domingo, 28 de marzo de 2010

La Memoria


Este sábado, reunidos como de costumbre en nuestro querido Centro, nos dedicamos a pensar sobre el tema de la memoria, el espíritu y el periespíritu. ¿Dónde está almacenada la memoria? ¿En el espíritu o en el periespíritu?

La información más recorriente en la literatura mediúmnica sobre este punto coincide con esta, a continuación, que proviene de material elaborada por la Federación Espiritista Española para el estudio sistematizado de la doctrina:
“Todo nuestro pasado queda almacenado en él [periespíritu]. Las diferentes etapas de nuestro desarrollo están registradas allí. Es el que conserva nuestra personalidad, los elementos de nuestra identificación. A lo largo de su inmensa trayectoria, desde que el alma inició sus peregrinaciones terrestres, bajo las formas más inferiores, el periespíritu está registrando todas las experiencias vividas por el ser inteligente, incorporando un creciente bagaje.”

Afirmaciones como esta nos han causado cierta inquietud… Si en las sesiones de estudio hemos dicho que el periespíritu se forma con materiales de la atmosfera donde servirá de involucro para el espíritu, ¿perdería el espíritu dichos registros al trasladarse a mundos más elevados? Además, sabemos que las conquistas morales son patrimonio del alma, ¿cómo entender que queden registradas en el periespítu, en lugar del espíritu?

Las monitoras de la clase, Patrícia e yo misma, veníamos con una propuesta: pensar el espíritu y el periespíritu, a modo de metáfora, como los dos lados de una hoja de papel. Del lado del periespíritu, hablar de memoria es hablar de evolución, de progreso: todo cuanto hacemos, aprendemos y sentimos queda registrado en el periespíritu. Del dado del espíritu, hablar de memoria es hablar de conciencia. Las conquistas morales son el patrimonio del alma y quedan registradas en su intimidad. Si queremos, podemos pensar la primera como una memoria histórica y la segunda como una memoria psíquica, pero pensamos que son inseparables. Es la interrelación entre ellas que hace posible que el periespíritu tenga las funciones y propiedades estudiadas en las últimas clases.

Hipotéticamente, podemos pensar en separar el espíritu del periespítitu, y sólo así tendría sentido preguntar dónde está almacenada la memoria. Pero Patrícia nos advirtió que el impulso que sentimos por “separar” proviene de nuestra dificultad en integrarnos en el todo, en pensar de forma global e incluso de entendernos como parte de la creación Divina. Pensamos la cuestión de la memoria como patrimonio exclusivo del espíritu porque pensamos en recuerdos de encarnaciones pasadas, con su correspondiente aprendizaje. Sin embargo, solemos olvidar un pasado más lejano, en el que, por ejemplo, aprendimos a parpadear… No sé si por este punto en particular, el de la separación entre el espíritu y el periespíritu, al abrir el Evangelio al azar para la lectura que encierra el estudio de la tarde, el mensaje fue LO QUE DIOS UNIÓ NO LO SEPARE EL HOMBRE.

Tras el debate, algunos compañeros piensan que el periespíritu refleja la memoria cuyos registros se encuentran el espíritu. Otros que la memoria estaría a la vez en el perispíritu y en el espíritu. Nadie ha manifestado que la memoria estuviera exclusivamente en el periespíritu – pese a que yo sí dije que, si tuviera que contestar de forma tajante, diría que la memoria está en el periespíritu, porque entiendo el espíritu como la conciencia misma y, por tanto, no es que la memoria estuviera en el espíritu, sino que le equivaldría.

He querido dejar aquí registradas las diferentes formas de entender la cuestión para honrar las recomendaciones del Codificador, Allan Kardec, que recomendió a los espiritistas que no aceptaran dogmas y que corrigieran la doctrina a la luz de nuevos hallazgos científicos. En estos momentos, no tenemos más que la información que nos han dado del mundo espiritual y nuestras propias teorías al respecto. En el futuro, puede que entendamos mejor este tema.

Después de la reunión, como también es de costumbre, algunos compañeros fuimos a tomar un delicioso té en un local muy cerca de nuestro Centro. Ahí hemos estrechado nuestra amistad, viviendo momentos de solidaridad y confraternización. Os pongo la foto, a ver si tenemos más adeptos la próxima clase =)

11 comentarios:

  1. La metáfora utiliza de la hoja de papel fue tan creativa y de fácil entendimiento que solo podría ser de Janaina y Patricia. Me encantó la clase, finalizamos con un mensajito de nuestros protectores sobre a UNIÓN, del todo. Y encantadora fue nuestra velada a luz de velas, té y la compañía de amigos tan queridos.
    PD: Hasta Alfredo se apuntó. ! Un día histórico para el CEADS! jejejejeje.
    Besos y Feliz Pascua.

    ResponderEliminar
  2. Recordatorio:
    Hoy, hace 141 años que nuestro codificador, Allan Kardec, desencarnó de su cuerpo terrenal. Que nuestros pensamientos se eleven a su espíritu protector. Que así sea.

