domingo, 3 de noviembre de 2013

Te lo cuento en un folio

Buenas tardes a tod@s,

Ayer en CEADS hemos estudiado el Evangelio según el Espiritismo y nos tocaba reflexionar sobre la Utilidad de las riquezas, empleo de la fortuna y desprendimiento de los bienes terrestres.

Para la dinámica usamos una técnica que se llama "Te lo cuento en un folio", donde la intensión es montar un folio (en este caso una cartulina) que plasme las ideas principales del texto que hayan leído, haciendo que el aprendizaje sea más divertido y práctico. También incentiva la participación de todos en el proceso creativo.

De esta manera, el folio que explicaba la clase decía:



Que la clase de esta tarde sería para seres pensantes y que deberíamos contar en un folio, usando los recortes, pintura, rotuladores, pegamento, cartulina, etc., lo que el grupo estudiaría, usando las premisas:
1) Relax: disfrutar del proceso creativo de aprendizaje. 2) Lectura del texto y reflexión sobre las preguntas y respuestas planteadas. 3) Montar el folio del grupo y eligir un representante para explicarlo. Todo dentro del tiempo estipulado de 30 minutos.

Una vez separamos en dos grupos, distribuimos los textos y material para la confección del folio.

Un grupo tenía el siguiente texto:


Empleo de la fortuna (ítems 11, 12 y 13)

“(…) La beneficencia sólo es un modo de emplear la fortuna; consuela la miseria actual, apacigua el hambre, guarda del frío y da un asilo a aquél que no lo tiene; pero un deber también imperioso y meritorio consiste en precaver la miseria; ésta es, sobre todo, la misión de las grandes fortunas, por los trabajos de todas clases que pueden hacer ejecutar, y aun cuando redundase en su provecho legítimo, no existiría menos el bien porque el trabajo desarrolla la inteligencia y eleva la dignidad del hombre, siempre ávido de poder decir que gana el pan que come, mientras que la limosna humilla y degrada.”

Desprendimiento de los bienes terrestres (ítems 14 y 15)

“(…) Despilfarrar su fortuna no es el desprendimiento de los bienes terrestres, sino el descuido y la indiferencia; el hombre depositario de esos bienes no tiene más derecho de disiparlos que de emplearlos en su solo provecho; la prodigalidad no es la generosidad, sino muchas veces una forma del egoísmo; tal habrá que eche el oro a manos llenas para satisfacer su capricho, y no daría un escudo para hacer un servicio.”

“(…) El Señor no ordena que uno se despoje de lo que posee para reducirse a una mendicidad voluntaria porque entonces vendría a ser una carga para la sociedad; obrar de este modo sería comprender mal el desprendimiento de los bienes terrestres; es un egoísmo por otro estilo, porque es descargarse de la responsabilidad que la fortuna hace pesar sobre el que la posee.”

Y confeccionarán el precioso folio:


El equipo "enseña a pescar" expresó sus ideas en base que se puede ayudar a los más necesitados con la limosna pero lo que lo más importante es aplicar la fortuna con la oferta de empleo, enseñando al hombre que es capaz de conseguir lo que quiere a través de su propio esfuerzo. La beneficencia puede generar cierta "pereza" y comodidad, lo que es contrario a la ley de progreso.
Usando la fortuna sin egoísmo podemos alcanzar la meta tan esperado por todos: la desaparición de la miseria.
Es importante saber usar el dinero que tienes, con desprendimiento pero sin prodigalidad. Empezaremos con donar lo que nos sobra para que un día podamos donar lo que nos haría falta. 
Son los pasos para la evolución moral de todos los seres.



En otro grupo tenía el siguiente texto para estudio:

Utilidad providencial de la fortuna (ítem 7)

“(…) La riqueza es, sin duda, una prueba muy resbaladiza, más peligrosa que la miseria por sus consecuencias, por las tentaciones que da, y la fascinación que ejerce, es el supremo excitante del orgullo, del egoísmo y de la vida sensual; es el lazo más poderoso que une al hombre a la tierra y que desvía sus pensamientos del Cielo; produce tal vértigo, que se ve muchas veces que el que pasa de la miseria a la fortuna olvida muy pronto su primera posición a los que le han protegido y a los que le han ayudado, y se vuelve insensible, egoísta y vano.”

“En efecto, el hombre tiene por misión trabajar para la mejora material del globo; debe desmontarlo, sanearlo y disponerlo para que un día reciba toda la población que corresponde a su extensión; para alimentar a esa población que crece sin cesar, es preciso aumentar la producción; si la producción de una comarca es insuficiente; es necesario buscarla más lejos. Por esto mismo las relaciones de pueblo a pueblo se hacen necesarias, y para hacerlas más fáciles, es menester destruir los obstáculos materiales que los separan y hacer las comunicaciones más rápidas. Para los trabajos que son obra de los siglos, el hombre ha tenido que sacar los materiales hasta de las entrañas de la tierra; ha buscado en la ciencia los medios de ejecutarlos con más seguridad y con más rapidez; pero para llevarlos a cabo, le son necesarios los recursos. La necesidad le ha hecho crear la riqueza, como le ha hecho descubrir la ciencia. La actividad indispensable para estos mismos trabajos aumenta y desarrolla su inteligencia, y esta inteligencia, que al principio se concentra en la satisfacción de sus necesidades materiales, le ayudará más tarde a comprender las grandes verdades morales. Siendo la riqueza el primer medio de ejecución, sin ella no habría grandes trabajos, no habría actividad, no habría estimulante, no habría descubrimientos. Con razón, pues, está considerada como un elemento del progreso.”

Y el grupo confeccionó el guapísimo folio doble:


La conclusión de grupo "Plan perfecto" fue que el uso de las riquezas está directamente ligado al uso del libre albedrío. 

Si la usamos de manera consciente, con compasión, haciendo uso de las enseñanzas del Maestro en pro de una planeta más sostenible, una medicina más responsable, una ciencia más orientada al ser integral, encontraremos la riqueza moral y espiritual tan deseada. Por siempre procuraremos donar o hacer el máximo para que todo sea equitativo. 
Pero si usamos esta riqueza de una manera egoísta de cara al consumismo, con uso indebido de los medios de comunicación y tecnología, con una medicina y una ciencia sin limites morales y éticos encontraremos una miseria espiritual mayor que la propia miseria física que ya encontramos en nuestro planeta.

Después de estas preciosas explicaciones, finalizamos la clase con la reflexión de un compañero sobre el pasaje bíblico  "el que bebiere del agua que yo lo daré, no tendrá sed jamás" (Juan 4: 1-26). 

Jesús quería decir que si bebiéramos del agua de la caridad, haciendo de su práctica el amar al prójimo como a uno mismo, jamás pasaremos necesidad, aunque para muchos sería una necesidad material para otros sería entender que los bienes terrestres son solamente herramientas de aprendizaje. Que nuestra sed sea de amor, compasión y fraternidad pues no necesita de nada que nos ofrece los bienes materiales, será apaciguada con las enseñanzas del Maestro y de los Espíritus Guías de nuestro planeta, a través de las aplicación de las leyes naturales divinas.

Por ahora, seguimos aprendiendo de sus palabras, pasado más de dos mil años todavía son tan presentes y avanzadas para nuestro entendimiento de niño en este relámpago de existencia.

Os deseo una buena semana y que sepamos usar de manera consciente todos los dones que el Creador nos sede para nuestro progreso.


Un fraternal saludo,

Andrea Campos

No hay comentarios:

Publicar un comentario