lunes, 15 de noviembre de 2010

Noticias del GELE


Tenemos en CEADS un aplicado grupo de estudos del Libro de los Espíritus que se reúne cada jueves, de 20:45 a las 22:00. Aquí nos cuentan lo que han estado haciendo últimamente.

(...)

Durante este último mes hemos finalizado el Libro Primero de El Libro de los Espíritus. Os pasamos a continuación un breve resumen de los dos últimos capítulos, junto con la prueba de repaso que hicimos al finalizar, y que nos sirvió para repasar lo que hemos estudiado hasta el momento.

A partir del jueves día 11 de noviembre, 
comenzamos el Libro segundo: Mundo Espírita o de los Espíritus.

Resumen de los capítulos III y IV.

Capítulo III. La creación

“El Universo comprende la infinidad de los mundos que vemos y que no vemos, todos los seres animados e inanimados, todos los astros que se mueven en el espacio y los fluidos que lo componen”. De la pregunta 36 a la 59, los Espíritus analizan la cuestión de la Creación, a partir de un total de cinco subtemas: la formación de los mundos, de los seres vivos, la población de la Tierra por parte del Ser Humano, la diversidad de las razas y la pluralidad de los mundos. Finalmente, Kardec completa la explicación con una reflexión sobre el contenido bíblico relativo a estos mismos temas. En un determinado momento, nos explican los Espíritus, Dios creó el Universo con el poder de Su voluntad. Nada explican acerca del primer momento, ni mencionan un posible Big Bang (esta teoría surgió en las primeras décadas del siglo XX), pero nos cuentan que los diferentes sistemas planetarios y demás cuerpos celestes se formaron a partir de la condensación de la materia dispersa por el espacio. La Tierra es tan sólo uno más de los incontables mundos creados por Dios. En él surgió la vida, gracias a los princípios orgánicos que se encontraban en su seno a la espera de las condiciones propicias para su desarrollo. Del momento preciso en el que apareció el Ser Humano nada nos dicen, simplemente que está más allá de nuestros cálculos quiméricos. Adan, Hombre mítico, es tan sólo una alegoría que hace referencia a uno de los primeros grupos de seres evolucionados que existieron en la Tierra, pero que ni fue el primero ni el único el poblar nuestro planeta. El Ser Humano falló en la interpretación de las Sagradas Escrituras, escritas de acuerdo con los factores históricos y el lenguaje de una época antigua. La Familia Humana apareció, por lo tanto, en diferentes lugares y en momentos diversos, dando lugar a las diferentes razas, según las necesarias adaptaciones medioambientales. De forma similar, todos los mundos fueron y son habitados, en diferentes grados de complejidad evolutiva, debido a su trayectoria moral y espiritual.

Capítulo IV. El Princípio Vital

De la pregunta 60 a la 75 nos hablan del Princípio Vital, encargado de animar, de dar vida y movimiento, a la materia orgánica. Se trata de un capítulo muy breve que pretende dejar claro el concepto de Princípio Vital, para evitar confundirlo con el Fluido Cósmico Universal y con los atributos del Espíritu. El Princípio Vital es un elemento derivado del Fluido Cósmico Universal, que pasa a formar parte de los seres orgánicos en una cantidad determinada para cada caso, y cuya finalidad es la anteriormente mencionada: dar vida, animar. La cantidad de fluido no es la misma en todos los seres y ni siquiera es constante en un mismo individuo. En cuanto el ser orgánico muere, este principio vital regresa a la fuente universal, para ser reutilizado por otro ser. Los Espíritus afirman que la Inteligencia no es atributo de este princípio (es una atributo del espíritu). Distinguen así, tres tipos de seres: aquellos que no disponen de fluido vital ni inteligencia (por ejemplo, los minerales); aquellos que poseen principio vital pero no inteligencia (las plantas y los animales); los seres animados y pensantes, como los Seres Humanos. En la parte final del capítulo, los Espíritus tratan de explicar la diferencia entre instinto e inteligencia. De esta forma, la pregunta 73 afirma claramente que el instinto no es independiente de la inteligencia, sino que es un tipo de la misma: es una inteligencia no racional, asimilada por todos los seres para proveeer adecuadamente sus necesidades.

¡Muchas Grcias, GELE, y ánimos con este trabajo tan maravilloso que estáis haciendo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario