domingo, 12 de julio de 2015

Una invasión organizada

Hola familia,

ayer en la clase de ESDE estudiamos las biografías de tres mediuns llamados  precursores del espiritismo por Arthur Conan Doyle en su libro Historia del Espiritismo. Se tratan de Emmanuel Swedenborg, Edward Irving y Andrew Jackson Davis. De los tres mediuns destaca el hecho de que eran personas honradas, incorruptibles y que jamás hicieron comercio de su mediumnidad. Sea a través de efectos físicos, sea con las imágenes proféticas que brindaron a la humanidad, sea con las informaciones de la vida en el plano espiritual de que fueron portadores, estos tres mediuns, en el nuevo y en el viejo continentes, fueron ejemplos de rectitud y fiabilidad, como todo mediun serio debe ser.

Para los que quieran conocer al biógrafo de nuestros tres personajes, os dejo a continuación el registro audio-visual en el que se le hace una entrevista a Arthur Conan Doyle sobre su interés por las ideas espíritas. Más conocido por el gran público por ser el autor de Sherlok Homes, Doyle empleó sentido común, observación científica y apertura mental en el análisis que realizó de la filosofía que veía nacer y de los fenómenos que tuvo la oportunidad de presenciar. Sin lugar a dudas, realizó un importante papel en el plan de la espiritualidad tenía para la propagación del espiritismo.


Más allá del interés biográfico que las personalidades de Swedenborg, Irving y Davis puedan generar, la clase de ayer tenía un objetivo muy claro: dar a entender que la doctrina de los espíritus no fue obra de la casualidad. Por lo contrario, respondió, como Arthur Conan Doyle se refirió a ella, una invasión organizada del plano espiritual. En las esferas superiores, espíritus de elevación moral e intelectual creyeron que era el momento de que se trasladara a los encarnados orientaciones que les pudieran guiar hacia su evolución de forma más esclarecida. Se consideró desde estos planos de trabajo que ya estaba la humanidad lo suficientemente madura como para recibir enseñanzas sobre los porqués de la vida y de la muerte, los problems del ser y del destino. Mediuns como  Emmanuel Swedenborg, Edward Irving y Andrew Jackson Davis abrieron el camino. Kardec orquestó, con su personalidad lógica, científica y educadora, el trabajo en el plano de los encarnados. Los espíritus, cada uno según su nivel de evolución, participaron en este plan que pertenece al Maestro.


¿Qué más podemos hacer que estar humildemente agradecidos a esta doctrina de luz y a sus trabajadores por el consuelo y el esclarecimiento que nos ofrece? Lo primero, transformarnos a nosotros mismos en dignos destinatarios de la Doctrina; no segundo, colaborar con sus trabajadores desencarnados, transformándonos nosotros mismos en trabajadores del bien. El espírita no puede ser un mero espectador de la belleza o de la miseria que existe en el plano espiritual. Todos los días, el Maestro nos convoca al servicio. Tengamos en los ejemplos de Emmanuel Swedenborg, Edward Irving y Andrew Jackson Davis, pautas seguras para el desarrollo de nuestra propia honradez, firmeza y serenidad ante los desafíos cotidianos.

Cariños de la hermana menor

No hay comentarios:

Publicar un comentario