domingo, 9 de junio de 2013

Fe, responsabilidad y servicio



Hola familia,

Ayer tuvimos la alegría de contar con la presencia de Hugo Martins que nos presentó el seminario “La obsesión y sus múltiples enfoques”. Como psiquiatra, Hugo tiene una riquísima experiencia en el análisis simultáneo de las cuestiones pertinentes al cuerpo físico desde la perspectiva de la medicina tradicional y de las cuestiones relacionadas al alma inmortal. La juventud de este médico espírita es signo de esperanza de que la clase médica pueda interesarse por la investigación de la psique como una inteligencia que sobrevive a la muerte del cuerpo físico, pese a que actualmente, como nos explicó Hugo, la mayoría de los neurólogos defina la mente como un producto de las secreciones cerebrales.

Hugo nos explicó que la obsesión guarda una estrecha relación con la psiquiatría, ya que todos los fenómenos obsesivos se establecen con base en la mente de los encarnados y desencarnados involucrados. Hizo hincapié en que, en cualquier caso, sea cual sea el tratamiento ofrecido por la casa espírita, es esencial hacerle al paciente entender que no debe sustituir el tratamiento de la medicina tradicional por el espiritual. Los dos tratamientos deben aliarse para conseguir un resultado óptimo para la salud integral del paciente.

Se suele definir la obsesión como la acción persistente de un espíritu malo sobre una persona, produciendo variados efectos negativos para su bien estar. Sin embargo, Hugo llamó insistentemente nuestra atención para la co-responsabilidad de ambos obsesado y obsesor. Como nos explica el Libro de los mediuns:
“Las imperfecciones morales del obsesado son, a menudo, un obstáculo para su libertad”. (…) Son ellas las que “dan lugar a los Espíritus obsesores y el medio más seguro de desembarazarse de ellos es el atraer a los buenos por la práctica del bien”. (Pregunta 252, cp. XXIII El Libro de los Mediuns)
Es más fácil culpabilizar al otro antes que indagar en la naturaleza intima de uno mismo, buscando la
raíz del proceso obsesivo y esforzándose por corregir los comportamientos que abren brechas a la acción de un espíritu obsesor. Tachar al espíritu obsesor como “malo” y clasificar al paciente como “víctima” denotaría una profunda ignorancia de las complejas relaciones que tristemente unen los seres en procesos obsesivos. El obsesor es también un enfermo mental y puede ser de dos tipos:
  • Obsesores que no tienen la intención de hacer el mal, como es el caso de desencarnados que, desequilibrados energética y psíquicamente, se vinculan a los encarnados, ignorando el daño que les pueden hacer. Hugo contó experiencias del equipo de desobsesión de su centro espírita. En uno de ellos, una joven cuyo padre había desencarnado veía como su salud empeoraba sin causa aparente. En el centro espírita se pudo comprobar que el padre, muy celoso y super-protector, se había vinculado a la joven, tal vez con la intención de protegerla, pero en realidad sus emociones desequilibradas repercutían negativamente en la hija. El trabajo del equipo mediúmnico consistió en elucidar al padre sobre la necesidad de que siguiera con su vida en el plano espiritual, dejando que la hija hiciera sus propias decisiones. Es una tarea morosa, que requiere paciencia y tolerancia por las imperfecciones de los demás.
  • Obsesores que actúan intencionalmente por venganza u otros intereses inferiores. Hugo explicó un caso de obsesión a un niño que escuchaba voces y tenía comportamiento extremamente agresivo. Con el tratamiento espiritual se constató que había matado a uno de sus perseguidores espirituales en encarnación anterior. Durante una reunión mediúmnica, comparecieron el obsesor y el espíritu de su madre, que pudo auxiliar su hijo en el abandono de sus planes de venganza. El ambiente de oración y paz en el que se realizan las reuniones mediúmicas ancladas en los principios de la Doctrina de los Espíritus, favorece el acercamiento de espíritus bienhechores que se interesan por la suerte de todos los involucrados en un proceso obsesivo, con imparcialidad y amor para todas las partes.

La palabra obsesión es un término genérico. Sus principales variedades son: la obsesión simple, la fascinación y la subyugación. En la obsesión simple el obsesor influencia al obsesado y éste está, en función de la franja mental en la que se movimiento, vulnerable y receptivo a ésta influencia. En la fascinación el obsesor es capaz de anestesiar la capacidad de razonamiento del obsesado, que puede empezar a creerse mejor que los demás y verse cómo alguien envidiado y perseguido por los compañeros que intenten hacerle caer en razón. En la subyugación se paraliza la voluntad del obsesado, que pasa a ser comandado por obsesor. Innúmeros casos de suicidio e incluso de marginalidad se encuadran en esta clase de obsesión con tristes resultados para la supuesta víctima y también para su verdugo.

