domingo, 13 de noviembre de 2016

Algunas respuestas sobre la revelación espírita

¡Buenas noches!

Ayer estuvimos estudiando La Revelación Espírita, desarrollando la evolución del pensamiento religioso, ítem importante de la historia de la humanidad y de su porvenir. 

Dentro de este estudio, pasamos por las bases religiosas de la humanidad, hicimos una preciosas "exposición" artística sobre el Politeísmo, introducimos la Primera Revelación con la historia de Moisés y su papel como legislados y profeta y nos hemos enamorado, una vez más, por las enseñanzas de Jesús y la Segunda Revelación.

Para esa clase, los monitores nos habían propuesta una seria de preguntas sobre la Tercera Revelación: Espirita. Nos han distribuido 11 preguntas, las mismas propuestas en este blog anteriormente, y a medida que íbamos leyendo el texto de estudio, contestábamos a las preguntas.

Verdad que no nos fue posible contestar a todas, por falta de tiempo, pero seguiremos en la próxima clases de ESDE, el día 26 de noviembre. 



¿Se puede considerar al Espiritismo como una revelación? 
Sí. Ya que la ciencia todavía no ha podido desmentir los hechos que ella han revelado, tales como, la reencarnación, vida después de la vida material, entre otras.

En ese caso, ¿cuál es su carácter? ¿En qué se fundamenta su autenticidad? 
Tiene doble carácter: Divino pues fue revelado por Espíritus más desarrollados y científico porque fue revelado a todas las personas, a nivel popular. Su autenticidad está demostrado por su examen libre, sin creencia ciega, poniendo a prueba todo y a disposición ante cualquier error o evidencia que la derogue. 

La doctrina espírita ¿es una revelación en el sentido teológico de la palabra, o, dicho de otro modo, es en su totalidad, el producto de una enseñanza oculta proveniente de lo Alto? 
Sí. Es una revelación de leyes físicas ya existentes a la humanidad en un momento propicio para su entendimiento y estudio. Cada día se hace más claro la proximidad de la ciencia y las informaciones transmitidas por los Espíritus en las obras básicas y complementarias del Espiritismo.

¿Es absoluta o puede sufrir modificaciones?
Si es una revelación es absoluta, no sufre modificaciones. A igual que las revelaciones de Moisés, el decálogo es ley divina de preservación y seguridad; y Jesús, las leyes de amor y perdón, respecto, fe en el porvenir y la vida eterna.
El Espiritismo revela de manera más directa todas las revelaciones anteriores, de alguna manera, más claras, sin alegorías o poesías. Todos los profetas conocidos han recibido esas enseñanzas a través de mensajeros y sus extraordinarias mediumnidades. 
Al contrario de la as leyes humanas, que sufrirán siempre modificaciones según la evolución de la humanidad y el entendimiento de las leyes divinas ya reveladas. Seguramente surgirán más revelaciones en el porvenir, cuando llegue el momento de su entendimiento.


Por ahora, con el estudio, nos han sido "reveladas" esas respuestas, para la próxima clase, tenemos las siguientes preguntas todavía por revelar:

Como la revelación trae a los hombres la verdad integral, ¿no les impedirá hacer uso de sus facultades porque los eximiría del trabajo de la investigación? 

¿A quién y de qué manera fue realizada esa revelación? 

¿No podrá encontrar en sí mismo y en su conciencia todo lo que necesite para conducirse en la vida?"

¿Cuál es la autoridad de la enseñanza de los Espíritus si ellos no son infalibles ni superiores a la Humanidad? 

¿Cuál es la utilidad de la moral que predican si no es diferente de la moral de Cristo que ya se conoce? 

¿Cuáles son las nuevas verdades que nos traen? 

¿Necesitará el hombre una revelación? 




Así que, un poco de paciencia y finalizaremos nuestras dudas... ¡por ahora!


Un saludo fraternal

Equipo Comunicación CEADS



No hay comentarios:

Publicar un comentario