domingo, 18 de enero de 2015

Nuestro sentido de la mediumnidad

Muy buenas tardes.

Ayer Elaine nos brindó con una preciosa conferencia sobre el funcionamiento orgánico de la mediumnidad. Tema difícil de explicar por su carácter tan médico y científico pero supo usar palabras y explicaciones sencillas para que todos podamos entender este precioso y natural sentido del ser humano.
Su charla está basada en el libro "Mecanismos de la Mediumnidad", del espíritu André Luiz, psicografíado por Chico Xavier. Este libro es parte de la colección "En el mundo espiritual" compuesto por 13 libros secuenciales: Nuestro hogar, Los mensajeros, Los misioneros de la luz, Obreros de la vida eterna, En el Mundo Mayor, Liberación, Entre la Tierra y el Cielo, En los dominios de la mediumnidad, Acción y reacción, Evolución en dos mundos, Mecanismos de la Mediumnidad, Sexo y destino y finaliza con el libro Y la vida continua.
Primeramente tenemos que entender que la mediumnidad (sexto sentido, doble vista, etc) es una función orgánica, intrínseca del ser humano, que no se puede quitar, pero si puede ser educada a igual que educamos nuestras palabras o sentimientos.
A igual que los demás sentidos del cuerpo humanos, la mediumidad puede estar más o menos desarrollada, dependerá de la individualidad y tareas que cada ser tenga que cumplir en su vida material en la Tierra.



Independiente del tipo o intensidad que percibimos el mundo espiritual a través del sentido de la mediumnidad, el proceso como se lleva cabo este mecanismo es exactamente igual en nosotros, igual como el funcionamiento del sentido de la visión (o la falta de el): necesitamos los ojos físicos, que funcionan según sus reglas, pero algunos ven mejor que otros, más o menos, etc.
Para entender este mecanismo tenemos que comprender que el ser humano posee más que el cuerpo físico, este hecho de carbono, piel, carne y sangre.
El ser humano posee principalmente cuatro cuerpos: físico, doble etérico, periespiritual y cuerpo mental, además del espíritu, inteligencia eterna. En cada uno de esos cuerpos vibran moléculas cargadas de energía que responden a las vibraciones captadas externamente dependiendo de su composición.
Hay que entender, antes de todo, que la comunicación de un espíritu con un ser humano encarnado se da a través de sus cuerpos espirituales, conocido por periespíritu, utilizando el centro de fuerza coronario como puerta de entrada. El espíritu comunicante "se enchufa" en el centro coronario del periespíritu del médium, que recibe la información, la procesa en su cerebro físico y lo comunica a través del habla, escrita, pintura, etc.
A igual que el propio planeta Tierra que también vibra por motivo de las fuerzas electromagnéticas, y todas esa energía que vibra crea ondas, agitación. Conocemos las ondas sonoras, eléctricas, caloríficas, luminosas, etc. Resumiendo toda la creación vibra y emite ondas, y esas ondas son captadas por toda la creación de alguna manera.
Si todo que vibra genera una onda que podemos detectar, podemos decir que el pensamiento también es una forma de emitir ondas, por que cuando pensamos todas nuestras moléculas se agitan, emitiendo energía, y a su vez ondas.
Por lo que si emitimos buenos pensamientos nuestras ondas de sublimes podrán ser captadas por todas aquellas personas que quieran recibirlas, a igual que ocurre con los pensamientos negativos. Como tendencia actual, la humanidad emite mucho más pensamientos negativos, por lo que nuestra realidad es mucho más negativa ya que también conectamos con esas energías negativas.
"La corriente mental, del emisor al receptor, es un circuito mediúmnico que ocurre cuando existe una sintonia psíquica a igual que el circuito eléctrico cerrado que hace encender la luz. Es necesario tener un emisor y un receptor en la misma sintonia para que la comunicación entre el ser desencarnado (espíritu) y el ser encarnado (ser humano).
Las ondas magnéticas que emitimos son captadas por varias personas, sean ellas encarnadas o desencarnadas, y esto ocurre por que nuestro cerebro es una maquina bio-electrónica, que vibra y hace que todos los órganos y núcleos glándulas del sistema nervoso funcione. De esta manera, alimenta el cuerpo físico y los demás cuerpos.



Nuestro ordenador cerebral posee varias funciones y es el tálamo que posee las funciones sensoriales vinculadas a la mediumnidad pues es la que transmite la información recibida.  Junto con el tálamo está la glándula pineal que, según algunos estudios actuales, es la "antena" receptora de las comunicaciones con el mundo extra-sensorial conocido. Destacamos las investigaciones del Dr. Sergio Felipe de Oliveira que estudian la influencia de esta glándula en la función de la mediumnidad corroborando la tesis ya explicada por André Luiz en uno de sus libros de la misma serie, En el Mundo Mayor, donde el instructor espiritual Calderaro explica a André Luiz la función de la glándula pineal y del tálamo en las comunicaciones mediumnicas alrededor del año 1947, cuando la ciencia y la medicina no tenia ni idea de su existencia tampoco de su función en el cuerpo humano.
Así que el proceso de comunicación fisiológico de la mediumnidad se da de la siguiente manera: el espíritu comunica a través de su periespíritu, el médium capta las ondas electromagnéticas a través del a glándula pineal, el cerebro físico transforma esas ondas en estímulos eletroneuroquímicos para que puedan ser procesadas e interpretadas por la corteza frontal. Cuando la interpretación de esas ondas son incorrectas o la hacemos de manera equivocada puede generar enfermedades físicas  y orgánicas ya que la respuesta puede ser negativa a lo que se quiere explicar, causando al médium respuestas de miedo, ansiedad, etc. Cuando tenemos estas respuestas negativas, debido a una mala interpretación de la comunicación, nuestro cerebro reporta a su parte más primitiva, instintiva para protegerse pero también causando desequilibrios serios.
Por eso la necesidad de la educación de la mediumnidad. La necesidad de aprender cuando y cómo interpretar esos mensajes.
La mediumnidad es una responsabilidad igual que las palabras que usamos con otras personas, o pensamientos que transmitimos.
Es de suma importancia que aprendamos el proceso mediúmnico como algo natural, que no se puede quitar sin más, no podemos abrir el cerebro y extirpar el tálamo o la glándula pineal sin tener consecuencias catastróficas a nuestro cuerpo físico. Tenemos si que cuidarla a igual que nuestra audición, visión o habla puesto que es uno de nuestros sentidos.
La Doctrina Espírita posee herramientas para que podamos aprender a educarlas primeramente antes usarlas, siempre de manera responsable y para una única finalidad: la práctica gratuita de la caridad.

Os dejo la presentación de Elaine.
http://es.slideshare.net/centreespiritaamaliadomingosoler/mecanismos-de-la-mediumnidad


Un abrazo fraterno de vuestra compañera de estudio.

Andrea

No hay comentarios:

Publicar un comentario