domingo, 30 de septiembre de 2012

Evidencias científicas de la reencarnación

Hola familia, 

Ayer, como es de costumbre, hicimos una clase más del ESDE (Estudio Sistematizado de la Doctrina Espírita). La clase estaba dedicada a las evidencias científicas de la reencarnación y los monitores habíamos invitado, la semana anterior, a los compañeros que quisieran hacer aportaciones también. Entre las aportaciones de los compañeros y las que hemos podido aportar los monitores, las evidencias de la reencarnación proceden de los siguientes campos:


  1. Recuerdos de de las vidas pasadas – Investigadores serios como el célebre Dr. Ian Stevenson han ido a contrastar las informaciones ofrecidas por personas, en general niños, sobre vidas anteriores, siendo en algunos casos capaces de efectivamente comprobar informaciones de las que los informantes no serían capaces de conocer.
  2. Terapias de vidas pasadas – Utilizadas por profesionales serios y competentes, dichas terapias han puesto de manifiesto la posibilidad de acceso a archivos localizados en el inconsciente humano, con historias coherentes y completas referentes a otras encarnaciones de los pacientes.
  3. Neurobiología – Se ha demostrado que, cuando en transe hipnótico, diferentes pacientes acceden a registros de encarnaciones pasadas, activan una misma zona del cerebro. La existencia de esta zona cerebral y su activación es una evidencia para la continuidad de la existencia. El espíritu archiva sus experiencias anteriores, liberando a la personalidad únicamente el conocimiento necesario y útil a su presente encarnación.
Es importante observar que desde el punto de vista de la ciencia materialista, no existen pruebas de la reencarnación. Hablamos únicamente de evidencias. Por esta razón el Dr. Ian Stevenson es tan cauto en afirmar que sus investigaciones son casos que “hacen pensar” en la reencarnación. Desde el punto de vista del nuevo paradigma de la física cuántica, sin embargo, la reencarnación se puede plantear como la lógica de la vida misma.

"Cuando uno cae en la cuenta de que la energía no se crea ni se destruye, y que nuestra alma es energía y la fuerza vital es energía, uno tiene que considerar la posibilidad de la reencarnación. Si ningún otro tipo de energía se destruye, ¿Por qué nosotros no podemos continuar también cambiando y transformándonos? Reflexión de una participante anónima en un programa en que Oprah entrevista a Carol Bowman 
También está mal entendido el pensamiento muy extendido lo que la ciencia no reconoce en sus paradigmas oficiales es falso. Sin entrar a plantear la compleja dinámica de lucha de paradigmas científicos, busquemos entender una única cuestión fundamental de la ciencia: ésta avanza a base de confirmar hipótesis. Los científicos son hombres que se dedican a enunciar posibilidades en sus campos de conocimiento y a partir de ahí, buscan, según unos métodos compartidos en sus comunidades de investigación, formas de comprobar o rechazar la realidad de sus hipótesis. Una hipótesis que no puede ser comprobada o no ha sido puesta a prueba no es, por tanto, falsa. De ahí que, de momento, únicamente podamos hablar de “evidencias” de la reencarnación cuando nos limitamos a un paradigma científico oficial materialista.

Pese a que esperemos con ansiedad el día en que la ciencia oficial pueda finalmente producir las pruebas definitivas, los espíritas no lo necesitamos para conocer la realidad de la reencarnación porque la doctrina espírita es un manantial vivo de pruebas e informaciones acerca de la reencarnación. A continuación os pongo el texto que leímos y discutimos en clase, que contiene fragmentos de dos libros escritos por investigadores no espiritistas (ni tampoco espiritualistas).

Las investigaciones del Dr. Ian Stevenson, 
autor de Veinte casos que hacen pensar en la reencaranción

Su método - En el censo internacional de casos que hacen pensar en la reencarnación que estoy realizando, tengo recogidos cerca de seiscientos. Los veinte casos que se presentan en este volumen son una muestra representativa de los que he investigado personalmente. Los casos que dan mayores pruebas de la reencarnación suelen ser los espontáneos. El material suele aparecer fuera del laboratorio, bajo circunstancias en las que no se puede ejercer un control ni siquiera mediano. En el estudio de esos casos, he intentado seguir los métodos tradicionales de la ley, la historia y la investigación psíquica, recogiendo tantos testimonios como me era posible obtener y evidencias comprobatorias de los hechos narrados. En la ciencia e incluso en el laboratorio, no podemos prescindir de algún tipo de testimonio humano y lo que hay que hacer es comprobar y mejorar este testimonio en vez de descartarlo.

