lunes, 24 de julio de 2017

La expresión del amor Divino

¡Buenos días!!

Ayer no hemos podido subir el breve resumen de la clase del pasado Sábado pero nunca es tarde... :)

Aunque sea un tema bastante común en nuestras vidas no nos damos cuenta de su importancia, no sabemos como se expresa tampoco entendemos todos sus matices.

Como siempre, hemos intentando entre todos los asistentes, entender las explicaciones de los Espíritus Superiores a respecto de la Providencia Divina, ese espíritu superior que consuela, auxilia, ampara, socorre, orienta, ama a todos los seres del Creador, según las Leyes Naturales de equilibrio que organizan toda la vida existente.

Sabemos que Dios imprimió en nuestras conciencias todas esas Leyes Naturales para que, según la necesidad de su propio desarrollo, esas leyes fueran despertadas cuando le plazca, de acuerdo con el atributo más importante que poseemos: el libre albedrío.

A lo largo del estudio de esos años que vendrán, repasaremos cada una de las Leyes Naturales que equilibran el Universo, y entenderemos cómo utilizarlas a nuestro favor para nuestra propia evolución. El uso incorrecto de ellas, nos aparta de nuestro camino hacía la felicidad y el esfuerzo que hacemos para mantenerse en el camino correcto nos llevará más rápido a la perfección inevitable.

La Providencia Divina nos auxilia a todo momento, sea cuando, en el camino correcto necesitamos amparo, sea educando cuando estamos por sendas de la ignorancia. Nos auxilia siempre, de manera directa o indirectamente, basta que observemos sus acciones en los pequeños momentos de la vida.



"Por lo tanto, la libertad del ser se ejerce dentro de un círculo que está limitado: de un lado por las exigencias de la ley natural, que no puede sufrir ninguna alteración ni perturbación en el orden del mundo; del otro por su propio pasado, cuyas consecuencias van retrocediendo a través de los tiempos, hasta la completa reparación."


Por lo que concluimos que la libertad humana no puede entorpecer los planes divinos para todos sus criaturas, seremos felices sea antes o más tarde, ya que la Providencia Divina mantiene que todo funcione correctamente, premiando con buenos fluidos y educando cuando sea necesario volver al camino del bien.

Es la fuerza activa de la Ley de Acción y Reacción, es el Amor incondicional del Creador por ver a todos sus hijos felices.


Aunque damos muchas vueltas con ejemplos y experiencias sobre su expresión en nuestro mundo, no podemos negar que es simple y bella, no se complica y ama a todos por igual.

¿Estaremos nosotr@s atentos a sus enseñanzas y el amor que nos da?!


¡Una feliz semana a tod@s!

No hay comentarios:

Publicar un comentario