Hugo nos explicó que los procesos obsesivos tienen tres fases:

  • En una fase inicial, el obsesor busca su víctima. Pueden pasarse muchos años, décadas y siglos hasta que un desafecto del pasado encuentre a su verdugo, ya reencarnado. Durante todo este tiempo, el obsesor padece el desequilibrio psíquico agravado por la ignorancia de las leyes cósmicas de amor. Esto es lo que le mueve a hacer justicia con por sus propios recursos. 
  • En una segunda fase, se establece la conexión entre el obsesor y el obsesado. El obsesor busca brechas por dónde empezar su venganza analizando los hábitos de su supuesta víctima: si hay tendencias al consumo del alcohol, lo intensifica; si hay propensión al uso de drogas, lo utiliza; si identifica una visión poco elevada del sexo, actúa en el desequilibrio de su práctica; si encuentra tendencias a la depresión, lo profundiza; si ve debilidades morales como el orgullo, la vanidad o el egoísmo, las utiliza para provocar situaciones desfavorables para el obsesado. En definitiva, en la fase de conexión, el obsesor elabora y pone en marcha un plan de acción que parte de los puntos débiles del obsesado con el único objetivo de conseguir su venganza. 
  • La tercera fase es la de pleno desarrollo de plan del obsesor. Si no lucha contra sus imperfecciones morales o sus vicios, el obsesado pasa a estar cada vez más vulnerable a la actuación del obsesor. Cuanto antes el obsesdo empiece la resistencia a las influencias negativas, más pronto podrá liberarse de sus efectos.
La obsesión, por lo tanto, es un proceso que se instala gradualmente. Su tratamiento evidentemente es un proceso a largo plazo, que requiere una gran disciplina y fuerza de voluntad del paciente. Sólo un firme deseo de liberarse de un proceso obsesivo puede abrir el camino para la actuación de un equipo de desobsesión amparado por espíritus amigos.

También es importante considerar los tipos de obsesión:
  • Encarnado a encarnado – Este es el caso, por ejemplo, de los maridos machistas que coartan la libertad de sus mujeres, incluso llegando a extremos de violencia y asesinato; de los padres super-protectores que impiden el desarrollo psíquico de sus hijos, educándoles para la dependencia; de las amistades que inducen al consumo de drogas u otros comportamientos nocivos a la salud integral del ser; personas que minan la energía de los demás. 
  •  Espíritu a espíritu – Lo mismo descrito anteriormente, pero el proceso obsesivo se da en el plano espiritual. Cundo espíritus con facultades intelectuales elevadas se dedican a la obsesión, pueden utilizar variados recursos, como la hipnosis, técnicas y equipos que utilizan para paralizar la voluntad de los espíritus obsesados. 
  •  Encarnado a espíritu – Ocurre, por ejemplo, cuando, tras la pérdida de un ser querido, una persona sufre con desesperación. Su pensamiento invoca constantemente la presencia del desencarnado que dice amar y sus emociones desequilibradas hacen daño al espíritu, aun que no sea la intención del encarando. 
  •  Espíritu a encarando – Esta es la clase más estudiada en la literatura espírita. Libros como Desobsesión, Obsesión y Desobsesión, La obsesión, el pase, el adoctrinamento, Mediumnidad y Obsesión, lo exploran en profundidad. 
  •  Obsesión mutua – Ocurre cuando entre el obsesor y el obsesado existe una verdadera simbiosis, una comunión de intereses inferiores, de inclinación a los vicios de debilidades morales. 
  •  Auto-obsesión – Es el tipo más común, pero pocos lo admiten. El hombre es, no raro, autor de su propia tragedia. Personas que tienen que tener problemas para sentirse escuchadas, que buscan recibir atención haciéndose las víctimas del destino viven procesos auto-obsesivos.

La obsesión es un fenómeno extremamente complejo. Cada caso es único y nadie está a salvo de vivir situaciones en este campo. No por otra razón dijo Jesús, ¡orad y vigilad! La oración sincera, que busca establecer un verdadero vínculo con la fuente de amor cósmica universal, es el método más seguro de atraer a los seres de luz. La práctica de la caridad y la observancia de una vida sana y moralmente elevada son los únicos salvo-conductos capaces de protegernos de nuestro pasado, que vuelve cobrándonos las deudas que todos tenemos para con la vida. Hugo quería que nos quedáramos con un mensaje muy sencillo y claro al final del seminario: la reforma interior, guiada por los principios del evangelio de Jesús, son la mejor profilaxis contra la obsesión. 


Por último, no puedo dejar de pensar en la responsabilidad indescriptible de los trabajadores espíritas que son voluntarios en tareas mediúmnicas de toda clase, y de la desobsesión en particular. ¿Quién tendrá autoridad moral para instruir a un obsesor sobre la necesidad de perdonar a su verdugo si no ha sido capaz de perdonar a un familiar o a un compañero de ideal? ¿Dónde la atmosfera psíquica y emocional segura para realizar trabajos que exigen la presencia del amor incondicional? ¿Cuándo estaremos preparados para emprender labores que demandan rectitud moral, una vida sana en el sentido integral del ser y un firme compromiso con los valores emanados por la fuente cósmica de justicia y misericordia? Como en CEADS nuestro equipo mediúmnico da sus primeros pasos tras largos años de formación, no puedo dejar de pedir a Dios por estos compañeros, suplicando a la espiritualidad que nos fortalezca a todos en el amparo a esta actividad más que nuestra casa se prepara para realizar. Y extiendo este pedido por todos los equipos mediúmnicos que trabajan bajo la bandera del espiritismo: “Fuera de la caridad no hay salvación”. Amigos: fe, responsabilidad y servicio.

