domingo, 11 de octubre de 2015

De los mediuns

Hola familia,

El sábado nos dedicamos al estudio de la clasificación de los mediums. Os dejo a continuación un texto con información sobre el tema. ¡Qué disfrutéis!

Cariños de la hermana menor

De acuerdo con la enseñanza de Allan Kardec, los (...) mediums presentan numerosísimas variedades en lo referente a sus aptitudes lo que los torna apropiados en mayor o menor grado para la obtención de este o de aquel fenómeno, de este o de aquel género de comunicación.15 Los mediums pueden dividirse en dos grandes categorías: Mediums de efectos físicos, los que tienen la facultad de provocar efectos materiales o manifestaciones ostensivas. Mediums de efectos intelectuales, los que son aptos para recibir y transmitir comunicaciones inteligentes. (...) Si analizamos los diferentes fenómenos producidos bajo la influencia mediúmnica, veremos que en todos hay un efecto físico y que a los efectos físicos se alía casi siempre un efecto inteligente. Muchas veces es difícil determinar el límite entre los dos tipos de fenómenos, pero eso no tiene ninguna consecuencia.
Con la denominación de mediums de efectos intelectuales, se abarca a todos los que pueden, con más particularidad, servir de intermediarios en las comunicaciones regulares y fluidas.

  1. Mediums de efectos físicos
Los principales mediums de efectos físicos son los siguientes, de acuerdo con la clasificación adoptada por Kardec:

Mediums tiptólogos: aquellos con cuya influencia se producen ruidos y golpes. Es una variedad muy común, con o sin la intervención de la voluntad del médium.

Mediums motores: los que producen el movimiento de los cuerpos inertes. (…)

Mediums de traslaciones y de suspensiones: los que producen la traslación aérea y la suspensión de cuerpos inertes en el espacio sin un punto de apoyo. Entre ellos están los que se elevan a sí mismos.


Mediums de efectos musicales: provocan la ejecución de composiciones en ciertos instrumentos de música sin contacto con éstos.

Mediums de apariciones: (lo mismo que mediums de materialización), los que son capaces de provocar apariciones fluídicas o tangibles para los asistentes.

Mediums de transporte: los que tienen la facultad de colaborar con los Espíritus para el transporte de objetos materiales. Es una variedad de los mediums motores y de traslaciones.

Mediums pneumatógrafos: los que obtienen la escritura directa. Según el mayor o menor poder del médium, se obtienen simples trazos, señales, letras, palabras, frases, y aún, páginas completas. Generalmente, basta con colocar una hoja de papel doblada en cualquier lugar o donde lo indiquen los Espíritus durante diez minutos o un cuarto de hora a más tardar.

Mediums curativos: Esta clase de mediumnidad consiste en la facultad que poseen algunas personas de curar mediante el simple contacto, por la imposición de manos, a través de la mirada y también por el gesto, sin utilizar ningún medicamento. Incuestionablemente, esta facultad tiene su principio en la fuerza magnética, pero difiere de ésta por la energía y por la acción instantánea, mientras que las curas magnéticas exigen un tratamiento metódico más o menos prolongado. Todos los magnetizadores son aptos en mayor o menor grado para curar, si conocen el procedimiento adecuado. Disponen de la ciencia que adquirieron. En los mediums curativos la facultad es espontánea y algunos la poseen sin haber oído nunca hablar del magnetismo.

2. Mediums de efectos intelectuales

La clasificación adoptada por Kardec para los mediums de efectos intelectuales es
la siguiente:

Mediums auditivos: Aquellos que oyen a los Espíritus. Algunas veces es como si escucharan una voz interior que resuena en el fuero íntimo; otras veces, es una voz exterior, clara y diferente, como la de una persona viva (encarnada). Los mediums auditivos pueden también conversar con los Espíritus. Cuando se habitúan a comunicarse con algunos de ellos los reconocen inmediatamente por el tono de la voz.

