domingo, 4 de octubre de 2015

Cargar la Cruz

Hola familia,

ayer en CEADS tuvimos una bonita clase de estudio del Evangelio según el Espiritismo. La espiritualidad amiga no se cansa de enviarnos mensajes de consuelo, esperanza, esclarecimiento y ánimos. A través de una mejor comprensión de las palabras de Jesús, todos podemos lograr alcanzar la firmeza para enfrentarnos a las pruebas de cada día. Nadie dice que será fácil, sólo que es tan necesario cuanto compensador. ¡Pongamos a la obra!

Os dejo el material preparado por nuestra monitora Andrea para que reflexionemos sobre las invitaciones del Evangelio:



También os dejo un vídeo que da qué pensar. Los espíritas sabemos que las dificultades de la vida son experiencias de las que debemos aprender para superar nuestras imperfecciones. Si las estamos viviendo, es que las necesitamos para progresar espiritualmente. Errores del pasado repercuten en la vida presente, así como la fe y la designación activa en la vida presente producirá un futuro más feliz para el que "sepa llevar su cruz", como nos invitó Jesús. 

 

Alguien podría decir, "¡Espera! ¡Yo no soy Cristo! No puedo seguir su modelo, no puedo cargar con mi cruz como lo hizo él." Estemos atentos para algo muy importante: nadie, ni Dios ni Jesús, ni nuestros mentores espirituales, esperan que carguemos con la cruz de los demás. Jesús cargó lo suya. Él tenía una misión y no la puso em hombros ajenos. Cuando llegó el momento, la llevó hasta el fin. En los hombros de  cada uno de nosotros pesan nuestras propias imperfecciones. Son proporcionales a nuestras fuerzas, ¡no nos olvidemos nunca! Dentro de cada uno está el poder de superar cualquier adversidad. Cuando no nos entregamos a la desesperación, al miedo o a la ansiedad, tomamos el camino de la fe, de la esperanza y de la seguridad de que en el porvenir, habrá una vida más plena de paz si sabemos enfrentarnos con entereza a las pruebas de esta existencia.

¡Valor peregrinos! Este tramo del viaje puede parecer difícil, pero vuestro coraje será recompensado si sabéis soportar las piedras del camino.

Cariños de la hermana menor 

No hay comentarios:

Publicar un comentario