Cariños de la hermana menor

PS. ¡Felicidades y gracias al equipo del catering, que una vez más completó la tarde de aprendizaje con una deliciosa merienda preparada con mucho amor!

 

7 comentarios:

  1. Extraordinaria conferencia!! pude aclarar muchas cosas... me quedó una duda sobre lo que ocurre mientras dormimos... Hugo nos dijo que durante el sueño somos atacados y estamos más desprotegidos...supongo que es porque todos salimos al astral consciente e inconscientemente..., me gustaría saber si, estos ataques son al cuerpo astral o sobre el cuerpo físico?? alguien me puede responder?? Muchísimas gracias a Ceads y adelante con la tarea!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Carmen¡¡

      Durante las horas de reposo físico el Espíritu se desprende parcialmente de él y entra en contacto con el plano espiritual y sus habitantes, según sus inquietudes, sus tendencias, sus pensamientos sus deseos etc etc etc. Allí está sujeto a la influencias espirituales de una manera más clara, tanto si éstas son positivas o negativas.

      Efectivamente, el cuerpo físico hace las veces de "caparazón o de coraza" que puede impedir o dificultar "esos ataques".

      Cuando el Espíritu, en esas horas de sueño, está en el plano espiritual, lo hace revestido de su periespíritu (lo que tú llamas cuerpo astral.

      Esos ataques son directamente sobre el Espíritu y su periespíritu pero, como el periespíritu está unido molécula a molécula al cuerpo físico, inevitablemente se reflejan y repercuten en este cuerpo físico.

      Espero que te sirva de ayuda y aclaración.

      Carmen, gracias por compartir parte de tu tiempo con Ceads.

      Eliminar
  2. Holaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa¡¡

    Una conferencia sencilla y clara sobre los temas básicos y fundamentales que abarca la obsesión espiritual, con la fortuna de que Hugo es neurólogo y psiquiatra, lo que le permite aunar resultados y conocimientos.

    La conferencia, indudablemente, se vio enriquecida por los ejemplos y testimonios reales que Hugo y su equipo han tratado en su consulta y en el Centro Espirita.

    Una tarde muy agradable.
    ¡Gracias, Hugo, por tu trabajo y por las palabras hacia Ceads¡.

    ResponderEliminar
  3. Hola Carmen, creo que va por ahí: una influenciación que es sólo una "tentación" cuando estemos despiertos se puede convertir en un impulso casi irresitible cuando no esté el cuerpo denso para frenar las ondas del pensamiento. El cuerpo físico sería como un colchón que amortigua las ondas que nos llegan a la mente. Así entiendo que el "ataque" sería al cuerpo astral, pero con consecuencias para el cuerpo físico. No sé si los demás compañeros están de acuerdo...

    ResponderEliminar
  4. ok, entiendo... gracias por comentar anónimo y Janaina, me habéis aclarado bastante!! voy a ir un poquito más allá...
    puede el cuerpo físico tener un ataque directo por un espíritu sin que sea de periespiritu a periespiritu y sin estar dormidos necesariamente?? de donde parte la "tentación"... del encarnado o desencarnado?? no sé si me explico...

    ResponderEliminar
  5. Hola, Carmen¡¡

    Como muy bien comentó Hugo Martins, la obsesión se produce siempre de mente a mente y de periespíritu a periespíritu. Los Espíritus no pueden actuar directamente sobre la materia, necesitan siempre de este intermediario que es el periespíritu o los fluidos.

    Como te dijimos ayer, el cuerpo, a veces, puede dificultar las acciones del Espíritu obsesor, pero una persona, evidentemente, puede ser (y de hecho lo es)
    "atacada" en su vida diaria, cuando está despierta e "integrada" completamente en su cuerpo físico.

    La influencia espiritual negativa es posible siempre por las imperfecciones morales que tenemos, que dan acceso a los espíritus obsesores.

    Cada uno de nosotros es tentado exteriormente, tan sólo, por aquellas tentaciones que ya alimentamos dentro de nosotros mismos.

    Esperamos que estos comentarios te aclaren tus dudas.

    Un saludo, Carmen.

    ResponderEliminar
  6. aclarado del todo, creo...!! jeje
    estoy muy verde todavía... y tengo mucho que aprender y entender de como funciona realmente todo esto, aunque en algunas cosas tenga mis dudas... ya tendremos ocasión de seguir compartiendo.
    Gracias de nuevo por la respuesta y por la paciencia!!

    Un abrazo

    ResponderEliminar