domingo, 6 de noviembre de 2011

De la neurociencia al perdón, un fin de semana para recordar!

Hola familia de mi alma,

El viernes, como sabéis, nos visitó Joao Ascenso, explicándonos cómo la neurociencia actual empieza a confirmar hipótesis sobre el funcionamiento del cerebro elaboradas por un espíritu desencarnado y publicadas a través de la psicografía en 1947. 

En el Mundo Mayor, en el capítulo titulado la casa mental, Calderaro, instructor de André Luiz, cita los lóbulos frontales como siendo el área del cerebro más ligado a la espiritualidad superior, responsable de los sentimientos más nobles y elevados. La tesis de Calderaro, expuesta en el libro publicado en 1947, fue confirmada en 2006 por el neurocientífico Jorge Moll Neto y su grupo de colaboradores, entre los cuales se encuentra Joao Ascenso, estudiante de doctorado en neurociencia. El resumen de la conferencia os lo presentaremos en el próximo número de Visió Espírita, pero no puedo dejar de comentar que para los que han tenido la oportunidad de estar allí, ha sido ¡un auténtico subidón! Ver como la ciencia empieza a comprobar en la actualidad tesis elaboradas por espíritus desencarnados hace más de 50 años, cuando la neurociencia ni siquiera existía, renueva fuerzas para continuar difundiendo el espiritismo y fe en los enunciados de esta doctrina de luz. Taaaanto disfruté de la conferencia que solo recordé hacer fotos cuando ya nos ibamos todos... Sorry! Por las sonrisas veréis que realmente fue una tarde para recordar.

Pero esto no es todo. Ayer en clase tocaba clase del evangelio y una vez más el tema tratado fue el PERDÓN. ¿Quién no lo ha necesitado nunca? ¿Quién es capaz de olvidar las ofensas de verdad?

Jesús nos invita a perdonar 70 veces 7, es decir, siempre. Pero esta es una actitud sublime que hemos de esforzar para alcanzar. En la mayoría de las veces, para la mayoría de las personas, 1) perdonar es muy difícil; 2) reconocer la propia equivocación es aun más difícil; 3) juzgar a los demás es fácil y automático!
El odio es un sentimiento que nos acerca más a la animalidad. Los animales irracionales, cuando se sienten en peligro, reaccionan con ferocidad, los seres humanos deberíamos ser capaces de reflexionar sobre cada una de las situaciones, sofocar nuestros instintos de rabia y direccionar nuestra energía para el amor. Se nos olvida muy fácilmente que a menudo necesitamos ser perdonados también. Nos enseña el Evangelio que el perdón y el olvido deben caminar juntos. Hemos hablado sobre ello, sobre nuestra dificultad para olvidar las ofensas que recibimos. Olvidar, pensamos, no es lo mismo que no recordar, sino ser capaz de recordar sin odio. De hecho, nuestro querido Chico Xavier, cuando preguntado sobre qué es el odio, dijo, “No existe el odio, solo el amor que está enfermo”.

Cuidemos nuestra forma de amar para que no enferme nunca. Cultivemos el olvido de las ofensas en nuestros corazones. Es más, aprendamos a no ofendernos tan fácilmente y así ni siquiera habrá el qué perdonar. Ahora pienso en lo que podría ser una buena medida del progreso alcanzado en esta existencia: el ofensometro. ¿Queréis saber cómo funciona? Cuanto más daño creo que me han hecho, más necesito esforzarme para amar a mis amigos y enemigos, encarnados y desencarnados, conocidos y desconocidos. El hecho de que sienta que me ofenden a menudo es una clara señal de que tengo que trabajar más mi orgullo y mi egoísmo. Con esto no estoy diciendo que debemos dejarnos pisotear, pero hay que aprender a direccionar nuestra energía contra las situaciones de injusticia sin cultivar rencor o animosidad por las personas. Además, como nos ha explicado Joao, está cientificamente probado que sienta bien hacer el bien. ¿Por que posponerlo entonces?

Esperando que todos los corazones humanos abran finalmente sus ventanas a la luz del evangelio, trabajemos una semana más en la búsqueda de la sabiduría, la serenidad y del amor a toda la creación de Dios.
Cariños de la hermana menor,
Janaina

2 comentarios:

  1. Familia CEADS, fue encantador, sorprendente y animador la presencia de João en nuestro centro. Mejor aún haber pasado toda la tarde en su compañía, con charlas dignificantes y palabras de fuerza y esperanza. Todavía no tenemos los mensajes directos de la Espiritualidad (a través de reuniones mediúmnica) pero estamos siempre inspirados por el Superior para hacer el bien y sembrar el amor.
    La ciencia cada día encuentra más respuestas a las verdades dichas por los Espíritus...
    Lo que digo es: no temas y si estás preparado (o quiere prepararse) para este nuevo mundo solamente hay que amar y abrir los brazos a TODAS las palabras de nuestro querido Mentor.
    ¡Gracias a la Espiritualidad por la ayuda y esperamos ser dignos de esta confianza! Un beso a todos.

    ResponderEliminar