El Caso de Ravi Shankar - El 19 de enero de 1951, a Ashol Kumar, conocido como Munna, el hijo de seis años de Sri Jageshwar, un barbero del distrito de Chhipatti, en Kanauj, India, lo engañaron y lo asesinaron brutalmente, cortándole la cabeza. Munna era el único hijo de Sri Jageshwar y parece que el móvil del crimen fue el deseo de eliminar a su heredero para que uno de los asesinos (un familiar), pudiese recibir sus bienes. Uno de los presuntos asesinos inicialmente confesó el crimen de forma no oficial, pero luego no confirmó su confesión. El proceso se paralizó a falta de pruebas y ambos asesinos quedaron en libertad. Algunos años después, llegó a los oídos de Sri Jageshwar que un niño nacido en otro distrito de Kanauj en lulio de 1951 (seis meses después de la muerte de Munna) decía que era el hijo de Sri Jageshwar, el barbero. Pese a que su padre incluso le pegara para que dejara de decir cosas como estas, el niño que se llamaba Ravi Shankar explicaba a los familiares, vecinos y a su maestro detalles de “su” asesinato, diciendo quiénes eran los asesinos, el lugar del crimen y otras circunstancias de la vida de y la muerte de Munna. Cuando Sri Jageshwar oyó hablar de estas declaraciones, fue a casa de los padres de Javi Shankar para obtener toda la información posible. Inicialmente no pudo hablar con Javi, puesto que su padre temía perder su hijo que reclamaba con insistencia los juguetes que decía que tenía en la casa de su vida anterior. El padre de Javi tenía constantes discusiones con los vecinos, pidiendo que olvidasen el tema. El vecindario, que conocía toda la historia explicada por Javi, le confirmó al padre de Munna todo lo que él había oído. Más tarde, tras la muerte del padre de Javi, finalmente se produjo el encuentro. La madre de Javi testificó que el niño tenía en el cuello una marca lineal que se asemejaba a la herida de un cuchillo. Cuando Javi hablaba del asesinato de la vida anterior, demostraba tener miedo a su padre (que le había pegado para no hablar del tema) y a los asesinos de Munna. Por estos también experimentaba rabia, ya que expresó su intención de vengar el asesinato. Con los dados ofrecidos por Javi, Sri Jageshwar intentó reanudar los cargos legales contra los presuntos asesinos, lo que no fue posible, no se sabe si por el tiempo que había trascurrido o si porque las autoridades no quisieron tomar en cuenta el testimonio del niño. El Dr. Ian Stevenson volvió a reencontrarse con Javi en 1969, cuando éste tenía 18 años. Decía que había olvidado por completo los recuerdos de la vida anterior, pero que conocía los detalles principales de lo que había recordado por lo que oía contar a otras personas sobre sus recuerdos. Vió al padre de Munna en 1969 y estaba contento de haberlo visto. Por esta época, Javi había perdido todas las fobias que tenía de pequeño e ya no tenía ningún deseo de venganza contra los asesinos de Munna. 

Las investigaciones de Carol Bowman,
autora de Recuerdos de las vidas pasadas de los niños

Carol Bowman presentó la conferencia “Comprobaciones de la existencia y de la inmortalidad del Espíritu” en el 6º Congreso Espírita Mundial, en 2010, Valencia. A partir de sus investigaciones y de la literatura que revisa, Carol concluye que cualquier niño, en cualquier parte del mundo y cualesquiera sean la cultura y la religión de sus padres, puede tener un recuerdo de una vida pasada. La mayoría de esos recuerdos no ocasiona problemas. Son benignos y contribuyen a explicar el talento, el temperamento, las peculiaridades de la conducta de un niño.

