domingo, 20 de julio de 2014

“Fluidoterapia Espírita” explicada

Hola familia,

ayer Andrea Campos nos hizo una instructiva conferencia titulada “Fluidoterapia Espírita”. Nos aclaró que la fluidoterápia no es un término espírita, sino que proviene de la medicina, donde corresponde a un tratamiento utilizado para reponer la perdida de fluidos esenciales del cuerpo físico, tales como, agua, sal, azúcar, etc. En los centros espíritas, la fluidoterapia cobra una dimensión ampliada con la perspectiva espiritual. Por esto es un tratamiento integral a través de donaciones de fluidos bio-psico-energéticos. En el Espiritismo, la fluidoterapia es un tratamiento integral de reposición de energías VITALES para la superviviencia del cuerpo físico, metal y espiritual. Utilizamos dos técnicas principalmente: El pase espírita y el agua magnetizado.


Andrea nos contó que la imposición de manos nació en las civilizaciones antiguas, como un ritual de las creencias primitivas. También encontramos relatos de las tribus indígenas aborígenes de Australia, los Kung de Kalahari y en el Antiguo Egipto que utilizaban la manipulación energética en el templo de la diosa Isis. La mitología griega cuenta que Esculapio no solo recupero al enfermo moribundo con su “buena mano” sino que también hizo revivir al muerto. Las bendiciones fueran las primeras manifestaciones de la imposición de manos en la edad Media y encontramos este tipo de técnica en todas las religiones o creencias.

El ejemplo más perfecto de terapeuta por manipulación fluido-magnética es el de Jesús  y las curaciones que realizó descritas en los evangelios. Tenemos que entender que él no curaba exactamente con las manos pero si con la fuerza de su pensamiento y desarrollo moral-espiritual. 

Andrea explicó que entre el cuerpo físico y el cuerpo espiritual, está el doble estérico, también conocido como Cuerpo vital.  El doble etérico es el cuerpo magnético que une el cuerpo físico al cuerpo periespiritual. Es como un filtro conversor del fluido vital a fluidos físicos, un reservatorio de energía vital. E responsable por la vitalización magnética del cuerpo físico y del funcionamiento de sus órganos. Convierte la energía recibida del Fluido Cósmico por el periespíritu en energía animalizada para ser utilizada en las funciones del cuerpo físico.El doble etérico también actúa como protector del periepíritu, como un muro de protección del periespíritu respecto a las reacciones energéticas de las emociones y sentimientos descontrolados que afectan el cuerpo físico. Nuestro cerebro físico no es capaz de entender todos los mensajes del cuerpo físico por ese motivo el doble etérico protege el cuerpo espiritual de algunos males innecesarios. Por ser un cuerpo magnético emite ondas magnéticas y algunas personas pueden ver este campo en diversos colores, a el damos el nombre de halo vital (para los espiritualistas Aura por su forma ovalada alrededor de su cuerpo físico). El cuerpo etérico es el que provee el ectoplasma,  tipo de fluido que emanan algunas personas o espíritus para la materialización. Este cuerpo deja que existir con la muerte del cuerpo físico puesto que sus funciones magnéticas cesan con la falta de materia física para trabajar.

Andrea también nos explicó que los centros de fuerza tienen también gran importancia para la absorción de los fluidos durante los pases. Por esto nos recordó las funciones de los principales centros en el cuerpo humano:
  1. Centro Coronario - instalado en la región central del cerebro. Recibe en primer lugar los estímulos del Espíritu, comandando a los demás centros de fuerza y vibrando con ellos de manera interdependiente. Del centro coronario, emanan las energías de sostenimiento del sistema nervioso y sus subdivisiones. Es el gran asimilador de los rayos de la Espiritualidad Superior y proveedor de todos los recursos electromagnéticos indispensables para la estabilidad orgánica;
  2. Centro Cerebral - contiguo al centro coronario, ordena las percepciones, que, en el cuerpo físico, constituyen la visión, la audición, el tacto y la red de procesos de la inteligencia con relación a la palabra, a la cultura, al arte, al saber. En el centro cerebral, poseemos el comando del núcleo endocrínico, referente a los poderes psíquicos;
  3. Centro Laríngeo - preside los fenómenos vocales, incluso las actividades del timo, de las tiroides y de las paratiroides, así como la respiración;
  4. Centro Cardiaco - sustenta los servicios de la emoción y del equilibrio general; 
  5. Centro Esplénico - está situado en la región del bazo en el cuerpo físico. Regula la distribución y la circulación adecuada de los recursos vitales;
  6. Centro Gástrico - responsable de la digestión y absorción de los alimentos en nuestra organización;
  7. Centro Genésico - donde se localiza el santuario del sexo. Guía la reproducción y el establecimiento de estímulos creadores en el campo del trabajo, de la asociación y de la realización entre las almas.