Mediums parlantes: (lo mismo que psicofónicos) Los mediums auditivos que son los que sólo transmiten lo que oyen, no son mediums parlantes. Éstos, la mayoría de las veces, no oyen nada. En ellos el Espíritu actúa sobre los órganos de la palabra como actúa sobre la mano de los mediums escribientes. (...) En general, el médium parlante se expresa sin tener conciencia de lo que dice y, a menudo, expresa cosas completamente fuera del ámbito de sus ideas habituales, de sus conocimientos y hasta fuera del alcance de su inteligencia. Es frecuente ver, en esos momentos, a personas ignorantes y de inteligencia
vulgar expresarse con verdadera elocuencia y tratar con indiscutible superioridad cuestiones sobre las cuales serían incapaces de emitir una opinión en estado normal. Si bien está perfectamente despierto cuando ejerce su facultad, es muy raro que el médium parlante conserve el recuerdo de lo que dijo. Pero no siempre su pasividad es completa. Hay algunos que tienen la intuición de lo que dicen en el momento en que profieren las palabras.

Mediums videntes: Se califica así a las personas que en estado normal y perfectamente despiertas, gozan de la facultad de ver a los Espíritus. La posibilidad de verlos en sueños es, sin duda, una especie de mediumnidad, pero no la de los mediums videntes propiamente dichos.

Mediums sonámbulos: Se puede considerar el sonambulismo como una variedad de la facultad mediúmnica, o más bien, son dos órdenes de fenómenos que frecuentemente están ligados. El sonámbulo actúa bajo la influencia de su propio Espíritu; su alma es la que, en momentos de emancipación ve, oye y percibe más allá de los límites de los sentidos. Lo que él expresa lo extrae de sí mismo; sus ideas, en general, son más justas que las que tiene en estado normal, sus conocimientos más amplios, porque el alma se encuentra libre. En resumen, vive anticipadamente la vida de los Espíritus. Por el contrario, el médium es instrumento de una inteligencia ajena, es pasivo, y lo que dice no proviene de su propio yo. En resumen: el sonámbulo manifiesta sus propios pensamientos y el médium expresa los de otro ser.

Mediums inspirados: En estos mediums las señales exteriores de la mediumnidad son mucho menos aparentes que en los otros. La acción que los Espíritus ejercen sobre ellos es totalmente intelectual y moral, y se revela tanto en las ínfimas circunstancias de la vida como en las mayores concepciones. Es sobre todo en ese aspecto que se puede decir que todos son mediums, porque no hay nadie que no tenga Espíritus protectores y familiares que empleen todos sus esfuerzos para sugerir ideas benéficas. En el médium inspirado se torna muchas veces difícil distinguir las ideas propias de las sugeridas. La espontaneidad es lo que caracteriza principalmente a esta última. En los grandes trabajos de la inteligencia es donde más se evidencia la inspiración. Los hombres de genio de toda clase: artistas, sabios, literatos, oradores, son, sin lugar a duda, Espíritus adelantados capaces de comprender por sí mismos y de conocer grandes cosas. Y es precisamente porque los consideran capaces, que los Espíritus que tienen el objetivo de realizar determinados trabajos, les sugieren las ideas necesarias. De esta manera, en la mayoría de los casos, son mediums sin saberlo. A pesar de eso, tienen la vaga intuición de que interviene una asistencia ajena ya que, aquel que apela a la inspiración, lo que en realidad está haciendo, no es más que una evocación.

Mediums de presentimientos: Hay personas que en determinadas circunstancias tienen una imprecisa intuición de lo que sucederá en el futuro. Esa intuición puede provenir de una especie de doble vista que les permite entrever las consecuencias de los acontecimientos presentes; pero, otras veces, es el resultado de comunicaciones ocultas que hacen que esas personas sean una variedad de los mediums inspirados.
Mediums proféticos: Es también una variedad de los mediums inspirados. Con el permiso de Dios, reciben con más precisión que los mediums de presentimientos la revelación de acontecimientos futuros de interés general, con el encargo de darlos a conocer a los hombres para que les sirva de enseñanza. En cierto modo, a la mayoría de los hombres se le ha dado el presentimiento para su uso personal; por el contrario, el don de la profecía es excepcional e implica la idea de una misión en la Tierra.

Médiums extáticos: Los que en estado de éxtasis reciben revelaciones de los Espíritus.

Médiums pintores: (lo mismo que pictógrafos o dibujantes): los que pintan o dibujan bajo la influencia de los Espíritus. Hablamos de aquellos que obtienen trabajos serios, ya que no se puede dar esa denominación a ciertos mediums a quienes Espíritus burlones los incitan a realizar cosas grotescas que desacreditarían al más atrasado estudiante.


