domingo, 22 de mayo de 2016

Ley de Causa y efecto: Casos

Querida familia CEADS,

ayer en CEADS tuvimos el placer de escuchar la conferencia de nuestra compañera Dunia Durán. Ella generosamente nos envía el resumen extenso de su texto. ¡Gracias, Dunia!

Y a todoa la familia,

Una semana plena de armonía

Equipo de Divulgación CEADS

Ley de Causa y efecto. Casos
Dunia Durán Juvé
Miembro de CEADS

Según los diccionarios, causa es el agente eficaz que da existencia a lo que no existía; es lo que determina un acontecimiento o fenómeno. Efecto es el resultado o realización de una acción.

Aquí hacemos referencia a la pregunta nº.1 del Libro de los Espíritus, cuando Allan Kardec, el Codificador del Espiritismo, hizo a los espíritus Superiores la pregunta "¿Qué es Dios?", y ellos entonces respondieron: "Dios es la causa primaria o primera de todas las cosas. Por tanto, todo lo que vemos o conocemos, o todo lo que existe en los planos físico y espiritual son "efectos" de la "causa mayor" que es Dios."Causa y Efecto" es una ley Divina y Universal. En la pregunta 4 del libro de los espíritus se formula ¿Dónde podemos hallar la prueba de la existencia de Dios? Respuesta: En un axioma que aplicáis a vuestras ciencias: no hay efecto sin causa. Buscad la causa de todo lo que no sea obra del hombre y vuestra razón os responderá. La Ley de Causa y Efecto es una ley de vida que muchas personas no tomamos en cuenta, y que es realmente importante para poder lograr buenos resultados en todos los aspectos de nuestra vida. Es una ley que funciona perfectamente en todos los planos y trae a la realización todo lo que sembramos, tanto en pensamiento, palabra y acciones. Esto quiere decir que todo lo que hacemos pone en movimiento una causa y ésta trae una consecuencia, positiva o negativa, que dependerá de la causa puesta en movimiento. No existe el azar, la buena suerte o la mala suerte, sólo existen resultados. Todos tenemos responsabilidades que cumplir que no debemos evadir, si las evadimos tendremos que hacer las correcciones pertinentes y mientras más las evadamos, más difícil y penosa será la corrección que debamos hacer, pues las consecuencias son ineludibles. Aún los actos aparentemente “insignificantes” pueden afectar a docenas y aún a cientos de personas y de esas consecuencias seremos directamente responsables, y la propia ley exigirá su pago, que no es otra cosa que el proceso de aprender a obrar bien. Como somos aún seres imperfectos, estamos expuestos a cometer errores. Y si por el contrario pensamos en positivo y luchamos para que cada día seamos mejores, entonces, así, lograremos resultados positivos. Si cambiamos la calidad de nuestro pensamiento, cambiaremos la calidad de nuestra vida. El cambio de nuestra experiencia exterior traerá consigo el cambio de nuestra experiencia interior. Recogeremos lo que hemos sembrado ya sea negativo o positivo. Todo lo que somos o lleguemos a ser será el resultado de nuestro modo de pensar y de nuestra actitud. Tengamos en cuenta que el pensamiento es el arma más importante para lograr nuestros objetivos. Si deseamos a los demás buenas cosas, entonces estamos al mismo tiempo deseándonos buenas cosas para nosotros mismos.


1.- Frases de André Luiz (médium Francisco Cándido Xavier = Xico Xavier) en su libro “Acción y Reacción”. Ed. Kier de Buenos Aires
El bien es expansión de luz y el mal es condensación de sombra, cuando nos desviamos en la crueldad hacia los demás, nuestros pensamientos, por ser ondas de energía sutil, al pasar por los lugares y criaturas, por las situaciones y cosas que afectan a nuestra memoria, actúan y reaccionan sobre si mismos en circuito cerrado, y nos traen así, de vuelta, las sensaciones desagradables, emanantes de nuestras obras infelices”.
 “La luz, aclarando nuestra vista, nos ilumina el camino. Las tinieblas cegándonos, nos encadenan en la cárcel de nuestros errores”.


“El espíritu en armonía con los designios superiores, vislumbra el horizonte próximo y camina, valeroso y sereno, con el fin de superarlo, no obstante, el que abusa de la voluntad y la razón crea la sombra en torno a sí mismo, aislándose en pesadillas aflictivas, incapacitándose para continuar hacia el frente”.