Los principios fundamentales para la transmisión de energías a través de los pases se basan en el fenómeno magnético que gobierna la atracción de los elementos fluídicos entre las criaturas, soporte de la ley de sintonía.  Pero esta bioenergía aplicada de manera aislada no tendrá los efectos deseados sino no añadimos dos ingredientes primordiales: el amor y la fe. Tanto el pasista (persona que dona fluidos) y el paciente (persona que recibe los fluidos) deben participar activamente del proceso a través de la auto-reforma de mejoramiento y control de las emociones y actitudes.

EL ELEMENTO CENTRAL EN LOS PASES ES, PUES, LA CONFIANZA, 
tanto del pasista como del paciente.


La confianza presupone fe, que sólo es inquebrantable si puede mirar frente a frente a la razón.

Además de no tocar al paciente, se recomienda a los pasistas, por ejemplo, evitar cualquier tipo de exhibicionismo, tales como: gesticulación excesiva, ruidos, respiración jadeante, bostezos y ostentaciones, así como prestar orientación mediúmnica durante la aplicación de los pases: “La práctica del pase no necesita ningún recurso espectacular”. Además, las técnicas no deben ser utilizadas como forma de mecanizar y ritualizar los pases. Lo fundamental es que los movimientos realizados por el pasista, durante la aplicación de los pases, estén dirigidos por su pensamiento y voluntad, apoyados en la oración fervorosa con el firme propósito de auxiliar al paciente, que se debe mantener receptivo y con confianza.

Nunca es demasiado recordar que la fluidoterapia espírita no sustituye en ningún caso a los tratamientos tradicionales, sino que es una forma complementaria de establecer armonía entre cuerpo, mente y espírito. Sabemos que no tenemos únicamente un cuerpo físico; además tenemos un periestírito, el doble estérico, un cuerpo mental, entre otros. Cuidar al cuerpo físico y desatender a todo lo demás es poco eficiente para subsanar los problemas de salud que podamos tener. La Organización Mundial de la Salud define la salud como un “completo bienestar físico, mental y social, y no solo la ausencia de molestias o enfermedades.” Hipócrates, 460 a.C. ya la definía como “un estado en el cual un individuo está en armonía consigo mismo y con el entorno.” En ambas definiciones parece quedar claro que atender al cuerpo físico sin poner atención a la existencia integral del ser es como mínimo una equivocación, o más aún, una negligencia.
Ya nos decía Kardec en Obras Póstumas:
“En el conocimiento del periespíritu está la solución de numerosos problemas hasta hoy sin respuesta. Cuando las ciencias médicas tengan en cuenta el elemento espiritual en la economía del ser, habrán dado un gran paso y horizontes enteramente nuevos se les patentarán.”Allan Kardec, Obras Póstumas
Andrea nos explicó que la terapia a través de los pases espíritas y del agua magnetizado es beneficioso al organismo, aunque no puede parar o disminuir algunas enfermedades generadas por los rescates,  enfermedades crónicas o degenerativas, pero facilitará la acción medicamentosa y el equilibrio psicosomático. Cada uno de nosotros tiene unas pruebas y expiaciones a las que debemos enfrentarnos en nuestras existencias físicas. Sin duda, es posible suavizar estas pruebas si cultivamos buenos pensamientos, educamos nuestras emociones y mantenemos una actitud de conexión a la espiritualidad superior a través de la oración.

Gracias, Andrea, por compartir este estudio con nosotros. Seguimos aprendiendo y educando nuestros corazones y nuestras mentes, buscando la armonía integral.

Cariños de la hermana menor



No hay comentarios:

Publicar un comentario