viernes, 31 de diciembre de 2010

Retrospectiva 2010

 
AMOR, PAZ Y ALEGRÍA!!!
FELIZ 2011!!!



Hola querida familia CEADS y lectores y lectoras de nuestro blog,

Ya es casi año nuevo, momento de hacer memoria.

El día 28 de febrero nace nuestro blog. Estábamos estudiando el perispíritu. En aquella clase, unos valientes compañeros (Caio, Emily y Karina) se encargaron de buscar respuestas a tres preguntas que quedaron por contestar durante la clase. Las preguntas eran sobre el aborto, el desencarne de niños, y sobre algunos embarazos difíciles de comprender, que resultan de actos violentos, como una violación.

En marzo estudiamos las propiedades del periespíritu y discutimos en clase la cuestión de la memoria: donde se registra? en el espíritu o en el perispíritu? Y en la clase dedicada el evangelio, vera nos introdujo a un nuevo diccionario mientras reaprendíamos el sentido de palabras como “amigo”, “celos”, “fe” y “amor al prójimo”. Este mismo mes Jordi compuso “Oh esperits”

En abril nos dedicamos a estudiar qué quiere decir ser médium y a entender las influencias del mundo espiritual sobre el mundo material. También estudiamos la cuestión de la vestimenta de los espíritus.

En mayo seguimos con los temas de la mediumnidad y la influencia de los espiritus sobre los encarnados. Quién no se acuerda de la tarde de teatro en que Bossi hizo de hijo de Luisa, Emily hizo de angel de la guarda de Leo y Alfredito hizo de espíritu superior coordinador de ángeles. En mayo también celebramos nuestra VIII Jornada Espiritista de Barcelona, UN CAMINO HACIA LA EVOLUCIÓN.

En junio la clase del evangelio nos enseñó a buscar la afabilidad y la dulzura. También profundizamos en la relación entre los espíritus protectores y sus protegidos. Nos visitó Liliana Durasevic para hablarnos con dulzura sobre el amigo Jesús, la mediumnidad y la afectividad . En junio también visitamos nuestros amigos en Igualada para su jornada de conferencias anual y leímos la crónica del emotivo encuentro de centros espiritas en Veciana.

En julio, mientras el grupo de los sábados estudiaba la identificación de los espíritus y la historia de los precursores del espiritismo, el recién creado Grupo de estudios del libro de los espíritus, el GELE, daba sus primeros pasos y hacía su primer examen.

En agosto, mes de vacaciones, la principal actividad del centro fue hacer el evangelio. Los sábados de luz mantuvieron el trabajo en el centro mientras en el blog yo os iba contando cositas de por ahí.

En septiembre, estudiamos los tipos de las comunicaciones mediumnicas, seguíamos con el estudio del libro de los espíritus, pero sin lugar a duda lo que marcó el mes fue la inolvidable sesión de pintura mediumnica con Florencia Anton.

En octubre seguimos con el tema de la mediumnidad. Hizimos nuestra asamblea general anual y acompañamos la crónica de nuestros enviados especiales al 6 congreso espiritista mundial, en valencia.

Entre lecciones de amor, teatro sobre el perdón, lectura teatralizada, estudios de la mediumnidad, la oración y la reforma íntima, noviembre quedó marcado por el cumple de caio y nuestra afectiva reunión en el Tayba. El tayba se ha consolidado este año como un refugio más para muchos compañeros. Nuestros queridos Musem y Sum nos tratan con mucho cariño ahí.

En diciembre, con nueva pareja de monitores los sábados Y los estudios del GELE a toda máquina, también hubo tiempo para ver la conferencia de maria de la gracia Ender, proferida en el 6 congreso mundial y proyectada en CEADS. El tema, la caridad: el amor en acción, como nos explica la conferencista.

Nadie podrá decir que hemos estado inactivos, ¿verdad?

PAZ, pero la paz de espíritu, no la paz inactiva, contemplativa. La paz que resulta del servicio al prójimo.

AMOR, pero no el amor egoísta, humano. El amor Divino, el mismo que Jesús siente por nosotros.

ALEGRÍA, pero no la alegría que viene de la excitación con el alchool, por ejemplo. La alegría de participar de la creación de Dios, de tener a Jesús como guía y a tantos hermanos espirituales acompañándonos la jornada evolutiva.

