana, en CEADS, tenemos el Estudio Sistematizado de la Doctrina Espírita (ESDE) y hablaremos de las Contracciones y Mistificaciones.

Os dejo el texto para lectura anterior al estudio.



Contradicciones y mistificaciones

Cuando comenzaron a producirse los extraños fenómenos del Espiritismo, o mejor dicho, cuando esos fenómenos se renovaron en estos últimos tiempos, el primer sentimiento que despertaron fue el de la duda respecto de su realidad, y más aún, sobre la causa que los originaba. Después de haber sido atestiguados por testimonios irrefutables y por las experiencias que todos han podido efectuar, sucedió que cada uno los interpretó a su modo, de acuerdo con sus ideas personales, sus creencias o sus conjeturas.

Los adversarios del Espiritismo no han dejado de objetar que sus adeptos no están de acuerdo entre sí, que no todos comparten las mismas creencias, en una palabra, que se contradicen. Ellos alegan: si las enseñanzas os han sido dadas por los espíritus, ¿por qué no es idéntica? Sólo un estudio serio y profundo de la ciencia puede reducir estos argumentos a su justo valor. Apresurémonos a decir desde ya, que esas contradicciones en las cuales algunas personas hacen tanto hincapié, son en general, más aparentes que reales; que ellas casi siempre existen más en la superficie que en el fondo mismo de las cosas, y que, por consiguiente, carecen de importancia. Provienen de dos fuentes: de los hombres y de los Espíritus. Para comprender la causa y el valor de las contradicciones cuyo origen estaría en los Espíritus, es necesario estar identificados con la naturaleza del mundo invisible y haberlo estudiado en todas sus fases. A primera vista parecerá tal vez extraño que los Espíritus no piensen todos de la misma manera, pero eso no puede sorprender a aquellos que hayan comprendido que son infinitos los peldaños que ellos tienen que recorrer antes de llegar a la cima de la escala. (...) Como se manifiestan Espíritus de todas las categorías, tenemos como consecuencia que sus comunicaciones tienen el cuño de la ignorancia o del saber que posean en ese momento, o de la inferioridad o superioridad moral que hayan logrado. Las instrucciones que hemos brindado deben conducir a distinguir lo verdadero de lo falso, lo bueno de lo malo. Además, es necesario que no olvidemos que entre los Espíritus, como entre los hombres, hay falsos sabios y semi-sabios, orgullosos, presuntuosos y sistemáticos. Como solamente a los Espíritus perfectos les es dado conocer todo, para los otros, del mismo modo que para nosotros, hay misterios que explican a su manera, según sus ideas, respecto de las cuales se forman opiniones más o menos exactas, a las que, llevados por el amor propio, se empeñan en hacerlas prevalecer y a las que les gusta reproducir en sus comunicaciones. Como éstos (los Espíritus) difieren mucho los unos de los otros, desde el punto de vista de los conocimientos y de la moralidad que posean, es evidente que una cuestión puede ser resuelta por ellos en sentidos opuestos, según la categoría que ocupen (...). Éste es un punto fundamental cuya explicación se logra mediante el estudio. Por eso es que decimos que estos estudios requieren esmerada atención, profunda observación, y sobre todo, como también lo exigen las ciencias humanas, continuidad y perseverancia. (..) Por otra parte, la contradicción no siempre es tan real como parece. ¿No vemos todos los días hombres de ciencia que divergen en la definición de una cosa, para lo cual emplean términos diferentes o la enfocan desde puntos de vista diversos, aunque la idea fundamental sea siempre la misma? ¡Cuente quien pueda las definiciones que se le ha dado a la gramática! Agreguemos a esto que la forma de respuesta depende muchas veces de la forma de la pregunta. Por lo tanto, sería pueril señalar contradicción donde frecuentemente sólo hay diferencias de palabras. A los Espíritus superiores no les preocupa en absoluto la forma. Para ellos el fondo del pensamiento lo es todo. Si bien es desagradable ser engañados, mucho más lo es ser víctimas de la mistificación. Pero este es uno de los inconvenientes del cual podemos preservarnos más fácilmente. De todas las instrucciones precedentes resaltan los medios de frustrar las tramas de los Espíritus embaucadores. (...) 