Según Carol Bowman, cuando efectivamente los niños recuerdan vidas pasadas, dichos recuerdos tienen las siguientes características:

  1. Son típicamente experiencias que suceden a temprana edad; 
  2. Cuando hablan sobre vidas pasadas, los niños asumen un tono serio, para nada característico de su nivel intelectual;
  3. Muchas veces son capaces de reconocer a lugares, objetos y personas;
  4. Los niños presentan conocimiento que va más allá de su experiencia y hablan de cosas que no podrían saber a su edad; 
  5. Consistencia en los detalles de las historias explicadas en diferentes momentos; 
  6. Los niños tienen comportamientos y/o características físicas relacionadas a la experiencia relatada. 
Los recuerdos de las vidas pasadas de los niños pueden cambiar para siempre las creencias más arraigadas de los padres acerca de la vida y de la muerte. Porque al compartir con nosotros sus recuerdos, los niños pequeños nos enseñan lo que algunos adultos hemos olvidado: la vida continúa después de la muerte. Los recuerdos, ya sean benignos o traumáticos, brindan a los padres una oportunidad de ayudar a sus hijos. Carol Bowman presume que en algunas ocasiones lo único que los padres deben hacer es reconocer que el recuerdo es verdadero y no negarlo. Así, el recuerdo seguirá su curso.


El inconsciente, donde residen los recuerdos de vidas pasadas, es selectivo en cuanto a lo que libera a la conciencia: permitirá que la persona llegue tan lejos y profundo como lo necesite y no más. Los recuerdos de los niños no siempre tienen los mismos rasgos de los recuerdos de los adultos, algunas veces oscuros y sangrientos. Los recuerdos de los niños están más cerca de la superficie. Los niños no han vivido la cantidad de años ni tantas experiencias como para cubrir con capas y enterrar profundamente éstos recuerdos en el interior de sus personalidades. Los niños muy pequeños, sobretodo, no tienen capas adicionales de creencias y condicionamientos culturales que cubran sus recuerdos, obstruyan su comprensión y les lleve a creer que las vidas pasadas son imposibles.
......

También comentamos el trabajo del Dr. Hernani Guimaraes Andrade, incansable investigador espírita que impulsó en Brasil el abordaje científico de la reencarnación, dejando extensa obra, como se puede comprobar en su biografia.

Fue una reunión más de armonía y aprendizaje para todos. La reencarnación es una ley que nadie ignora, pese a que la personalidad por veces la rechace. Todos los seres de la creación han encarando demasiadas veces como para ignorar esta realidad. Pero la reencarnación también es a la vez un tema que nadie domina. Como lógica de la vida misma, ¿quién podrá algún día decir que conoce sus meandros y mecanismos? Somos todos viajeros en la luz, aprendices en la ciencia de la mente y del corazón. Busquemos armonizar estos dos dínamos de nuestra existencia para que el viaje nos lleve a todos a parajes de más paz.

Recibid los cariños de la que os ama sin saber hacerlo, 

Vuestra hermana menor

1 comentario:

  1. La Doctrina Espírita cada día de acerca más a la conquista de ciencia a través del amor, conocimiento, filosofía y fe.
    Lo más importante es cuidar el cuerpo para que pueda acoger el espíritu en progreso y ayudarlo a desarrollar las aptitudes psicológicas necesarias. Pero si este cuidado es torna demasiado no ayudamos el espíritu, más bien, desequilibramos su evolución.
    Otro tema importante respecto a los estudios científicos es el cuidado especial que tenemos que tener con las terapias a vidas pasadas. No debemos saber todo, no ahora. Aunque creo que la Espiritualidad ampara y protege los espíritus en evolución (nosotros) para que no sepan todo nuestro pasado, también hay que recordar que no pueden influenciar en nuestra decisiones. Si las Leyes Divinas hicieran con que "olvidemos" por ahora nuestro pasado delitivo es para nuestro bien. Llegará el tiempo que podamos aprender y vivier con nuestro pasado y la reencarnación será simplesmente una herramienta de purificación y no de prueba o expiación.
    ¡Paciencia! Y mucho trabajo en la siembra del Maestro de Amor.

    ResponderEliminar