domingo, 5 de junio de 2016

Lanza tu pensamiento en el fluido cósmico

Hola familia,

ayer en CEADS nos dedicamos al estudio Sistematizado del Evangelio, profundizando en la oración y el poder del pensamiento.

Ninguna oración cae en el vacío. Todo pensamiento que se lanza en el fluido cósmico con una intención elevada e sincera reverbera hasta los amigos espirituales. Cuanto más pura sea la intención, como más elevados los propósitos, más pronto vendrá el auxilio de lo alto. Esto también nos hace pensar que somos responsables de cada uno de nuestros pensamientos. Todo cuanto pensamos se lanza al fluido cósmico. Alguna vez nos paramos a pensar, ¿de qué calidad de pensamiento estamos impregnando el éter universal?

Al final de El Evangelio según el Espiritismo encontramos una serie de oraciones. Las personas le pedían al codificador que les ayudasen a orar y, con la ayuda y orientación de los espíritus, Kardec decidió incluir ahí ejemplos de oraciones. Éstas no deben ser memorizadas, si no tomadas como orientaciones de qué y como podemos pedir. La oración debe salir de lo más profundo del corazón y para esto no hay fórmulas. Sin embargo, incluso cuando se repite una oración memorizada con amor y fe, estas palabras estarán cargadas del sentimiento que hace falta para alcanzar la espiritualidad amiga.

A continuación os ponemos una oración que más se parece a un poema. Esperamos que sirva de inspiración a todos los corazones que desean confraternizar en paz, armonía y amor.

Cariños

Equipo de Divulgación CEADS

ORACIÓN DE CÁRITAS

Dios nuestro Padre, que sois todo poder y bondad, da fuerzas a aquel que pasa por pruebas, da luz a aquel que busca la verdad; poned en el corazón del hombre la compasión y la caridad.

¡Dios! Da al viajante la estrella guía, al afligido la consolación, al enfermo el reposo.
¡Padre! Da al culpable el arrepentimiento, al espíritu la verdad, al niño el guía, al huérfano un padre.
¡Señor! Que vuestra bondad se extienda sobre todo lo que creaste.



Piedad, Señor, para aquellos que no Os conocen; esperanza a aquellos que sufren. Que vuestra bondad permita siempre a los espíritus consoladores derramar por todas partes la paz, la esperanza y la fe.

¡Dios! ¡Un rayo, una pizca de vuestro amor puede abrasar la Tierra! Déjanos beber en las fuentes de esa bondad fecunda e infinita, y todas las lágrimas secarán; todos los dolores se calmarán. Un solo corazón, un solo pensamiento subirá hasta Vos, como un grito de reconocimiento y de amor.

Como Moisés sobre la montaña en Vos esperamos con los brazos abiertos. ¡Oh! Poder… ¡Oh! Bondad… ¡Oh! Belleza… ¡Oh! Perfección… Y queremos de alguna suerte alcanzar Vuestra misericordia.

¡Dios! Danos la fuerza de ayudar al progreso, a fin de subir hasta Vos; danos la caridad pura; danos la fe y la razón; danos la simplicidad, que hará de nuestras almas el espejo donde se debe reflejar Vuestra Pura y Santa Imagen.

No hay comentarios:

Publicar un comentario