jueves, 1 de septiembre de 2011

Volvemos con energías renovadas


Querida familia CEADS,

Aquí estamos otra vez, con las energías renovadas, preparados para seguir aprendiendo de nuestra amada doctrina y, sobretodo, creciendo en la vivencia de las enseñanzas de Nuestro señor.

Este sábado nuestra querida monitora Andrea, una auténtica hormiguita del amor, conducirá el estudio del Evangelio, Capítulo XII - Amar a los enemigos. En la evangelización  infantil vamos a hablar de Dios: ¿qué es Dios? ¿Dónde está? ¿Hay más de uno? Seguro que será otro sábado de mucha armonía y fraternidad en nuestro humilde centro.

Nos vemos el sábado. Cariños de la hermana menor,

Janaina

(…)

Y para reflexionar…

ENEMIGOS

"Amad, pues a vuestros enemigos." —Jesús. (Lucas, 6:35.)

La afirmativa del Maestro Divino merece meditación en todas partes. Naturalmente que la recomendación, en cuanto al amor a los enemigos, pide análisis especial.
La multitud, en general, no traduce el verbo amar sino por las actividades de las caricias. Para que un hombre demuestre capacidad afectiva, ante los ojos vulgares, precisará movilizar inmenso caudal de palabras y actitudes tiernas, cuando sabemos que el amor puede resplandecer en el corazón de las criaturas sin ninguna exteriorización superficial. Porque el Padre nos confiera experiencias laboriosas y rudas, en la Tierra o en otros mundos, no le podemos atribuir cualquier negación de amor.
En el terreno a que se reporta el Amigo Divino, es justo nos detengamos en legitimas ponderaciones.
Donde hay lucha hay antagonismo, revelando la existencia de circunstancias con las cuales no sería lícito concordar tratándose del bien común. Cuando el Señor nos aconsejo amar a los enemigos, no exigió aplausos al que roba o destruye, deliberadamente, que auxiliáramos a los más crueles; no obstante, no con aprobación indebida y si con la disposición sincera y fraternal de ayudarles a erguirse para la senda divina, a través de la paciencia, del recurso reconstructivo o del trabajo restaurador. El Maestro, por encima de todo, se preocupó en preservarnos contra el veneno del odio, evitándonos la caída en disputas inferiores, inútiles o desastrosas
Ama, pues a los que se muestran contrarios a tu corazón, amparán-dolos fraternalmente con todas las posibilidades de socorro a tu alcance, convencido de que semejante medida te librara del calamitoso duelo del mal contra el mal.

Pan Nuestro por Emmanuel, psicografia de Francisco Xavier

1 comentario:

  1. ¡Nos vemos en CEADS, en el blog y en la revista! El año promete muchas novedades y agradecemos al Maestro la energía y al Padre la fuerza vital para seguir en la viña del amor, por que todo que es hecho con amor es MARAVILLOSO. Un besito.

    ResponderEliminar