“A veces cuando desencarnamos no nos recordamos de nuestros errores de vidas pasadas, ni de amigos que se puede haber tenido, esto es así porque si en la vida física hemos atendido nuestros deberes con exactitud, entonces volvemos pacíficamente a los dominios de la memoria en cuanto desencarnamos, en cambio si no hemos cumplido, quedamos sujetos a nuestras culpas que son una nube de sombra que eclipsa nuestra vista. Esto es como un lago, cuando está tranquilo la luz queda reflejada, las cosas quedan reflejadas, pero cuando está turbio o revuelto, la luz no logra verse (se torna opaca)”. 

 “La casa de Dios que es todo Universo, no podría subsistir sin estar sometida a un orden (organización). La Administración Divina, dispone de sabios departamentos para relacionar, conservar, comandar y engrandecer la Vida Cósmica, pautado bajo la magnanimidad del amor y la justicia. En las sublimes regiones celestes de cada esfera entregadas a la inteligencia y a la razón, al trabajo y progreso de los hijos de Dios, fulguran los genios angélicos encargados del rendimiento y de la belleza, del perfeccionamiento y la ascensión de la obra Excelsa, con ministerios apropiados a la concesión de préstamos, moratorias, créditos especiales y cursos extraordinarios a todos los espíritus encarnados o desencarnados, que lo merezcan en función de los servicios referentes al bien Eterno y, en las regiones atormentadas, arrasadas por ciclones de dolor regenerador, tenemos los poderes competentes para promover el cobro y la recuperación de todos aquellos que se convierten en deudores complicados ante la Justicia Divina, poderes que tienen la función de purificar los caminos evolutivos y circunscribir las manifestaciones del mal”.

“La acción del mal, puede ser rápida, pero nadie sabe cuánto tiempo exigirá el servicio de la reacción indispensable al restablecimiento de la armonía soberana de la vida quebrantada para nuestras actitudes contrarias al bien”. Por eso recordaba Jesús, “reconcíliate rápidamente con tu adversario, mientras te encuentres en el camino con él”. 
Casos de libro acción y reacción de Xico Xavier

El caso de una mujer que estaba recién desencarnada y cuando todavía no se había dado cuenta de su situación, empezó a reclamar a su padre para que la perdonara, debido a que cuando falleció su padre, había echado de su casa a su madre diciéndole palabras crueles para que se marchara, obligándola a caer en la extrema pobreza y como su madre ante aquellas humillaciones hizo gestos de dolor pero sin ninguna queja y cuando estaba desencarnada explicando esto con mucho dolor y arrepentimiento, notó como una voz le decía “descanse, descanse”. Ella se pensó que era su padre, cuando en realidad era su madre desencarnada. Ella siguió diciendo como si se tratara de su padre “No me dejes encontrarla sin que pague antes mi terrible deuda”” Señor,, compadécete de mi, de esta pecadora que os ofendió humillando e hiriendo a la amorosa madre que me diste”. Mientras tanto, los espíritus desencarnados la estaban auxiliando para hacerla sentir mejor. Un asistente espiritual preguntó a sus compañeros ¿Por qué motivo se habría confesado la enferma, de ese modo?. A lo que un compañero le contestó que eso era un fenómeno común ya que las facultades mentales de un espíritu en sufrimiento, se pueden estancar en el remordimiento, como consecuencia del máximo delito de su última existencia y, desde el momento en que comenzó a sentir intensamente las reflexiones de la muerte, se entregó de ese modo a semejantes reminiscencias.

Otro caso es el de un hombre que, con un carro, persigue a un transeúnte borracho, hasta alcanzarlo y atropellarlo, matándolo sin compasión. Este hombre desencarnado presentaba una tremenda angustia, situada entre el remordimiento y el arrepentimiento. Sin ser consciente, tampoco, de su estado, empezó a decir a los auxiliares del mundo espiritual: “¡No hay testigos! No fui yo quien atropelló a aquel infeliz, no obstante, lo odiase con razón ¿Qué pretenden de mi? ¿Denunciarme? ¡Cobardes! ¿Me estaban espiando en la calle desierta?. A lo que los auxiliares no respondieron porque vieron que aquel hombre estaba enredado en los recuerdos del crimen que cometió, creyendo continuar, después de la muerte, escarneciendo la justicia. (Pág. 38 y 39)

Uno de los auxiliares, dijo: “El problema es de origen mental. Cuando modifique sus propias ideas, logrará modificar su situación”. A lo que otro añadió: “Esto no es fácil, ya que nuestras creaciones mentales son preponderantes, fatalmente, en nuestra vida. Nos liberan cuando se enraizan en el bien que sintetiza las Leyes Divinas, y nos encarcelan, cuando se afirman en el mal que expresa la delincuencia responsable, envolviéndonos por tal razón, en el lodo sutil de la culpa. Hay un dicho en la tierra que “el criminal siempre vuelve al lugar del crimen”. De lo que podemos deducir que, aun disfrutando de la posibilidad de ausentarse del ambiente del crimen, el pensamiento del criminal está prendido en el ambiente y a la propia sustancia de la falta cometida”. 