Así, con AMOR, PAZ y ALEGRÍA, un muy feliz 2011 a toda la familia CEADS y a todos los lectores y lectoras del Blog AMALIA DOMINGO SOLER.

viernes, 24 de diciembre de 2010

Feliz Navidad

Aconteció en aquellos días, que se promulgó un edicto de parte de Augusto César, que todo el mundo fuese empadronado. Este primer censo se hizo siendo Cirenio gobernador de Siria. E iban todos para ser empadronados, cada uno a su ciudad. Y José subió de Galilea, de la ciudad de Nazaret, a Judea, a la ciudad de David, que se llama Belén, por cuanto era de la casa y familia de David; para ser empadronado con María su mujer, desposada con él, la cual estaba encinta. Y aconteció que estando ellos allí, se cumplieron los días de su alumbramiento. Y dio a luz a su hijo primogénito, y lo envolvió en pañales, y lo acostó en un pesebre, porque no había lugar para ellos en el mesón.
Había pastores en la misma región, que velaban y guardaban las vigilias de la noche sobre su rebaño. Y he aquí, se les presentó un ángel del Señor, y la gloria del Señor los rodeó de resplandor; y tuvieron gran temor. Pero el ángel les dijo: No temáis; porque he aquí os doy nuevas de gran gozo, que será para todo el pueblo: que os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un Salvador, que es CRISTO el Señor. Esto os servirá de señal: Hallaréis al niño envuelto en pañales, acostado en un pesebre. Y repentinamente apareció con el ángel una multitud de las huestes celestiales, que alababan a Dios, y decían:
¡Gloria a Dios en las alturas,
Y en la tierra paz, buena voluntad para con los hombres!"
(Lc, 2: 1-14)
Querida familia CEADS,

Recordemos hoy y siempre que el verbo se hizo carne, vivió entre nosotros, caminó como un hombre para enseñarnos a amar. En esto conocerán todos que somos sus discípulos, en que nos amemos unos a otros.


domingo, 19 de diciembre de 2010

La caridad en la visión espírita


Querida familia CEADS,

Ayer, en nuestro querido centro, tuvimos la oportunidad de ver y comentar la conferencia de Maria de la Gracia Ender, proferida en el VICongreso Espiritista Mundial.

Conferencista de rara capacidad comunicadora, de la Gracia habló de la Caridad en la visión espírita. Yo la vi en directo en el congreso, he visto el DVD en casa y la volví a ver en CEADS ayer. Os puedo asegurar que es una conferencia para ver muchas veces, porque es emocionante, divertida y de contenido riquísimo!

Para recordar de la conferencia:

  • Hemos nacido para ser embajadores de la luz Divina y para ello hemos de aprender a ejemplificarla. Aprender a amar es un objetivo alcanzable. Estamos destinados a la perfección, pero en estos momentos de nuestra evolución aun no somos capaces de entender a Dios, demasiado complejo para nuestra capacidad. Pero sí podemos entender al prójimo, y amar a Dios amando al prójimo, acercarnos a Dios a través del prójimo. Mejorando nuestra relación de amor con nuestros semejantes podremos llegar a Dios.
  • Estamos matriculados en el planeta Tierra para aprender a amar. Debemos, como medicina para nuestras propias almas, hacer la caridad que es el PhD. del amor.
  • Jesús es el modelo más perfecto de amor y caridad que hemos tenido en la Tierra. No podemos esperar tener su perfección, pero podemos tener la osadía de seguirle el ejemplo; podemos tener la osadía de intentar poner en la práctica lo que Él nos dijo que hiciéramos.
  • Hay que intentar transmutar da T de TORMENTOS, de solitario, por la D de Dios, por la D de SOLIDARIO. Si dejamos de pensar y mirar nuestras propias miserias y nos ponemos a ayudar al prójimo, seremos más felices.

Como de la Gracia es médico, nos ha prescrito unas CAPSI para que entendamos qué es amar. Amar es:

Comprender – no juzgar, no pensar el mal, aceptar al otro como es.

Ayudar – apoyar al otro, ofrecer lo que uno tiene de mejor.

Perdonar – dejar resbalar lo que nos dicen o hacen, no tomar todo a pecho.

Servir – ejercitar la humildad, ser el menor.

Incondicionalmente – amar también a quien nos hace daño, seguir amando a quien se equivoca.

  • No podemos hablar de la caridad sin hablar de FE, que es “la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve” (Hebreos, 11: 1). La fe tiene dos grandes brazos: uno que se llama CREER (entender y aceptar) y el otro que se llama CONFIAR (someterse y resistir). La fe es la fuerza motriz que impulsa a la caridad, en cuyo trabajo el espíritu se engrandece y alcanza la plenitud de la felicidad. Si no tenemos fe, hacemos la beneficencia, el altruismo, pero no la caridad. La caridad es lo mismo que el amor, el amor en su Phd. La caridad es el amor en acción.
  • Como nos explica Pablo de Tarso, "el amor es paciente, es bondadoso; el amor no tiene envidia; el amor no es jactancioso, no es arrogante; no se porta indecorosamente; no busca lo suyo, no se irrita, no toma en cuenta el mal recibido ; no se regocija de la injusticia, sino que se alegra con la verdad; todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta. El amor nunca deja de ser; pero si hay dones de profecía, se acabarán; si hay lenguas, cesarán; si hay conocimiento, se acabará. Porque en parte conocemos, y en parte profetizamos; pero cuando venga lo perfecto, lo incompleto se acabará. Cuando yo era niño, hablaba como niño, pensaba como niño, razonaba como niño; pero cuando llegué a ser hombre, dejé las cosas de niño. Porque ahora vemos por un espejo, veladamente, pero entonces veremos cara a cara; ahora conozco en parte, pero entonces conoceré plenamente, como he sido conocido. Y ahora permanecen la fe, la esperanza y el amor, estos tres; pero el mayor de ellos es el amor. " (1 Co 13, 4-8). Recordemos, la caridad es el amor en acción. Por esto la bandera del espiritismo es FUERA DE LA CARIDAD NO HAY SALVACIÓN.
  • Tenemos una gran dificultad de vivir estas cosas porque nuestra virtud es interesada, pero aprender a amar es un objetivo alcanzable y si no lo fuera, no nos habría venido a ejemplicarlo el Maestro de los maestras, no estaríamos aquí. Crecer espiritualmente exige esfuerzo continuado, tenemos 24 horas cada día para buscarlo. Crecer espiritualmente, nos dice de la Gracia, es como vivir de puntillas las 24 horas sin derecho a calambre.
De la Gracia nos invita a instalar un “biper” en nuestra conciencia, para que cada vez que nos alegemos de lo que en realidad hemos venido a hacer en la Tierra, nos llame este pequeño aparato a lo que es más urgente para nosotros. Nuestro “bíper” nos recordará de las lecciones más importantes:

Benevolencia

Indulgencia

Perdón

  • Una persona que entendió la caridad en su secencia fue Teresa de Calcuta, que nos dejó una linda oración. En ella, la T de TORMENTOS/SOLITARIO se transmuta en D de Dios/SOLIDARIO.




Con el BIPer instalado en la conciencia, las CAPSI ingeridas a diario y la inspiración de Madre Teresa podemos tener la más sublime y optimista FE RAZONADA de que llegaremos a ser los embajadores de la luz divina, como nos incita a ser la conferencista. Os animo a los compañeros del centro que no habéis podido verla, a que vayáis a la biblioteca a coger el DVD de la conferencia. De verad, lo dice todo. Ahora solo nos falta ponerlo en la práctica. ¡PODEMOS! Fe en Dios, fe en la vida, fe en el hombre. Como dice Pablo de Tarso, la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve” (Hebreos, 11: 1).


sábado, 18 de diciembre de 2010

La caridad

Familia querida,
Preparemos el corazón para la conferencia de esta tarde sobr la caridad con las palabras del Apóstol de los gentíos:



"Si yo hablase lenguas humanas y angélicas, y no tengo caridad, vengo a ser como metal que resuena, o címbalo que retiñe. Y si tuviese el don de profecía, y entendiese todos los misterios y toda ciencia; y si tuviese toda la fe, de tal manera que trasladase los montes, y no tengo caridad, nada soy. Y si repartiese todos mis bienes para dar de comer a los pobres, y si entregase mi cuerpo para ser quemado, y no tengo caridad, de nada me sirve.