Sobre este tema, éstas fueron las respuestas que nos brindaron los Espíritus: Las mistificaciones son uno de los escollos más desagradables del Espiritismo práctico. ¿Habrá algún medio de preservarnos de ellas? Me parece que podéis hallar la respuesta en todo lo que se os ha enseñado. Por supuesto que hay para eso un medio sencillo: el de no pedirle al Espiritismo sino aquello que él os pueda brindar. Su finalidad es el mejoramiento moral de la Humanidad. Si no os apartáis de ese objetivo, nunca seréis engañados, porque no hay dos maneras de comprender la verdadera moral, aquella que todo hombre de buen sentido pueda admitir. Los Espíritus acuden para instruiros y para guiaros por el camino del bien y no por el de las honras y el de las riquezas; tampoco vienen para atender vuestras pasiones mezquinas. Si no se les pidiera nada fútil o que esté fuera de sus atribuciones, los embaucadores no encontrarían nunca un asidero. De esto debéis llegar a la conclusión de que aquel que es engañado, es sólo porque lo merece. El rol de los Espíritus no consiste en informaros sobre las cosas de ese mundo donde os encontráis, sino en guiaros con seguridad en lo que os pueda ser útil para vivir en el otro mundo. Cuando os hablan sobre lo que concierne al mundo donde estáis, es porque lo juzgan necesario, no porque lo pidáis. Si veis en los Espíritus a los sustitutos de los adivinos y de los hechiceros, entonces, seguramente, seréis engañados. Pero hay personas que no hacen preguntas y que son indignamente engañadas por Espíritus que vienen espontáneamente, sin ser llamados. Esas personas no preguntan, pero se complacen en escuchar, que es lo mismo. Si recibieran con reserva y desconfianza todo lo que se aparta del objetivo esencial del Espiritismo, los Espíritus frívolos no las tomarían tan fácilmente para juguete. La astucia de los Espíritus mistificadores excede muchas veces todo lo imaginable. El arte con que disponen sus baterías y combinan los medios para persuadir sería una cosa curiosa si no pasaran de las simples bromas ingeniosas. 

Pero, las mistificaciones pueden tener consecuencias desagradables para aquellos que no estén prevenidos. (...) Entre los medios que emplean esos Espíritus deben colocarse en primer lugar, por ser los más frecuentes, los que tienen la finalidad de tentar la codicia, como la revelación de supuestos tesoros ocultos, el anuncio de herencias u otras fuentes de riquezas. Además, deben considerarse sospechosas a primera vista las predicciones en una época determinada, así como todas las indicaciones precisas referentes a intereses materiales. Es necesario que no se den los pasos prescriptos o aconsejados por los Espíritus cuando el fin no sea eminentemente racional; que nadie se deje deslumbrar por los nombres que utilizan para dar apariencia de veracidad a sus palabras; desconfiar de las teorías y sistemas científicos osados, en fin, de todo lo que se aparte del objetivo moral de las manifestaciones. Llenaríamos un volumen si tuviéramos que referir todas las mistificaciones de las que ya hemos tenido conocimiento.


Actitud de los espíritas ante las mistificaciones

También se pregunta: ¿cómo se puede distinguir dentro de la enorme cantidad de comunicaciones cuyos autores son invisibles, qué es lo que proviene de entidades superiores que debe ser conservado? Para esa pregunta hay una sola respuesta. ¿Cómo distinguimos nosotros los buenos y los mal os libros de autores que han fallecido hace mucho tiempo? ¿Cómo distinguir un lenguaje noble y elevado de un lenguaje banal y vulgar? Nosotros no tenemos un patrón, una regla para aquilatar los pensamientos que provengan de nuestro mundo o del otro. Podemos juzgar los mensajes mediúmnicos, principalmente, por sus efectos moralizadores, que innumerables veces mejoraron muchos caracteres y purificaron muchas conciencias. Ése es el criterio más seguro de toda enseñanza filosófica. En nuestras relaciones con los invisibles también hay medios de reconocimiento para distinguir a los buenos Espíritus de las almas atrasadas. Los sensitivos reconocen con facilidad la naturaleza de los fluidos, que en los Espíritus buenos son sutiles, agradables, mi entras que en los malos, son violentos, denotan frialdad y se los soporta penosamente. (...) Se puede evaluar la elevación de un Espíritu por la pureza de sus fluidos, por la belleza de su forma y de su lenguaje. La mistificación que sufra un médium tiene siempre una finalidad útil: la de apartarlo del amor propio, de la pereza de estudiar sus propias necesidades, de la vanidad personal o de los excesos de confianza en sí mismo. Los fenómenos de mistificación no suceden sin el conocimiento de sus mentores más elevados, pues solamente así los conducen a la vigilancia necesaria y a las realizaciones de la humildad y de la prudencia en su mundo subjetivo. La simple razón nos dice que los buenos Espíritus sólo hacen el bien, porque de lo contrario, no serían buenos, y que el mal solamente puede provenir de los Espíritus imperfectos. Por lo tanto, las mistificaciones sólo proceden de Espíritus frívolos y mentirosos que abusan de la credulidad, y muchas veces, explotan el orgullo, la vanidad y otras pasiones. Esas mistificaciones tienen como objetivo poner a prueba la perseverancia, la firmeza en la fe, y ejercitar el análisis. Si los buenos Espíritus las permiten en ciertas ocasiones no es por impotencia de su parte, si no para dejarnos el mérito de la lucha. (...)



