miércoles, 7 de julio de 2010

Alma, principio vital y fluido vital

Clase de estudios del Libro de los Espíritus

PLANIFICACIÓN
Alma, principio vital y fluido vital
La Doctrina y sus contradictores
Manifestaciones inteligentes
Desarrollo de la Pscicografía

Empezamos la clase del jueves 01/07 con un resumen de la clase anterior y luego hablamos de las definiciones del alma, principio vital y fluido vital, que aparecen en la introducción del Libro de los Espíritus.

Alma, principio vital y fluido vital

Existen diferentes definiciones para el alma. Para algunos, el alma es el principio de la vida material orgánica. No tiene existencia propia y cesa al terminar la vida. Este concepto es el concepto materialista. En este sentido dicen de un instrumento desafinado que “no tiene alma”. De acuerdo con esta opinión, el alma sería un efecto y no una causa.

Para otros, después de la muerte, el alma retorna a una fuente común, donde se confunde con el todo, de la misma manera como los arroyos y ríos vuelven al mar de donde habían partido. Esta opinión difiere de la anterior en que, según tal hipótesis, hay en nosotros algo más que la materia y después de la muerte queda algo. Pero es más o menos como si no quedara nada, puesto que, no existiendo más la individualidad, no tendríamos ya conciencia de nosotros mismos. Conforme a esa opinión, el alma universal sería Dios y cada ser constituiría una parcela de la Divinidad. Es ésta una variedad del panteísmo.

Por último, según otros, el alma es un ser moral distinto, independiente de la materia y que conserva su individualidad después de la muerte. Este concepto es, a no dudarlo, el más general, porque bajo un nombre u otro la idea de ese ser que sobrevive a su cuerpo se encuentra en estado de creencia, instintiva e independiente de toda enseñanza, en la totalidad de los pueblos, sea cual fuere su grado de civilización. Esa doctrina, según la cual el alma es la causa y no el efecto, es la de los espiritualistas.

Sin discutir el valor de tales opiniones, y considerando tan sólo el lado lingüístico de la cuestión, diremos que esas tres aplicaciones de la palabra alma constituyen otras tantas ideas distintas, cada una de las cuales requeriría un término diferente. El vocablo alma posee, pues, tres acepciones, y a cada cual le asiste razón, desde su punto de vista, en la definición que le da. La falla está en el idioma, al no tener más que una palabra para expresar tres ideas diversas. Para evitar todo equívoco habría que restringir el significado del término alma a una sola de esas tres ideas: no interesa cuál de ellas se elija; la cuestión es entenderse, ya que se trata de una convención.
Por nuestra parte, nos parece más lógico aplicarle la significación más común, de ahí que llamemos ALMA al Ser inmaterial e individual que existe en nosotros y que sobrevive a nuestro cuerpo. Aun cuando este Ser no existiera, siendo sólo un producto de la imaginación, se necesitaría un término para designarlo.
A falta de una palabra especial para cada una de las otras dos ideas, llamaremos:
Principio vital, el principio de la vida material y orgánica, sea cual fuere la fuente de que provenga, y que es común a todos los seres vivientes, desde las plantas hasta el hombre. Visto que la vida puede existir prescindiendo de la facultad de pensar, el principio vital es una cosa distinta e independiente. El vocablo vitalidad no daría la misma idea.
Para unos, el principio vital es una propiedad de la materia, un efecto que se da cuando la materia se halla en determinadas circunstancias. Según la opinión de otros –y esta es la idea más común -, aquél reside en un fluido especial, universalmente esparcido y del que cada ser absorbe y se asimila una parte durante su vida, así como vemos que los cuerpos inanimados absorben la luz.
Esto sería entonces el fluido vital que, con arreglo a ciertas opiniones, no sería otro que el fluido eléctrico “animalizado”, designado asimismo con los nombres de fluido magnético, fluido nervioso, etcétera.
Manifestaciones inteligentes

Las primeras manifestaciones inteligentes de los espíritus que llevaron a la codificación de la doctrina espírita tuvieron lugar por medio de mesas que se elevaban y daban, con una de sus patas, un número determinado de golpes, respondiendo de este modo sí o no, según lo convenido, a una pregunta planteada. Hasta allí nada de convincente había, por cierto, para los escépticos, por cuanto se podía creer en un efecto del azar. Después se obtuvieron respuestas más elaboradas, sirviéndose de las letras del alfabeto. El objeto móvil daba una cantidad de golpes que correspondía al número de orden de cada letra y se llegaba así a formar palabras y frases que contestaban a las preguntas planteadas.