La caridad es sufrida, es benigna; La caridad no tiene envidia, la caridad no es jactanciosa, no se envanece; no hace nada indebido, no busca lo suyo, no se irrita, no piensa el mal; no se goza en la injusticia, mas se goza en la verdad; todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta.

La caridad nunca deja de ser; mas las profecías se acabarán, y cesarán las lenguas, y la ciencia acabará. Porque en parte conocemos, y en parte profetizamos; mas cuando venga lo que es perfecto, entonces lo que es en parte se acabará. Cuando yo era niño, hablaba como niño, pensaba como niño, juzgaba como niño, mas cuando ya fui hombre hecho, dejé lo que era de niño. Y ahora vemos por espejo, oscuramente; mas entonces veremos cara a cara; ahora conozco en parte; mas entonces conoceré como soy conocido. Y ahora permanecen la fe, la esperanza y la caridad, estas tres; pero la mayor de ellas es la caridad.

(1 Corintios 13:1)"

jueves, 9 de diciembre de 2010

La cualidad de los Espíritus


Hola queridos de mi alma,
nuestros dedicados monitores de la clase de sábado avisan que este próximo sábado haremos la unidad 22 del Estudio Sistematizado del Espiritismo, que trata sobre  la identificación de las fuentes de comunicación. Alfredito y Andrea recomiendan el estudio del cap. 24 del Libro de los Espíritus, y para facilitar un pelín, aquí en el blog os ponemos la pregunta 267.

Luz y paz, de la hermanita menor,

Janaina

(...)

267 - Se pueden resumir los medios de reconocer la cualidad de los Espíritus en los principios siguientes:

1.º No hay otro criterio para discernir el valor de los Espíritus, que el buen sentido. Toda fórmula dada a este efecto por los mismos Espíritus es absurda y no puede dimanar de Espíritus superiores.

2.º Se juzga a los Espíritus por su lenguaje y por sus acciones. Las acciones de los Espíritus son los sentimientos que inspiran y los consejos que dan.

3.º Siendo admitido que los Espíritus buenos no pueden decir ni hacer sino bien, todo lo que es malo no puede venir de un Espíritu bueno.

4.º Los Espíritus superiores tienen un lenguaje siempre digno, noble, elevado, sin mezcla de ninguna trivialidad; todo lo dicen con sencillez y modestia; jamás se alaban ni hacen nunca ostentación de su saber ni de su posición entre los otros. El de los Espíritus inferiores o vulgares tiene siempre algún reflejo de las pasiones humanas; toda expresión que resienta la bajeza, la suficiencia, la arrogancia, la presunción y la acrimonía, es un indicio característico de inferioridad, o de superchería, si el Espíritu se presenta bajo un nombre respetable y venerado.

5.º No es menester juzgar a los Espíritus bajo la forma material y la corrección de su estilo, pero sí el sondear el sentido íntimo, examinar sus palabras, pesarlas fríamente, con madurez y sin prevención. Toda separación de la lógica, de la razón y de la prudencia, no puede dejar duda sobre su origen, cualquiera que sea el nombre con que se disfrace el Espíritu.

6.º El lenguaje de los Espíritus elevados es siempre idéntico, sino en la forma, al menos en el fondo. Los pensamientos son los mismos, cualquiera que sean los tiempos y el lugar, pueden estar más o menos desarrollados, según las circunstancias, las necesidades y la facilidad de comunicar, pero no serán contradictorios. Si dos comunicaciones que llevan el mismo nombre están en oposición la una con la otra, una de las dos es evidentemente apócrifa y la verdadera será aquella en la que NADA desmienta el carácter conocido del personaje. Entre dos comunicaciones firmadas, por ejemplo, de San Vicente de Paúl, que la una predicase la unión y la caridad, y la otra se dirigiese a sembrar la discordia, no hay persona de sensatez que pudiese engañarse.

7.º Los Espíritus buenos no dicen sino lo que saben; se callan o confiesan su ignorancia sobre lo que ellos no saben. Los malos hablan de todo con seguridad, sin cuidarse de la verdad. Toda herejía científica notoria, todo principio que choque el buen sentido, manifiesta el fraude si el Espíritu quiere pasar por un Espíritu ilustrado.