Médiums músicos: Los que ejecutan, componen o escriben música bajo la influencia de los Espíritus. Hay mediums músicos mecánicos, semi mecánicos, intuitivos e inspirados, como también los hay para las composiciones literarias.

Entre los mediums de efectos intelectuales Kardec destaca, por su importancia en la época de elaboración de la Doctrina Espírita, a los escribientes o psicógrafos, y los clasifica: según el modo de ejecución, según el desarrollo de la facultad, según el género y la particularidad de las comunicaciones, según las cualidades físicas del médium y según las cualidades morales del médium, tal como se encuentra en los ítem 191 a 195 del Capítulo XVI de la Segunda Parte de El Libro de los Mediums. Allí vemos las principales características de los mediums psicógrafos teniendo en cuenta para esto solamente el modo de ejecución de la facultad como rasgo más relevante para su identificación.

Se denomina médium psicógrafo (...) a las personas que escriben bajo la influencia de los Espíritus. Así como un Espíritu puede actuar sobre los órganos vocales de un médium parlante y lo hace pronunciar palabras, también puede valerse de su mano para hacerlo escribir. La mediumnidad psicográfica presenta tres variedades bien diferentes: los mediums mecánicos, los intuitivos y los semi-mecánicos. Con el médium mecánico el Espíritu actúa directamente sobre la mano del intermediario, y la impulsa. Lo que caracteriza este género de mediumnidad es que el médium es absolutamente inconsciente de lo que escribe. El movimiento de la mano es independiente de la voluntad del escribiente; a pesar del médium, se mueve sin interrupción mientras el Espíritu tiene algo que decir, y se detiene cuando ha concluido. Con el médium intuitivo la transmisión del pensamiento se realiza a través del Espíritu del médium. En este caso, el Espíritu que se comunica no actúa sobre la mano para moverla, sino sobre el alma con la cual se identifica y a la que le imprime su voluntad y sus ideas.


El alma recibe el pensamiento del Espíritu que se comunica y lo transcribe. En esta situación el médium escribe voluntariamente y tiene conciencia de lo que escribe, aunque no sean sus propios pensamientos. Frecuentemente es difícil distinguir el pensamiento del médium del que le es sugerido; esto conduce a muchos mediums de este género a dudar de su facultad. Se pueden reconocer los pensamientos sugeridos por el hecho de que no han sido preconcebidos, sino que surgen en la medida en que el médium va escribiendo, y, por lo general, son opuestos a la idea que éste concibiera previamente. Pueden también exceder los conocimientos y la capacidad del médium. Hay una gran analogía entre la mediumnidad intuitiva y la de inspiración. La diferencia consiste en que la primera se restringe casi siempre a las cuestiones de actualidad y puede aplicarse a lo que esté fuera de las capacidades intelectuales del médium. Éste, por intuición, puede tratar un tema que sea completamente extraño para él. La inspiración se extiende por un área más vasta y generalmente viene en ayuda de las capacidades y de las preocupaciones del Espíritu encarnado. Las señales de esta mediumnidad son, por lo general, menos evidentes.

El médium semi mecánico o semi intuitivo participa de los otros dos géneros mencionados. En el médium puramente mecánico, el movimiento de la mano no depende de su voluntad; en el médium intuitivo, el movimiento es voluntario y facultativo. El médium semi mecánico siente un impulso en la mano muy a su pesar, pero, al mismo tiempo, tiene conciencia de lo que escribe a medida que las palabras se van formando. En el primero, el pensamiento viene después del acto de escribir, en el segundo, lo precede, en el tercero, lo acompaña. Finalmente, Kardec incluye también entre los mediums psicógrafos, a los siguientes:

Mediums polígrafos: aquellos cuya escritura cambia con el Espíritu que se comunica o que son aptos para reproducir la escritura que el Espíritu tenía en vida.

Mediums políglotas: ( lo mismo que mediums de xenoglosía): los que tienen la facultad
de (...) escribir (también esos mediums pueden hablar) en lenguas que son desconocidas para él.


Mediums iletrados: los que escriben en estado mediúmnico sin saber leer ni escribir en estado normal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario