domingo, 18 de marzo de 2012

Los diferentes mundos y moradas espirituales

Hola familia CEADS en España y en el mundo,

Ayer, tal y cómo os había anunciado, fue día de conferencia en nuestro centro. Andrea Navarrete se dispuso a presentar la charla “Los diferentes mundos y moradas espirituales”, CEADS abrió sus puertas y la gente compareció. Fue una tarde de intercambio de informaciones muy interesantes, pero sobretodo de energía, esperanza y armonía.

Os hago un breve resumen de la charla, que fue a las vez rica en informaciones y amena. Andrea, que es espiritista desde la infancia, empezó explicándonos que desde niña tenía la inquietud por este tema. Se preguntaba cosas como, ¿Qué mundo es este dónde vivo? ¿Por qué vivo aquí? Os confieso que de niña no tenía yo preocupaciones tan elevadas, pero me imagino a la pequeña Andrea mirando las estrellas y preguntándose qué había ahí arriba.


Para empezar, Andrea aclaró la diferencia entre “mundos” y “moradas”. Los “mundos” son estancias donde los espíritus encarnan, mientras que las moradas gravitan alrededor de los diferentes mundos, sirviendo de estancias de los espíritus desencarnados. En ambas estancias, los espíritus se unen por la ley de afinidad. El pensamiento es la base de todas las realizaciones del espíritu. Los diferentes mundos están caracterizados por el nivel vibratorio de los seres que ahí encarnan, cuyas emanaciones determinan el tipo de moradas necesarias en la psicosfera de este mundo para el adelantamiento moral e intelectual de sus habitantes.

La doctrina espiritista nos ha permitido conocer algunas características de los diferentes tipos de mundos que existen en el universo. Son ellos:

  • Mundos primitivos o inferiores – Mundos destinados a las primeras encarnaciones del alma. En los mundos inferiores, la existencia es enteramente material, las pasiones imperan soberanamente, la vida moral es casi nula.
  • Mundos de expiaciones y pruebas – Mundos que sirven de escuelas del alma, donde encaran seres que necesitan experimentar el dolor y el sufrimiento como expiación de sus faltas pasadas. En estos mundos, suelen encarnar también espíritus de mayor luz, emisarios del bien y del amor para orientar la humanidad en su desarrollo moral e intelectual.
  • Mundos de regeneración – Son mundos de transición, donde el bien empieza a prevalece sobre el mal y la mayoría de los espíritus ya disponen de una conciencia despierta para la realidad espiritual.
  • Mundos felices - Mundos donde todos los espíritus conocen el bien y desean evolucionar para liberarse de sus imperfecciones. En dichas estancias, los seres ya no necesitan al dolor o al sufrimiento para aprender, puesto que procuran evolucionar voluntaria y constantemente.
  • Mundos celestes o divinos – Mundos donde el bien reina sin interferencia de las imperfecciones humanas.
Los espíritus nos dicen que la Tierra es un planeta de pruebas y expiaciones, cosa bastante fácil de comprobar con un rápido examen que realicemos de las condiciones de vida de gran parte de los habitantes de nuestro planeta. Sin embargo, igual que las personas evolucionamos, los mundos también evolucionan. De hecho hay informaciones del plan espiritual sobre el importante momento de transición planetaria que experimenta la Tierra actualmente, de planeta de pruebas y expiaciones a un planeta de regeneración. Sobre este tema, podéis leer la crónica de la conferencia de Divaldo Franco, publicada en Visión Espírita 11.

Andrea también nos contó que los diferentes mundos se interpenetran. Hay mundos más sutiles dentro de los más groseros. Si no los podemos ver, es que nuestros cuerpos físicos no disponen de las facultades necesarias para ello. Como dicen los espíritus, “es la ley que no debamos ver más de lo que podemos observar con provecho”.

Pasando ahora al tema de las moradas, cada mundo tendrá, en su psicosfera, las moradas donde residen los espíritus desencarnados en los intermedios que pasan en la espiritualidad. Tal y como ocurre con los mundos, cada espíritu desencarnado se ve atraído a la morada espiritual más acorde a su nivel vibratorio. Dicho nivel es el resultado de la calidad, frecuencia e intensidad de los pensamientos y emociones experimentados por el espíritu. Una vez más, la literatura mediúmnica nos ha permitido conocer algunas de las moradas que existen alrededor del planeta Tierra. La mayoría de las moradas conocidas se encuentran sobre la psicosfera de Brasil, donde el espiritismo está bastante más difundido que en Europa. Esta no parece ser la única razón. En la época de fundación de estas moradas espirituales, la psicosfera sudamericana se mostraba menos cargada que la del resto del planeta. Una razón podría ser la menor densidad poblacional; otra podría ser que las diferentes guerras y odios medievales sembraron en otras partes del mundo demasiado rencor. Fuera como fuere, el hecho es que aun hace falta ver florecer la luz del espiritismo en Europa para que el trabajo conjunto entre equipos de encarnados y desencarnados comprometidos de forma desinteresada con el progreso de la humanidad nos pueda ofrecer información sobre las moradas espirituales existentes en la psicosfera europea. Hasta la fecha, la literatura mediúmnica nos ha permitido conocer algunos tipos de moradas espirituales, entre ellas:

  • El abismo – Moradas habitadas por espíritus que han cometido los crímenes más bárbaros contra la ley divina. No son lugares totalmente desprovistos de luz, puesto que la misericordia de Dios llega a todos los rincones del universo. En estos parajes de dolor y sufrimiento, purgan sus faltas almas que necesitan encontrar el arrepentimiento por sus crímenes antes de empezar la jornada de expiación del daño que causaron.
  • Las tinieblas – Moradas habitadas por espíritus que se complacen en hacer el mal unos a otros. Como el abismo, en estas estancias prevalece el dolor y el sufrimiento.
  • La esfera terrestre – Habitada por espíritus que no tienen conciencia de su muerte o que se niegan a abandonar los vicios que conocieron en la carne, como el tabaco, las drogas y la bebida. Se unen a los encarnados con los que comparten adicciones, motivándoles a profundizar en ellas y causándole innumerables enfermedades de orden física y espiritual.
  • El umbral – Regiones cercanas a la corteza terrestre, habitadas por espíritus llenos de culpa y dolor.
  • Zonas de transición – Son como oasis en el desierto; suelen ser estancias de socorro a desencarnados donde se prestan los primeros auxilios a los espíritus rescatados de los valles de dolor y sufrimiento de todas las estancias anteriores.
  • Colonias Espirituales – Verdaderas ciudades erguidas en la espiritualidad, destinadas a tareas que varían desde la educación de los espíritus hasta la planificación encarnatoria de las almas.

Entre las colonias y casas conocidas, Andrea ha citado:

  • Nuestro Hogar – a la que conocemos con mayor nivel de detalles gracias al libro de mismo nombre, escrito por Chico Xavier.
  • Capo de Paz – mencionada en el bellísimo libro Los Mensajeros, destinada al socorro de espíritus desencarnados.
  • Casa Transitoria Fabiano – menicionada en el libro Obreros de la Vida Eterna.
  • Casa Redención – mencionada en el libro Más allá de la Muerte, de Divaldo Franco.
  • Siervos de Maria – mencionada en el libro Memorias de un Suicida, destinada al socorro a suicidas.

El estudio de Andrea choca por una realidad innegable: la mayoría abrumadora de instituciones espirituales que orbitan en la psicosfera de la Tierra se destinan al socorro y reeducación de los desencarnados. No es para menos… Con el nivel de conciencia espiritual de la población de nuestro planeta, lo que sorprendería sería que tuviéramos a escuelas del arte o de las ciencias. ¡Qué poquita cosa somos!, la verdad… pero bueno, la misericordia de Dios es infinita, contamos con la tolerancia y paciencia de la espiritualidad superior, la buena voluntad de cada vez más trabajadores del bien y el amor incondicional de Jesús. No hay tiempo para el desánimo, no nos lo podemos permitir. ¿Quién se puede dar al lujo de desanimar?

Andrea, te damos las gracias por el bellísimo trabajo y pedimos a Nuestro Maestro Mayor que te siga orientando. Que puedas seguir compartiendo más luz con tu esfuerzo y dedicación al bien. Para todos los demás, os dejo la pregunta final de la presentación de nuestra querida compañera: ¿Qué debemos hacer para ir a la morada que queremos? Da mucho qué pensar e ya me he extendido mucho por hoy. Con mi más verdadero deseo de que podamos contestar a esta pregunta y vivir en coherencia con la respuesta, me despido llena de esperanza en mi imperfecto corazón.

¡Cariños de la hermana menor!

8 comentarios:

  1. Andrea enhorabuena por la conferencia, muy bien explicada, se nota que lo ha hecho con mucho amor y sabiduría.
    Que sigas así siempre, gracias.
    Kèdima

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Kédima. Es el apoyo de todos que nos hace seguir estudiando y aprendiendo. Eres un sol!!

      Eliminar
  2. Querid@s blogueros del bien...estudiar este tema y presentCarlo a los hermanos de mi corazón no tiene precio!!
    contestando a la pregunta el grupo llego a la.conclusión que tenemos todas las herramientas para elegir nuestra morada espiritual: auto reforma, oración, meditación, pensamiento positivo, amar a ti mismo a través del.cuidado del cuerpo (morada del Espiritu) y amar al prójimo como a ti mismo con la practica de la caridad... ¿podéis imaginar sentir el subidón constante de la práctica de bien las 24 horas del día? Ah..pues yo si quiero e intentare utilizar todas las herramientas del carpintero del amor...gracias a la Espiritualidad y a Ceads por la oportunidad de servir...besitos

    ResponderEliminar
  3. ¡Muchas gracias Andrea!

    No sólo nos ofreciste esa información (o semillas) de todo corazón, lo cual se notaba en tu exposición, sino que se evidenció, y se agradece, el esfuerzo de síntesis que tuviste que realizar para hacernos llegar algo que tú has ido conociendo a lo largo de tantos años...

    Saludos a todos,

    David.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, David. Y esperamos verte más veces por el centro...un saludo.

      Eliminar
  4. ¡Hola! Estas conferencias no la colgáis en Youtube? Porque seria bueno para los que no podemos asistir en persona.. Que el Padre os ilumine.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De momento no grabamos porque los vídeos caseros no quedan muy bien y pueden quitar naturalidad al conferenciante. Pero nos lo replantearemos. Tomamos nota, amig@. Y que el Padre nos ilumine a todos!

      Eliminar
  5. Gracias, hermana mía, de todas maneras seria bueno si a largo plazo lo podéis hacer posible, pues estoy convencido que podría extender mas esta bella doctrina, como lo hacen algunos centros en Brasil.
    Que el Padre os ilumine.
    Jacob

    ResponderEliminar