8.º Se reconocen también los Espíritus ligeros con la facilidad que profetizan el porvenir y precisan los hechos materiales que no nos está permitido conocer. Los Espíritus buenos pueden hacer presentir cosas futuras cuando este conocimiento puede ser útil, pero jamás precisan las fechas; todo anuncio de un acontecimiento a época fija es indicio de una mixtificación.

9.º Los Espíritus superiores se expresan sencillamente, sin ser prolijos; su estilo es conciso, sin excluir la poesía de las ideas y de las expresiones, claro, inteligible para todos, y no necesita esfuerzos para ser comprendido; tienen el arte de decir muchas cosas en pocas palabras, porque cada palabra tiene su comprensión. Los Espíritus inferiores o falsos sabios, ocultan con palabras huecas y el énfasis vació de los pensamientos. Su lenguaje es a menudo pretencioso, ridículo u obscuro a fuerza de querer parecer profundo.

10.º Los Espíritus buenos nunca mandan; no se imponen, sino que aconsejan, y si no se les escucha, se retiran. Los malos son imperiosos, dan órdenes, quieren ser obedecidos, y aun cuando se les pida no se retiran. Todo Espíritu que se impone traiciona su origen. Son exclusivos y absolutos en sus opiniones y retenden tener ellos solos el privilegio de la verdad. Exigen una creencia ciega, y no quieren sujetarse a la razón, porque saben que la razón les quitaría la máscara.

11.º Los Espíritus buenos no adulan: cuando se hace el bien lo aprueban, pero siempre con reserva; los malos hacen elogios exagerados, estimulan el orgullo y la vanidad predicando la humildad, y procuran exaltar la importancia personal de aquellos cuya voluntad quieren captarse.

12.º Los Espíritus superiores no hacen caso de las puerilidades de la forma en todas las cosas. Sólo los Espíritus vulgares pueden dar importancia a los detalles mezquinos incompatibles con las ideas verdaderamente elevadas. Toda prescripción meticulosa es una señal cierta de inferioridad y superchería de parte de un Espíritu que toma un nombre imponente.
13.º Es preciso desconfiar de las palabras extravagantes y ridículas que toman ciertos Espíritus que quieren imponerse a la credulidad; y sería soberanamente absurdo el tomar estos nombres en serio.

14.º Igualmente es preciso desconfiar de los Espíritus que se presentan muy fácilmente bajo nombres extremadamente venerados y no aceptar sus palabras sino con la más grande reserva; en esto, sobre todo, se necesita una comprobación severa, porque a menudo es una máscara que se ponen para hacer creer sus relaciones íntimas con Espíritus adelantados. Por este medio adulan la vanidad del médium y se aprovechan de ella para inducirle muchas veces a cosas extrañas o ridículas.

15.º Los Espíritus buenos son muy escrupulosos sobre las cosas que puedan aconsejar; en todo caso siempre tienen un objeto formal y eminentemente útil. Deben, pues, mirarse como sospechosas todas aquellas que no tuviesen este carácter o estuvieran condenadas por la razón, y reflexionar maduramente antes de emprenderlas, porque se expondría cualquiera a desagradables mixtificaciones.

16.º Se reconocen también los buenos Espíritus por su prudente reserva sobre todas las cosas que pueden comprometer; repugnan en descubrir el mal; los Espíritus ligeros o malévolos se complacen en aumentarlo. Mientras que los buenos procuran endulzar las contrariedades y predican la indulgencia, los malos las exageran y siembran la cizaña con insinuaciones pérfidas.

17.º Los Espíritus buenos prescriben sólo el bien. Toda máxima, todo consejo que no esté estrechamente conforme con la pura caridad evangélica, no puede ser la obra de Espíritus buenos.

18.º Los Espíritus buenos aconsejan siempre cosas perfectamente racionales; toda recomendación que se apartase de la línea recta del buen sentido o de las leyes inmutables de la naturaleza, indica un Espíritu limitado y por consiguiente poco digno de confianza.