Por último voy a hacer un resumen del libro de “Eustaquio, 15 siglos de trayectoria”(de Abel Glaser. Espíritu: Cairbar Schutel): Es un libro, que, en su momento, me impactó, porque en él se ve la trayectoria que sigue un espíritu a lo largo de un sinfín de existencias desde una de ellas en la que era un espíritu bastante inferior, hasta llegar a un estado de regeneración importante, concretamente desde el año 445 al año 1971 aproximadamente. La historia comienza con la vida militar de un general del ejército llamado Eustaquio quien sobre el año 445 se dedicaba a matar a personas inocentes sin piedad hasta que en una batalla, él también es asestado con una espada sin piedad, desencarnando. Cuando Eustaquio entra en el estado errático, no siendo consciente de su situación, sigue mandando órdenes y disparando a unos y otros como si su tropa y sus enemigos aún estuvieran allí, de hecho, se encuentra en la erraticidad con  enemigos suyos, vengándose de él, humillándolo, y hiriéndole en su orgullo y vanidad, aunque llega a ser líder de las esferas tenebrosas. En la reencarnación posterior, vuelve a ser un chico rebelde, bastante pillo y holgazán vuelve a cometer un crimen hacia un hombre y es traicionado por su esposa infiel, en otra reencarnación en el que toma forma de mujer, dos delincuentes la violan y se queda embarazada de uno de ellos. Ella da a luz y da su hijo en adopción. La posterior reencarnación vuelve a ser mujer y tiene tres hijos, los cuales dos son los que la violaron y el otro es el que dio en adopción la vez anterior. Ella se resigna, pasando pruebas muy duras con los hijos que en la anterior ocasión la violaron, progresando y dando muestras de verdadera humildad. Eustaquio va pasando reencarnación tras reencarnación por pruebas duras para su regeneración, aunque las expiaciones las tiene que pasar en el ámbito militar y en Francia que es su punto y país donde muestra mayor debilidad puesto que es donde muestra mayor orgullo y tiene más enemigos. En este libro se habla de tres formas básicas de progreso espiritual en lo tocante a las reencarnaciones por las cuales pasa el espíritu:

Reencarnación-clave que se destina a los mayores y más importantes rescates que hay que afrontar. Las grandes deudas acumuladas por el espíritu generalmente se concentran en una determinada región del globo terrestre y se relacionan con personalidades específicas. El reencarnante, en el escenario de sus más graves desmanes, sufre una trayectoria de pruebas y expiaciones. Triunfando en el transcurso, conseguirá elevada depuración espiritual. Fracasando, continuará en el mismo estado evolutivo y deberá progresar, en el futuro, en la trilla expiatoria y regenerativa. Para que ese viaje de retorno tenga un mínimo de probabilidades de éxito, el espíritu deberá pasar, antes, por reencarnaciones alternativas y preparatorias. La reencarnación-alternativa constituye un apoyo al espíritu para que él se desvincule de su anterior pasaje por la materia. Una reencarnación-clave que no trajo progreso a la criatura no será fácilmente olvidada. Así, la reencarnación alternativa, en un lugar distante del escenario de sus arraigados desvíos y con otros seres, posibilita a la entidad en progreso desligarse de sus lazos del pasado, abriendo su campo de actuación para el futuro. No siempre una única reencarnación-alternativa es suficiente para dejar preparado a un espíritu a volver a la costra, en la reencarnación clave. Depende del libre albedrío de cada un y de su fuerza de voluntad en superar los obstáculos con resignación, podrá o no haber varias reencarnaciones alternativas. Reencarnación preparatoria (o estratégica) realizada la estancia de la criatura en una o más reencarnaciones alternativas, el retorno a la vida material que deberá preceder a una reencarnación-clave se denomina preparatoria. El espíritu si utiliza mal su libre albedrío podrá acumular tantos débitos en una reencarnación preparatoria, que no podrá volver, después a una reencarnación clave. Entre tanto, por regla, cuando la entidad alcanza la reencarnación preparatoria significa que ha alcanzado un estado razonable de evolución que lo acredita a un retorno decisivo. No obstante estas reglas no son de tipo absoluto en su encadenamiento, pueden sucederse una y otra en función del tipo de pruebas y expiaciones. La reencarnación-clave tiene un elevado número de pruebas y menor número de expiaciones. Las preparatorias tienen un mayor número de expiaciones que de pruebas (aunque sabemos que la expiación también incorpora una prueba)). Podríamos decir que la reencarnación-clave procede de una situación en donde mostramos una mayor flaquedad. Por ejemplo, el caso de Eustaquio la clave estaba en el campo militar. Era en este campo donde se mostraba más orgulloso, altivo, egoísta, ambicioso, déspota, etc., por tanto tuvo que pasar por bastantes reencarnaciones-alternativas para poder volverse a reencarnar en una reencarnación clave en el campo militar y demostrar su grado de evolución.