Los buenos Espíritus velan por nosotros, nos asisten y nos ayudan, pero con  la condición de que nos ayudemos a nosotros mismos. Es importante destacar que los médiums (...) más meritorios no están exentos de las mistificaciones de los Espíritus embusteros: primero, porque aún no hay entre nosotros personas lo suficientemente perfectas como para no tener ningún lado débil mediante el cual se dé acceso a los malos Espíritus; segundo, porque los buenos Espíritus permiten muchas veces que vengan los malos con el fin de que ejercitemos nuestra razón, que aprendamos a distinguir la verdad del error y que seamos precavidos al no aceptar ciegamente y si n examen todo lo que se reciba de los Espíritus. Pero un Espíritu bueno, nunca vendrá a engañarnos; el error, cualquiera que sea el nombre que lo aval e, viene de una fuente mala. Además, esas mistificaciones pueden ser una prueba para la paciencia y la perseverancia del espírita, médium o no; aquellos que se desaniman por algunas decepciones, demuestran a los buenos Espíritus que no son instrumentos con los cuales puedan contar. Es sabido que los Espíritus, debido a la diferencia que existe entre sus capacidades, y considerados individualmente, están lejos de poseer toda la verdad; que no a todos les es permitido penetrar ciertos misterios; que el saber de cada uno de los es proporcional a su depuración; que los Espíritus comunes no saben más que lo que puedan saber muchos hombres, y hasta menos que ciertos hombres; que entre aquellos como entre éstos, hay presuntuosos y pseudosabios que juzgan saber lo que ignoran; sistemáticos que toman sus ideas como verdades; en fin, que sólo los Espíritus de categoría más el evada, los que ya están completamente desmaterializados, se encuentran despojados de las ideas y pre conceptos terrenos. Pero también es sabido, que los Espíritus mistificadores no tienen ningún escrúpulo en tomar nombres que no les pertenecen para obligarla aceptar sus utopías. De esto se desprende, que en relación a todo lo que esté fuera del ámbito de la enseñanza exclusivamente moral, las revelaciones que cada uno pueda recibir, tendrán un carácter individual, sin sello de autenticidad; que deben ser consideradas como opiniones personales de este o de aquel Espíritu, y que sería imprudente aceptarlas y propagarlas irreflexivamente como verdades absolutas. 

El primer control, sin contradicción, el de la razón, a la que debe someterse sin excepción todo lo que proviene de los Espíritus. Toda teoría en manifiesta contradicción con el buen sentido, con la lógica rigurosa y con los datos positivos ya adquiridos, debe ser rechazada, aunque sea muy responsable el nombre que lo firme. Pero ese examen, en muchos casos, quedará incompleto debido a la falta de luces de ciertas personas, y de las tendencias de muchas otras de tomar sus propias opiniones como únicos jueces de la verdad. De ese modo, ¿qué han de hacer aquellos que no tienen confianza en sí mismos? Buscar el parecer de la mayoría y tomar como guía la opinión de ella. Y este es un modo tan conveniente de proceder ante lo que digan los Espíritus, que ellos mismos son los primeros en brindarnos los medios para conseguirlo. La concordancia en lo que enseñan los Espíritus es pues la mejor comprobación. Es por eso, que en el ámbito arriesgado y tantas veces oscuro de la experimentación, nos cabe examinar, analizar las cosas con criterio sereno y extrema circunspección, y solamente admitir lo que se presente con un carácter de autenticidad perfectamente definido. Nuestro conocimiento de las condiciones de la vida futura, como el mismo Espiritismo, se establece sobre la base de los fenómenos mediúmnicos.


Conviene pues estudiarlos muy seriamente y eliminar todo aquello que no tenga un sello cuyo origen no sea humano. Con el pretexto del progreso, es necesario no sustituir la incredulidad sistemática por una confianza ciega, por una credulidad ridícula, sino separar cuidadosamente lo real de lo ficticio. De eso depende el futuro del Espiritismo.

domingo, 7 de febrero de 2016

Nuevo Curso Doctrina Espírita para Principiantes 2016

¡Buenas tardes!

No tenemos resumen de la clase de ayer pero ¡si que tenemos novedades!

CEADS abre el período de inscripciones de la 2ª edición del Curso Doctrina Espírita para principiantes, con inicio previsto el 4 de marzo.

El curso tiene una duración aproximada de 3 meses, será impartido cada viernes, y proponemos el horario de 18 a 19:30 horas pero podemos ajustar el horario según la disponibilidad de los asistentes.

L@s interesad@s en realizar el curso deben enviar, por correo electrónico,  su nombre y apellidos, teléfono, y si está de acuerdo con el horario* propuesto o indicar una nueva propuesta de horario, siempre los viernes, a estudiosceads@gmail.com

Os adjunto el cartel y quedamos a la disposición para cualquier duda o aclaración.

jueves, 4 de febrero de 2016

El don de curar y oraciones pagadas

Muy buenas noches

Este sábado tenemos toca el estudio del Evangelio según el Espiritismo y ya veremos que es lo que nos han preparado las monitoras de este periodo de estudio.
Por ahora, os dejo el texto integro para que podamos poneros en sintonía con el estudio.

¡Nos vemos el sábado!


CAPÍTULO XXVI - Dad gratuitamente lo que recibís gratuitamente
Don de curar. - Oraciones pagadas


1. Sanad enfermos, resucitad muertos, limpiad leprosos, lanzad demonios; "graciosamente recibísteis, dad graciosamente". (San Mateo, cap. X, v. 8).

2. "Dad gratuitamente lo que habéis recibido gratuitamente"; dijo Jesús a sus discípulos; por este precepto prescribe que no se haga pagar lo que uno mismo no ha pagado, y lo que ellos habían recibido gratuitamente era la facultad de curar a los enfermos y echar a los demonios, es decir, a los malos espíritus; este don se les dió gratuitamente por Dios para el alivio de los que sufren y para ayudar a la propagación de la fe, diciéndoles que no hicieran con él nin gún negocio, ni un objeto de especulación, ni un medio de vivir.

3. Y oyéndolo todo el pueblo, dijo a sus discípulos: - Guardáos de los escribas, que quieren andar con ropas talares y gustan de ser saludados en las plazas, y de las primeras sillas en las sinagogas, y de los primeros asientos en los convites. - "Que devoran las casas de las viudas pretextando larga oración". Estos recibirán mayor condenación. (San Lucas, cap. XX, v. 45, 46 y 47. - San Marcos, cap. XII, v. 38, 39 y 40. - San Mateo, cap. XXIII, y. 14).



4. También dijo Jesús: No hagáis pagar vuestras oraciones; no hagáis como los escribas, que bajo el pretexto de largas oraciones, "devoran las casas de las viudas"; es decir, acaparan las fortunas. La oración es un acto de caridad, un impulso del corazón, y hacer pagar lo que se dirige a Dios por otro, es constituirse en intercesor asalariado, pues entonces la oración no es más que una fórmula cuya duración está proporcionada a la cantidad que produce. Luego, una de dos: Dios mide o no sus gracias por el número de palabras; si se necesitan muchas, ¿por qué se dicen pocas o ninguna al que no puede pagar? Esto es una falta de caridad; si por el contrario, una sola basta, lo que sobra es
inútil y entonces ¿por qué se hace pagar? Esto es una prevaricación.

Si Dios no vende los beneficios que concede ¿por qué aquel, que ni siquiera es el distribuir, ni puede garantizar la obtención de ellos, hace pagar una súplica que no puede tener seguro resultado? Dios no puede subordinar un acto de clemencia, de bondad o de justicia que se solicite de su misericordia, a una cantidad de dinero; de otro modo resultaría que si la cantidad no se pagó o es insuficiente, la justicia, la bondad y la clemencia de Dios estarían en suspenso. La razón, el buen sentido y la lógica, dicen que Dios, la perfección absoluta no puede delegar a criaturas imperfectas el derecho de poner precio a su justicia. La justicia de Dios es como el sol; está por todo el mundo, lo mismo para el pobre que para el rico. Si se considerara como inmortal el tráfico que se hace con las gracias de un soberano de la tierra, ¿es, acaso, más lícito el vender las del Soberano del universo?