Tal medio de comunicación resultaba tal largo como incómodo. El Espíritu, y es esta una circunstancia digna de recalcar, señaló otro. Uno de esos seres invisibles dio el consejo de adaptar un lápiz a una cesta u otro objeto. Colocada esa cesta sobre una hoja de papel, es puesta en movimiento por el mismo poder oculto que mueve las mesas. Pero, en vez de un simple movimiento regular, el lápiz traza por sí propio caracteres que forman palabras, frases y discursos enteros, de varias páginas de extensión, tratando las más elevadas cuestiones de la filosofía, moral, metafísica, psicología, etcétera, y ello con tanta rapidez como si se escribiera con la mano.

Puesto que el objeto al que se adapta el lápiz no es sino el de un instrumento, su naturaleza y forma resultan del todo indiferentes. Se buscaba que su disposición fuese la más cómoda, de ahí que muchas personas utilicen una tablita. La canasta o la tablilla sólo puede ser puesta en movimiento con la influencia de ciertas personas dotadas, a este respecto, de un poder especial, y a quienes se designa con el nombre de médiums –esto es, “medio” o intermediarios entre los Espíritus y los hombres. Las condiciones que otorgan ese poder dependen a la vez de causas físicas y morales, imperfectamente conocidas todavía, porque encontramos médiums de toda edad y de uno y otro sexo, así como en todos los grados de desarrollo intelectual. Por lo demás, dicha facultad se perfecciona con el ejercicio.

Desarrollo de la Psicografía

Emmanuel, el mentor espiritual del médium brasileño Francisco Cândido Xavier, afirmó a través de su médium en el programa “pinga - fogo” que la primera pscicografía de que se tiene noticia fue el libro de piedra, con los mandamientos. Entonces uno de los presentadores del programa completó: “Pscicografiado por Moisés”.

Más tarde, se reconoció que la cesta y la tablilla sólo constituían, en realidad, un apéndice de la mano, y el médium, tomando directamente el lápiz, se puso a escribir por un impulso involuntario y casi febril. De esta manera, las comunicaciones se hicieron más rápidas, más fáciles y más completas, y tal procedimiento es en la actualidad el más utilizado, tanto más cuanto que el número de personas dotadas de esa aptitud es considerable y a diario se multiplica. Por último, la experiencia permitió conocer otras muchas variedades de la facultad mediúmnica, y se supo que las comunicaciones podían igualmente realizarse por medio de la palabra, el oído, la vista, el tacto, etcétera, e incluso por la escritura directa de los Espíritus, vale decir, sin ayuda de la mano del médium ni del lápiz.

Una vez verificado el hecho, restaba comprobar un punto esencial: el rol que desempeña el médium en las respuestas y la parte que puede tener en ellas, mecánica y moralmente.

También hablamos sobre los tipos de médiums escribientes, sobre lo que podemos encontrar información en el Libro de los Médiums, cap. XIII y XV.

Wellington Bossi

2 comentarios:

  1. ¡Las clases del jueves son las mejores!
    Tenemos un grupo comprometido con el estudio del Libro de los Espíritus y eso es lo que cuenta.
    Estamos en la tercera clase, en la introducción que presenta Bossi...se lo ha currado un montón...Enhorabuena, hermano y amigo. Nuestra sistemática es que no avanzaremos si nos queda dudas, así que: tenemos la eternidad y ya hemos dados el primer paso…
    Que nuestros espíritus amigos y nuestra amada mentora, Amalia Domingo Soler, nos guie por el sendero del conocimiento, amor y tolerancia.
    ¡Están todos invitados!

    ResponderEliminar
  2. Que así sea, Andrea!!! Te echaba de menos en el blog =)

    ResponderEliminar