19.º Los Espíritus malos o simplemente imperfectos se hacen traición a sí mismos aun por señales materiales con las cuales nadie podría engañarse. Su acción sobre el médium es algunas veces violenta y provoca en él movimientos bruscos y sacudimientos, una agitación febril y convulsiva que hace contraste con la calma y la dulzura de los Espíritus buenos.

20.º Los Espíritus imperfectos aprovechan muchas veces los medios de comunicación, de los cuales disponen para dar consejos pérfidos; excitan la desconfianza y la animosidad contra los que son antipáticos; aquellos que pueden quitar la máscara a sus imposturas son, sobre todo, el objeto de su animadversión. Los hombres débiles son su punto de mira para inducirles al mal. Empleando sucesivamente los sofismas, los sarcasmos, las injurias y hasta señales materiales de su poder oculto para convencer mejor, procuran separarles de la senda de la verdad.

21.º El Espíritu de los hombres que han tenido en la Tierra una preocupación única, moral y material, si no están separados de la influencia de la materia, están aun bajo el imperio de las ideas terrestres y llevan consigo una parte de sus preocupaciones, de las predilecciones y aun de las manías que tenían aquí a bajo.
Esto es lo que puede muy bien conocerse en su lenguaje.

22.º Los conocimientos que muchas veces ostentan ciertos Espíritus no son la señal de su superioridad. La inalterable pureza de sentimientos morales es en cuanto a esto la verdadera piedra de toque.

23.º No es menester preguntar a un Espíritu para conocer la verdad. Ante todo es necesario saber a quién se dirige uno; porque los Espíritus inferiores también ignorantes, tratan con frivolidad las cuestiones más formales. No basta tampoco que un Espíritu haya sido un gran hombre sobre la Tierra para tener en el mundo de los Espíritus la soberana ciencia. Sólo la virtud puede, purificándole, hacerle aproximar a
Dios y extender sus conocimientos.

24.º El humor de los Espíritus superiores es, a menudo, fino y picante, pero nunca trivial. En los Espíritus burlones que no son groseros la sátira mordaz es, a menudo, oportuna.

25.º Estudiando con cuidado el carácter de los Espíritus que se presentan, sobre todo bajo el punto de vista moral, se reconocerá su naturaleza y el grado de confianza que puede concedérseles. El buen sentido no podría engañar.

26.º Para juzgar a los Espíritus, así como para juzgar a los hombres, antes es preciso saberse juzgar a sí mismo. Desgraciadamente hay muchas personas que toman su opinión personal por medida exclusiva de lo bueno y lo malo, de lo verdadero y lo falso; todo lo que contradice su manera de ver, sus ideas, el sistema que han concebido o adoptado, es malo a sus ojos. Tales gentes faltan evidentemente a la primera cualidad para una sana apreciación: la rectitud del juicio; pero no se lo creen así; es el defecto sobre el cual uno se hace más ilusión. Todas estas instrucciones dimanan de la experiencia y de la enseñanza dada por los Espíritus; nosotros las completamos con las contestaciones dadas por ellos sobre los puntos más importantes.

jueves, 2 de diciembre de 2010

La higuera seca

Querida familia CEADS,

este sábado estamos de estreno: dos nuevos monitores asumen las clases. Alfredito y Andrea, que Nuestro Divino Maestro os ilumine el trabajo.

os dejo aquí, a pedido de Andrea, la parábola de la Higuera Seca. ¿Por qué la habrá pedido? Pues, pensad en ella porque seguro que la clase nos espera llena de sublimes momentos de aprendizaje y auto-conocimiento.

El abrazo fraterno de siempre de la hermana menor,

Janaina

(...)

La higuera seca
"Por la mañana, volviendo a la ciudad, tuvo hambre. Y viendo una higuera cerca del camino, vino a ella, y no halló nada en ella, sino hojas solamente; y le dijo: Nunca jamás nazca de ti fruto. Y luego se secó la higuera. Viendo esto los discípulos, decían maravillados: ¿Cómo es que se secó en seguida la higuera? Respondiendo Jesús, les dijo: De cierto os digo, que si tuviereis fe, y no dudareis, no sólo haréis esto de la higuera, sino que si a este monte dijereis: Quítate y échate en el mar, será hecho. Y todo lo que pidiereis en oración, creyendo, lo recibiréis. (Mt, 21: 19-22)"