Las oraciones pagadas tienen otro inconveniente; el que las compra, se cree muchas veces dispensado de rogar por él mismo, porque se considera en paz cuando ha dado su dinero. Se sabe, además, que los espíritus se conmueven sólo por medio del fervor del pensamiento que se interesa por ellos; y ¿qué fervor puede tener aquel que encarga a un tercero que rece para él, pagando?
¿Cuál es el fervor de este tercero cuando delega su mandato a otro, éste a otro, y así sucesivamente? ¿No es esto rebajar la eficacia de la oración al valor de una moneda corriente?

martes, 2 de febrero de 2016

Intercambio Brasil-España

Muy buenas tardes

El pasado jueves 14 de enero recibimos la visita de Roberta Melo, trabajadora y divulgadora espírita de Brasil a través dela Editora Tarsus.

Nos regaló material libros para nuestra biblioteca además de cariño y conocimiento.

Os dejamos el link de su blog para que podáis 

http://ignaciodeantioquia.blogspot.com.br/

¡Gracias, Roberta!



lunes, 1 de febrero de 2016

Novedades en nuestro canal Youtube

¡Tenemos novedades en CEADS!

Ya tenéis disponible en nuestro canal de Youtube la conferencia del última tercer sábado del mes. Además de la conferencia en nuestro repositorio de SlideShare.

Conferencia Emancipación del alma


Pincha aquí para ver la presentación.

¡Ya no tenemos excusas para aprender y compartir conocimiento!

domingo, 31 de enero de 2016

Lenguaje e identificación de los espíritus

Muy buenas!!

Ayer en el estudio sistematizado de la Doctrina Espirita estudiamos el lenguaje y la identificación de los espíritus comunicantes en una reunión mediúmnica.

Hicimos una pequeña dinámica muy divertida donde uno de los monitores hablo al oído del primero asistente de la derecha una frase muy conocida y, se repetiria de oido a oido, hasta el último asistente de la sala, que debería escribir en la pizarra la frase que le había llegado.

¡Vaya, la frase que llegó al último asistente solamente tenía igual las tres primeras palabras!! 

La idea de la dinámica era ilustrar que la comunucación es una acción de extrema dificultad en nuestro día a día y que necesita cuidado y mucha atención. A igual que la comunicación entre los dos mundos. No debemos olvidar que es una comunicación entre dos seres humanos, generalmente del mismo grado de evolución, siendo que el ser de cuerpo físico recibe la petición de ayuda o mensaje de consulo de otro ser sin el ropaje de carne.

Después de la lectura del texto, podéis consultarlo en la entrada de este blog, dividimos los asistentes en dos grupos para contestar un par de perguntas. 

Aquí os dejamos las perguntas y respuestas de los grupos:


Grupo 1 - Lenguaje de los espíritus

Estamos estudiando la relación entre el lenguaje de las comunicaciones mediúmnicas y su relación con el grado de elevación del espíritu comunicante.

 a) ¿Por qué es importante entender esta relación?
Es importante saber que no todas comunicaciones mediúmnicas nos traen conocimiento que se puede aprovechar en nuestras vidas. Si percibimos que un mensaje falla en el aspecto moral, la debemos ignorar y no utilizarla como fuente de conocimiento. Buscamos las comunicaciones para aprender, para encontrar respuestas a nuestras inquietudes, para buscar orientación para el camino de la felicidad. Si un mensaje proviene de un ser que no es elevado, en poco probable que nos oriente correctamente.

b)¿Podemos aprovechar este aprendizaje en otras situaciones fuera del ámbito de las comunicaciones mediúmnicas? ¿Tenéis ejemplos?

Sí. Tenemos que ser críticos con toda la información que nos llega, por la tele, radio, internet, amigos, familiares. Si se tratan de consejos que no nos ayudan a encontrar la serenidad, el equilibrio, debemos rechazarlos.
No caer en las trampas del lenguaje polido y estar atentos al sentido profundo  y moral que se quiere comunicar. 
El grupo nos brindó con un ejemplo bastante comun: los políticos. Tienen mucho conocimiento del lenguaje para manipular las masas a su favor pero el contenido si siempre es para el verdadero bien de todos.


Grupo 2 - Identidicación de los espíritus comunicantes

a) ¿Por que un espíritu se utilizaría de una identidad falsa en una comunicación?

Simplemente como "broma" en casos inofensivos. Generar confusión, poner en duda las enseñanzas del Espiritismo en un caso más extremo, por ignorancia de la vida después de la muerte o para prejudicar al médium.

b) ¿Es importante saber quién es el autor del mensaje?

Lo más importante es el contenido de los mensajes. Por supuesto que en una comunicación de un familiar, cuyo contenido sea verídico, conocer el autor puede servir de consuelo a una persona que esté sufriendo, como por ejemplo, las madres que buscaban noticias de sus hijos en con Chico Xavier.

Un abrazo fraterno

CEADS