    ResponderEliminar
  3. Holaaaaaaaaaaaaaaa¡¡¡

    Si logramos acostumbrarnos a ver el periespíritu no como una unidad, si no como un conjunto de vehículos o de cuerpos de los que se sirve el Espíritu para sus relaciones con la materia (todos relacionados entre sí, pero diferentes unos de otros)creo que sería algo más sencillo entender muchas cuestiones.

    Hay afirmaciones sobre el periespíritu que son ciertas para algunas de esas "partes", pero que no lo son para las otras y viceversa.

    Ah¡¡ y no os acostumbréis a mi presencia a la hora del té, pero seguro que repito alguna vez más... jejeje¡¡

    ResponderEliminar
  4. Holaaaaaaaaaa Alfreeeeeeeeedo =)

    Yo, antes que pensar en un conjunto de vehículos, diría que el periespíritu no es homogéneo, ¿no? Es decir, entre el cuerpo físico y el periespíritu tenemos el CAMPO VITAL, y entre el periespíritu y el espíritu, el CAMPO MENTAL. Éstas son zonas diferentes, donde ocurren cosas diferentes, pero yo no diría que llegan a ser diferentes vehículos.

    ¡Serás una leyenda viva en el té! El día que Alfredo vino... jejeje

    ResponderEliminar
  5. Holaaaaaaaaaaaa¡¡
    Uno de los problemas que me he encontrado yo desde el principio (y sobre el cual los Espíritus nos han advertido muchas veces)es que utilizamos diferentes palabras para decir lo mismo. Hay autores que el cuerpo mental y el cuerpo vital (doble etérico)lo integran todo en el conjunto de lo que se conoce como periespíritu. Y entonces cuando ya uno cree que lo ha entendido,lee otro libro de otro autor que denomina los conceptos con diferentes palabras y ya está liada de nuevo... jejeje¡¡

    Por ejemplo, yo el otro día en el té tenía una parte de mí que estaba ya en mi casa... ¿era el cuerpo mental, el doble etérico?. No sé, a veces es complicado de saber... jejeje¡¡
    Un abrazo.
    Alfredito

    ResponderEliminar
  6. No, Alfredito, era tu cuerpo comodón, que ya querría disfrutar de la coca cola y las patatas fritas delatante de la tele en el sofá jajaja

    Yo, de todas formas, pienso que lo importante no es entender al detalle qué es el periespíritu o donde se almacena la memoria. No tengo esta ansiedad. Lo que sí me mueve es vivir mejor con la información que tenemos. Me explico, que mi espríritu/periespíritu tenga memoria para mí queire decir que TODO cuanto pienso, aprendo y siento queda archivado ahí. Entonces tengo una ansiendad enooorme por pensar en cosas que me acerquen a Jesus, aprender cosas que me acerquen a Jesus y sentir cosas que me acerquen a Jesus. Lo que leo, los amigos que tengo, los lugares que frecuento, lo que hago con mi tiempo, lo que voy diciendo y escribiendo por el mundo... TODO es parte de esta búsqueda.

    Así que soys parte de mi búsqueda, hijos de Amalia =) Con vosotros, me siento más cerca de Jesus!

    ResponderEliminar
  7. Jajaja¡¡ Muy ingenioso eso del cuerpo comodón... yupiiiiiiiiii¡¡

    Creo que tienes toda la razón en lo que dices, mi queridísima Janaina, lo que pasa es que quizá yo tenga un afán desmesurado en querer saber y conocer las cosas, porque eso sin duda que me ayuda a educar la parte moral y del comportamiento, que otras personas a lo mejor ya la desenvolvéis de una manera "más natural".

    Lo que está claro es que, independientemente de si la memoria está en el Espíritu, en el periespíritu o si el Espíritu la guarda en el periespíritu (jolines... ¡vaya trabalenguas me ha salido) lo realmente importante y la esencia del Espiritismo va por donde tú no has dicho.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Menos mal que hay gente como tu, Alfredito, que hace preguntas. Sin estas preguntas no tendríamos la doctrina espiritista =)

    ResponderEliminar
  9. Me encanta todo eso!!!
    Todavía no acabo de entender de todo, es un asunto muy complejo, muy científico, y cuanto más busco información menos aprentdo. Creo que es más simple que parece pero como seres humanos somos complicamos todo.
    Lo que estoy totalmente de acuerdo es que somos UN único ser y estamos aquí para aprender.Es la ley divina: nacer, crecer, morrir y evolucionar...siempre. ¿Que seria de nosotros sin espíritus como el de Alfredo, inquieto y imaginativo, o del de Janaina, profesora y paciente, o del mío, curioso y preguntador...somo todos UNO.
    PD3: ¿¿El anónimo era el Alfredito??
    Grandes revelaciones...jejejejejeje

    ResponderEliminar
  10. ¿No habrá como admiten ciertos pensadores, más que una esencia única de las cosas, forma y pensamiento al mismo tiempo, siendo la forma un pensamiento materializado y el pensamiento la forma del espíritu? (León Dénis, El problema del ser, del destino y del dolor, 1908)

    ResponderEliminar