domingo, 11 de diciembre de 2016

Una visión más allá...

Hola Amigos CEADS,


Este sábado en continuidad con el Estudio Sistematizado del Evangelio, iniciamos el segundo

Capítulo II - Mi Reino no es de este mundo, en el cual debatimos aspectos fundamentales que

sustentan la moral espírita y cristiana en general.

Estas palabras se encuentran inscritas en el Evangelio de Juan, en donde Jesús al ser indagado por

Pilatos sobre si era rey de los judíos, responde “Mi reino no es de este mundo. Si mi reino fuera de

este mundo, mi gente habría combatido para que no fuera entregado a los judíos; pero mi reino no

es de este mundo.”, una respuesta sabía a una pregunta malintencionada, ya que Pilatos, bajo la

presión del Sanedrín, quería encontrar escusas para enjuiciar a Jesús, y al no encontrarlas dejó que

el pueblo eligiera salvar a Jesús o a Barrarás; sin embargo, más allá del episodio, con esta

respuesta se designa claramente la vida futura, la cual debe ser objeto de las principales

ocupaciones del hombre en la Tierra, es decir que la moral de Jesús solo tiene sentido si hay algo

después de la muerte, si la vida continua y si el porvenir traerá consecuencias acorde a nuestros

actos presente; de la misma forma analizamos que como espíritas, la creencia en la vida futura no

tiene sentido si no nos esforzamos por nuestra evolución moral, un punto de vista muy

interesante, más aún cuando nuestra tendencia puede ser la de comprender a un ritmo mucho

mayor al de sentir y mejorar, como lo propone la moral de Cristo.





Era difícil pues, que lo judíos aceptaran la vida futura ya que entendían que las leyes de Dios eran

recompensadas con los bienes terrenales y en gran medida con la supremacía de la nación y

triunfos sobre sus enemigos. Por tanto, la venida de Jesús debía traer esclarecimientos sobre la

realidad del ser, sobre la vida futura, y sobre todo a decir que aquellos quienes actúan bajo los

principios divinos encontrarían su bienestar en el porvenir.

Pero Jesús en su gran sabiduría entendió que la revelación de todo el marco de las leyes divinas y

del porvenir de la humanidad podría deslumbrar sin lograr iluminar. Por lo que dejó reservado un

espacio amplio para que en medio del esplendor científico, surgiera el Espiritismo y profundizará

todos los aspectos del porvenir y de la divinidad.

Con el Espiritismo la vida futura pasa de ser una creencia somera a una realidad demostrable por

los hechos, la vida futura es circunstanciada y las condiciones de felicidad y desgracia que se

encuentran en ella son tan racionales que no puede ser de otro modo.

Finalmente, Jesús dijo que su reino no es de este mundo, pero es también el guía y modelo de la

humanidad, su legado no pudo ser aceptado de forma inmediata. Una sociedad turbada y poco

ilustrada no podía comprender sus palabras a cabalidad; más aún, su legado moral perdura y será

por siempre, siendo el poder moral, que es el verdadero poder, el que impulsa a toda la

humanidad.

Este Capítulo del Evangelio nos ha traído mucha claridad sobre los fundamentos de la moral de

Jesús.


Esperamos lo hayan disfruta y deseamos contar con ustedes siempre,

Siempre con cariño y amor,



Equipo CEADS.

No hay comentarios:

Publicar un comentario