domingo, 29 de mayo de 2011

CEADS en Igualada

Querida familia CEADS,

Ayer participamos juntamente con nuestros amigos de la Asociación de Estudios Espíritas de Igualada en su XVIII Trobada Espírita de Veciana. La amistad que une nuestros centros espiritistas es un tesoro que entre todos tenemos que cuidar: cada núcleo de trabajo por el bien y de educación de los espíritus encarnados y desencarnados que se levanta bajo la bandera de espiritismo es un foco de luz, amor y esperanza.



En la primera conferencia de la tarde, Javier Rodriguez no habló de la biblia y del espiritismo. En primer lugar, Javier empezó explicándonos algunos datos sobre la biblia, que es en realidad un conjunto de libros (entre 66 y 78, según la versión) y que aproximadamente 1.000 años separan la redacción del primero y del último. La biblia fue escrita en hebreo, arameo, luego fue inicialmente traducida al griego, al latín y al alemán, para solamente después ser traducida a todas las demás lenguas. El conferencista llamó nuestra atención para el hecho de que muchas traducciones de la biblia no se hicieron directamente des del original en hebreo o arameo, sino que se fueron haciendo traducciones de otras traducciones, lo que seguramente influencia el mensaje final. Hay que tener en cuenta que las traducciones están siempre influidas por los intereses, valores y prejuicios del traductor. Luego, a través de citaciones bíblicas, Javier pasó a demostrar cómo el espiritismo no solo es una continuación directa del cristianismo, sino que cumple la promesa de Cristo de enviarnos un consolador.

La segunda conferencia de la tarde, de nuestro querido Alfredito, se tituló “La puerta falsa del Suicidio”. Alfredito nos dio una clase magistral sobre las consecuencias de la acción que es, en palabras de Joanna de Angelis, “la más compleja y infeliz de las cosas que le puede suceder al ser humano”. Alfredito hizo hincapié en que el suicidio es una puerta falsa, y por tanto inútil, porque lo que el suicida en realidad desea no es acabar con su vida, sino acabar con el sufrimiento. Al suicidarse, sin embargo, el hombre únicamente destruye su cuerpo físico, no hace desaparecer el sufrimiento y, lo que es peor, pasa a padecer muchísimos más. El suicidio conduce al suicida a una serie de situaciones que le marcaran la existencia durante mucho tiempo. Relatos espirituales nos dan cuenta de que en la muerte natural los lazos que unen el cuerpo físico al cuerpo espiritual se van aflojando gradualmente. En el caso del suicidio, sin embargo, las ataduras que unen el cuerpo al espíritu están en pleno vigor y por esto el suicida muchas veces siente las impresiones del cuerpo físico que se pudre.

De forma extraordinariamente triste, el suicida revive el acto final de su vida continuamente, volviendo a padecerlo. Lo que es peor es que, unidos por las leyes de sintonía, muchos suicidas podrán sufrir las escenas de martirio de otros compañeros de desdicha. Alfredito nos relató las conmovedoras narrativas de espíritus que se entregaron al acto atroz del suicidio, pero también nos explicó que existen equipos de socorro que se dedican a rescatar hermanos y hermanas que salen de la vida por la puerta falsa del suicidio. Dios, en su misericordia, concede a los espíritus cuantas oportunidades necesiten para su regeneración. Claro está que el evitar el sufrimiento que nuestro mal uso del libre albedrío nos puede producir está en nuestras manos. Muchas otras cosas nos explicó Alfredito en este pedazo de conferencia, pero me quedo con una en especial: la causa del sufrimiento no está en las pruebas, sino en cómo las enfrentamos. La fe es el alimento espiritual que fortalece el alma y la pone en condiciones de enfrentar y soportar los embates de la existencia. Mientras que el materialismo puede conducir a la puerta falsa del suicidio, el espiritismo nos enseña a robustecer nuestra fe y a buscar en Aquel que nos aliviará a los fatigados y sobrecargados con Su amor. Aquí está la receta de Alfredito para evitar la puerta tras la cual solo hay desesperación y infelicidad: 1) vigilar los pensamientos ocupando la mente con lo bueno y lo bello; 2) ser optimista siempre; y 3) la oración.

En la tercera y última conferencia de la tarde, Pilar Dómenec nos presentó el tema “Mediumns y desarrollo de sus facultades”. Pilar llamó la atención para la importancia de la codificación espirita, ya que mediumns ha habido siempre. Allan Kardec, sin embargo, representa un antes y un después para la comprensión del fenómeno de la mediumnidad. Antes de Kardec, los mediumns eran considerados personas anormales, o bien tratados con reverencia como seres especiales o tratados como enfermos. Después de Kardec los mediumns pudieron comprenderse como personas normales, igual que sus coetáneos, poseedores de una disposición orgánica que no necesariamente implica el contacto con espíritus superiores. Pilar remarcó el hecho de que la facultad mediúmnica es independiete de la moral. Por las leyes de sintonía, el mediumn atrae los espíritus que le sean afines y repele aquellos con los que no comparte intereses y gustos. Para conectar con los trabajadores del bien, el mediumn debe actuar siempre y invariablemente:

• de forma desinteresada y no remunerada
• hacer uso de la razón y del sentido común, jamás abdicando del libre albedrío;
• evitar la rivalidad con otros mediumns, el orgullo y la vanidad
• jamás ponerse la medalla de misionero o salvador de los demás
• ser humilde y rehuir incondicionalmente al exhibicionismo.

Así es como los mediumns conseguirán desarrollar sus facultades para ponerlas al servicio del bien, de su propio progreso y del progreso colectivo. Pilar acabó afirmando que lo que distingue a un mediumn no es su mediumnidad, sino lo que hace con ella. Yo estoy de acuerdo.

Ya veis que fue una excursión muy provechosa. Además, en contra de los pronósticos pesimistas de Alfredito, el Barça ha hecho los deberes, así que todos encantados de la vida con el fin de semana de aprendizaje, fraternidad y alegría. Perdoneu, però algú ho havia de dir =)

Para acabar, fotos del Cottolengo Express. Os deseo una semana de mucha luz.

Cariños de la hermana menor,

Janaina



No hay comentarios:

Publicar un comentario