Absolutamente todo lo que estamos viviendo en el presente ha sido generado en algún momento, lo hemos creado ya sea consciente o inconscientemente en esta o en otra vida. Cuando decimos que algo nos sucede "por casualidad", sólo estamos refiriéndonos a una ley que desconocemos, pero en realidad era un evento que nos tocaba vivir porque lo habíamos generado de alguna manera.


Cada estudiante de espiritismo debe analizar el conjunto de información que ha recibido a lo largo de su vida; conscientemente debe seleccionar aquello que desea mantener en su mente y lo que debe desechar, es decir, debe saber discernir. En este proceso se debe reconocer lo que pensaba... nuestro padre, nuestra madre, nuestros abuelos, y qué es lo que elegimos pensar nosotros. También es conveniente recordar lo que uno acostumbraba pensar tiempo atrás y lo que elige pensar ahora. Siempre tenemos la libertad de poder elegir en el presente, que es el único momento que existe. Tenemos que recordar que lo que llamamos "libre albedrío" no es más que la oportunidad que se nos da de elegir nuestros pensamientos. En esto radica nuestro verdadero poder y es así como tomamos las riendas de nuestra vida. Las aparentes injusticias que vemos en la vida diaria encuentran su fundamento en el principio de causa y efecto. A lo largo de numerosas vidas anteriores hemos ido generando causas, que determinan nuestra situación presente. Hay personas que han hecho mucho bien en el pasado y ahora les toca vivir su recompensa. A estas personas las percibimos como "afortunadas". Por otra parte, hay otros que han cometido muchos errores, han quebrado ciertas leyes universales y ahora se encuentran atrapados en problemas y dificultades. Por eso es que nace gente pobre o enferma, mientras que otros nacen saludables, en un hogar confortable y con buenas oportunidades. Si alguna vez hemos perjudicado a alguien, tarde o temprano alguien nos va a perjudicar. Esto es lo que la Biblia explica como la "Ley del Talión", que dice textualmente: "Ojo por ojo, diente por diente". Esta ley ha sido mal interpretada y muchos la entienden como la ley de la venganza; sin embargo, lo que afirma no es más que la ley de causa y efecto: si le quitas un ojo a alguien, te tocará perder un ojo tuyo, ni uno más ni uno menos.


Podemos entender una deuda y una recompensa como actividades de dos bancos diferentes. Al primero le debemos dinero y nos perseguirá hasta que le paguemos. Por el contrario, el segundo nos paga intereses por lo que hemos depositado. Estos bancos no tienen conexión entre sí; es decir que por más buenas obras que hagamos en el presente, igual tendremos que saldar nuestras deudas con el destino. La cadena de la deuda puede llegar a ser eterna: una persona quizá sea víctima de alguien en una vida y luego se vuelva vengadora en la siguiente, para luego volver a ser la víctima y así sucesivamente.. La cadena se corta cuando una de las partes involucradas decide perdonar. La deuda se disuelve por completo gracias a la práctica del perdón. Cada estudiante de espiritismo debe saber que la Justicia Divina opera a través de la Ley de Causa y Efecto. En consecuencia, debemos aprender a ser conscientes de nuestros actos. Cada pensamiento o acción que iniciamos es una causa que, indefectiblemente, tendrá su efecto. Si peleamos y discutimos con la gente a nuestro alrededor (causa), el resultado será un gran conflicto (efecto). Sin embargo, si hacemos favores y ayudamos a otros (causa), también recibiremos lo mismo en algún momento (efecto) aunque quizá los favores nunca provengan de las personas a quienes hemos ayudado. Por eso es que todas las creencias morales del mundo enseñan a hacer el bien. La única manera de vivir bien es generando buenas acciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario