domingo, 14 de marzo de 2010

¡Hay del mundo por causa de los escándalos!

Ayer nuestra queridísima Vera nos guió en el estudio del capítulo VIII del Evangelio según el Espiritismo. Nuestra monitora nos ayudó a pensar sobre las palabras de Jesús cuando dijo ¡Hay del mundo por causa de los escándalos! Porque es necesario que vengan escándalos; pero ¡ay del hombre por quién el escándalo venga!

De la discusión que se desprendió, os resumo algunas reflexiones:

  • El mal aun es necesario porque vivimos en un planeta que todavía es de expiación. Del mal, del dolor, del sufrimiento, aprendemos y crecemos. En el nivel evolutivo en el que nos encontramos, aun necesitamos lecciones de esta naturaleza. Vera nos dijo, “Somos como los niños…”
  • Las lecciones que aprendemos de esta manera son muy duras. Pero hay que resignarse ante las aflicciones con fe y esperanza en la vida eterna. La revuelta provoca más sufrimiento.
  • El escándalo no debe ser entendido simplemente como “ruido”. Todo aquél que habla mal de prójimo, que obra mal, que desea el mal, trae el escándalo.
  • Aun que el que reciba la aflicción la necesite porque ésta es parte de las pruebas que debe superar, el que la provoca contrae nuevas deudas.

Vera también nos hizo repensar palabras que algunas veces con definiciones muy lejanas a nuestro cotidiano, otras veces tomadas de forma mecánica, no tocan el corazón. Os pongo el vocabulario de Vera =) para que estas palabras nos sigan inspirando la semana que se inicia.

Amigo
es alguien que se queda a ayudar cuando todo el mundo se aleja.

El amor al prójimo
es cuando el desconocido se convierte en el amigo que aún no hemos abrazado.

Caridad
es cuando tienes hambre, sólo tienes una galleta y la compartes.

Celos
es cuando el corazón se encoje porque no se fía de si mismo.

Evolución
es cuando estamos muy adelante en el camino, pero queremos volver a recoger quién se ha quedado detrás.

Fe
es cuando decimos que vamos a escalar el Everest y el corazón ya lo considera hecho.

Entendimiento
es cuando un anciano camina lentamente delante de nosotros, tenemos prisa, pero no nos quejamos.

Envidia
es cuando todavía no hemos descubierto que podemos ser más y mejores que el otro.

Lealtad
es cuando se prefiere morir antes que traicionar a los que se ama.

Orgullo
es cuando uno es una hormiga, y quiere convencer a otros de que es un elefante.

Odio
es cuando plantamos maíz todo el año y cuando ya es la hora de la cosecha, lo quemamos todo en un solo día.

Perdón
es una alegría que damos y que pensábamos que jamás la tendríamos.

El pesimismo
es cuando perdemos la capacidad de ver en colores.

La paz
es el premio para aquellos que cumplen con el deber honestamente.

Rabia
es cuando ponemos un muro en el camino de la paz.

Pereza
es cuando el virus entra en el valor y éste se enferma.

Simplicidad
es el comportamiento de aquellos que empiezan a ser sabios.

Superfluo
es cuando necesitas un trago de agua, pero el corazón pide un río entero.

Vanidad
es cuando abdicamos de nuestra esencia por otra, que suele ser pero que la nuestra.

¿Qué definición te ha tocado más?

4 comentarios:

  1. Lealtad y Simplicidad...para todas nuestras actitudes en la vida...

    ResponderEliminar
  2. Para mi AMOR AL PRÓJIMO.
    Karina Ramírez

    ResponderEliminar