domingo, 19 de diciembre de 2010

La caridad en la visión espírita


Querida familia CEADS,

Ayer, en nuestro querido centro, tuvimos la oportunidad de ver y comentar la conferencia de Maria de la Gracia Ender, proferida en el VICongreso Espiritista Mundial.

Conferencista de rara capacidad comunicadora, de la Gracia habló de la Caridad en la visión espírita. Yo la vi en directo en el congreso, he visto el DVD en casa y la volví a ver en CEADS ayer. Os puedo asegurar que es una conferencia para ver muchas veces, porque es emocionante, divertida y de contenido riquísimo!

Para recordar de la conferencia:

  • Hemos nacido para ser embajadores de la luz Divina y para ello hemos de aprender a ejemplificarla. Aprender a amar es un objetivo alcanzable. Estamos destinados a la perfección, pero en estos momentos de nuestra evolución aun no somos capaces de entender a Dios, demasiado complejo para nuestra capacidad. Pero sí podemos entender al prójimo, y amar a Dios amando al prójimo, acercarnos a Dios a través del prójimo. Mejorando nuestra relación de amor con nuestros semejantes podremos llegar a Dios.
  • Estamos matriculados en el planeta Tierra para aprender a amar. Debemos, como medicina para nuestras propias almas, hacer la caridad que es el PhD. del amor.
  • Jesús es el modelo más perfecto de amor y caridad que hemos tenido en la Tierra. No podemos esperar tener su perfección, pero podemos tener la osadía de seguirle el ejemplo; podemos tener la osadía de intentar poner en la práctica lo que Él nos dijo que hiciéramos.
  • Hay que intentar transmutar da T de TORMENTOS, de solitario, por la D de Dios, por la D de SOLIDARIO. Si dejamos de pensar y mirar nuestras propias miserias y nos ponemos a ayudar al prójimo, seremos más felices.

Como de la Gracia es médico, nos ha prescrito unas CAPSI para que entendamos qué es amar. Amar es:

Comprender – no juzgar, no pensar el mal, aceptar al otro como es.

Ayudar – apoyar al otro, ofrecer lo que uno tiene de mejor.

Perdonar – dejar resbalar lo que nos dicen o hacen, no tomar todo a pecho.

Servir – ejercitar la humildad, ser el menor.

Incondicionalmente – amar también a quien nos hace daño, seguir amando a quien se equivoca.

  • No podemos hablar de la caridad sin hablar de FE, que es “la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve” (Hebreos, 11: 1). La fe tiene dos grandes brazos: uno que se llama CREER (entender y aceptar) y el otro que se llama CONFIAR (someterse y resistir). La fe es la fuerza motriz que impulsa a la caridad, en cuyo trabajo el espíritu se engrandece y alcanza la plenitud de la felicidad. Si no tenemos fe, hacemos la beneficencia, el altruismo, pero no la caridad. La caridad es lo mismo que el amor, el amor en su Phd. La caridad es el amor en acción.
  • Como nos explica Pablo de Tarso, "el amor es paciente, es bondadoso; el amor no tiene envidia; el amor no es jactancioso, no es arrogante; no se porta indecorosamente; no busca lo suyo, no se irrita, no toma en cuenta el mal recibido ; no se regocija de la injusticia, sino que se alegra con la verdad; todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta. El amor nunca deja de ser; pero si hay dones de profecía, se acabarán; si hay lenguas, cesarán; si hay conocimiento, se acabará. Porque en parte conocemos, y en parte profetizamos; pero cuando venga lo perfecto, lo incompleto se acabará. Cuando yo era niño, hablaba como niño, pensaba como niño, razonaba como niño; pero cuando llegué a ser hombre, dejé las cosas de niño. Porque ahora vemos por un espejo, veladamente, pero entonces veremos cara a cara; ahora conozco en parte, pero entonces conoceré plenamente, como he sido conocido. Y ahora permanecen la fe, la esperanza y el amor, estos tres; pero el mayor de ellos es el amor. " (1 Co 13, 4-8). Recordemos, la caridad es el amor en acción. Por esto la bandera del espiritismo es FUERA DE LA CARIDAD NO HAY SALVACIÓN.
  • Tenemos una gran dificultad de vivir estas cosas porque nuestra virtud es interesada, pero aprender a amar es un objetivo alcanzable y si no lo fuera, no nos habría venido a ejemplicarlo el Maestro de los maestras, no estaríamos aquí. Crecer espiritualmente exige esfuerzo continuado, tenemos 24 horas cada día para buscarlo. Crecer espiritualmente, nos dice de la Gracia, es como vivir de puntillas las 24 horas sin derecho a calambre.
De la Gracia nos invita a instalar un “biper” en nuestra conciencia, para que cada vez que nos alegemos de lo que en realidad hemos venido a hacer en la Tierra, nos llame este pequeño aparato a lo que es más urgente para nosotros. Nuestro “bíper” nos recordará de las lecciones más importantes:

Benevolencia

Indulgencia

Perdón

  • Una persona que entendió la caridad en su secencia fue Teresa de Calcuta, que nos dejó una linda oración. En ella, la T de TORMENTOS/SOLITARIO se transmuta en D de Dios/SOLIDARIO.




Con el BIPer instalado en la conciencia, las CAPSI ingeridas a diario y la inspiración de Madre Teresa podemos tener la más sublime y optimista FE RAZONADA de que llegaremos a ser los embajadores de la luz divina, como nos incita a ser la conferencista. Os animo a los compañeros del centro que no habéis podido verla, a que vayáis a la biblioteca a coger el DVD de la conferencia. De verad, lo dice todo. Ahora solo nos falta ponerlo en la práctica. ¡PODEMOS! Fe en Dios, fe en la vida, fe en el hombre. Como dice Pablo de Tarso, la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve” (Hebreos, 11: 1).


3 comentarios:

  1. Mi queridísima Janaina¡¡¡

    No deja de admirarme la manera, la alegría y la fuerza con la que vives y sientes todo lo relacionado con el tema de la caridad, bandera del Espiritismo, como tan claro dejó Mª de la Gracia Ender en su estupenda conferencia.

    Quizás yo, por ser más mental, más estudioso y con seguramente más inquietudes por aprender y entender las cosas, me cuesta más sentir de esa forma.

    Pero he de decir bien alto que, gracias a ti y a compañeras/os como tú, poco a poco me voy dejando envolver y dejar salir esa parte más emocional de mí.

    ¡Muchas gracias y parabens por tu trabajo¡.

    ResponderEliminar
  2. Ops, si yo descubrí esta pasión por la caridad gracias a compañeros como tu, Alfredito =)

    ResponderEliminar