domingo, 13 de febrero de 2011

La mente, la casa espírita y la prueba del medium

Querida familia CEADS,

En nuestra reunión de ayer, tratamos el tema de la adaptación psíquica y la mediumnidad de prueba. Una vez más nuestro centro parecía más pequeñito de lo que ya es, porque había mucha gente. Fue una reunión de armonía y aprendizaje, como siempre.

El grupo que se dedicó a estudiar el tema de la adaptación psíquica, empezó por destacar que médiums, no los hay solo espíritas. La mediumnidad no es un monopolio espiritista, aun que los que sí profesamos esta filosofía/religión, entendemos la mediumnidad como forma de caridad y la practicamos como herramienta de auto-reerguimiento. Dicho esto, el grupo subrayó la importancia de que los médiums estudien para prepararse en los principios evangélicos y en la doctrina, y procuren mantenerse sintonizados con sentimientos de amor, esperanza, fe, optimismo y alegría. “La mente permanece en la base de todos los fenómenos mediúmnicos” y por esto el médium debe vigilar sus pensamientos, palabras y actitudes, buscando siempre la sintonía con el bien.

Entre las principales dificultades enfrentadas por los médiums principiantes, está la convivencia con espíritus aun ignorantes y la vanidad. La convivencia con espíritus inferiores puede causarle sufrimiento y dificultades en su cotidiano, pero está siempre definida por la sintonía del médium, por sus deudas pretéritas o por trabajos en los cuales colabore con la espiritualidad. Es importante que el médium esté educado para no vacilar ante las dificultades. Con relación a la vanidad, por una parte, es posible que se crea “especial” por tener el “don” de la mediumnidad, o que sus compañeros le confieran demasiado prestigio. El médium y su grupo deben recordar siempre que la mediumnidad no es un don, sino que es una facultad, un instrumento concedido a los hombres para rescatar sus propios errores al traer mensajes de instrucción para toda la humanidad. Podemos y debemos ayudar los médiums de nuestros grupos orando por ellos, procurando no incentivarles la vanidad y, sobretodo, no haciendo preguntas frívolas sobre el porvenir o la espiritualidad.
En la casa espírita hemos de vigilar nuestros pensamientos aún más, puesto que la mayoría no tenemos ni idea de la extensión de los trabajos espirituales realizados en estos núcleos de luz. Des de la instrucción a espíritus ignorantes, hasta cirugías espirituales de alta complejidad, todo lo que escapa a los sentidos de los que no tenemos la mediumnidad ostensiva merece respecto. La energía que emanamos cuando penetramos en nuestra casa espírita es manipulada por el equipo espiritual y es imprescindible erradicar los sentimientos inferiores y concentrarse en el amor y la fraternidad para colaborar en estos trabajos. El espírita debe comprender que cuando se acerca a su casa espírita no va a misa, no va únicamente a recibir; va principalmente a donar, y debe dar gracias a Dios por la oportunidad de hacerlo.

Cuando todos tratemos todo el mundo con el mismo respeto y cariño que cultivamos por nuestra casa espírita, y vigilemos la sintonía mental como deben hacer los médiums de mediumnidad ostensiva, podremos decir que vivimos en este ansiado planeta de regeneración. Hasta entonces, hay mucho camino que recorrer.
El segundo grupo de estudio se concentró en la mediumnidad como prueba y comentó como, incontables veces, está vinculada al dolor y al sufrimiento. Hemos de recordar que estamos en un mundo de expiaciones y pruebas, habitado por seres con una fuerte carga de imperfecciones morales (envidia, celos, malicia, despecho, deslealtad, odio, venganza, orgullo, egoísmo, ignorancia). La afinidad del médium con estos seres y la sensación de estas imperfecciones por el médium con la sensibilidad en aumento provocan y somatizan el sufrimiento.

En este contexto, podemos empezar a entender el verdadero rol de la mediumnidad en la vida de un espíritu encarnado. La mediumnidad no es una misión, sino una oportunidad de evolución. Es un instrumento valioso, pero difícil de llevar. Si es bien aprovechado incitará al hombre a su más rápida ascensión espiritual, al liberarse los débitos acumulados en el pasado, de la ignorancia y de la maldad. Es una prueba necesaria para el enriquecimiento espiritual.

Algunas personas se sienten decepcionadas por no tener la mediumnidad ostensiva – lo que una vez más refleja una comprensión muy limitada del rol de la mediumnidad en la vida de una persona. El que se sienta de esta manera, sin embargo, no debe desanimarse de su trabajo en la casa espírita. Existen infinitas tareas relacionadas con el mundo espírita que no solamente la de médium. Por tanto puede seguir siendo útil al espiritimmo y a sí mismo. Puede ayudar como médium pasista, adoctrinador o de apoyo; puede trabajar en los departamentos de divulgación o promoción humana de su centro; puede colaborar en la limpieza de la casa espírita, etc. El objetivo fundamental es el servicio que podamos prestar: Caridad y Solidaridad.
Todo esto y muchas otras cosas hablamos en la reunión de ayer. Luego fuimos al Tayba muchos compañeros y seguimos debatiendo, charlando, vibrando en la alegría del encuentro, en la gratitud por el aprendizaje recibido y en armonía con la esperanza de volver a vernos pronto.

Una semana de alegría, gratitud y esperanza para toda la familia CEADS.

Cariños,

Janaina

2 comentarios:

  1. Holaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa¡¡¡
    Pero... ¿de todo esto hablamos ayer?... yupiiiiiiii¡¡¡.
    Pues a mí se me hizo corto y sufría porque el tiempo se echaba encima y había que terminar, sabiendo que aún quedaban en el tintero opiniones y comentarios que podrían ser interesantes.

    Un abrazo a todas/os.
    Alfredito

    ResponderEliminar
  2. Esto pasa a los monitores, Alfredito! Los demás nos dedicamos a disfrutar y aprender =)

    ResponderEliminar