viernes, 19 de noviembre de 2010

Un ejercicio de amor

Querida familia CEADS,

Ya se acerca la clase de sábado y aquí os adelanto qué es lo que haremos en esta sesión. Después de haber estado “emplollando” sobre el tema de la mediumnidad los últimos dos meses, nos acercamos al final del módulo. Nos quedan dos clases sobre el tema y… “a otra cosa, mariposa”. Bien, este sábado, después de leer un texto corto sobre la mediumnidad, haremos un ejercicio. Os lo dejo para que vayais pensando y, si Dios quiere, el domingo os cuento qué repuestas los grupos de trabajo dieron durante el estudio.

Que la fuente del AMOR MAYOR nos guíe siempre y que seamos dóciles a sus enseñanzas.

El abrazo fraterno de siempre,

Janaina

EJERCICIO

En diferentes momentos de la vida, sean o no espíritas, las personas pueden experimentar situaciones en la que han de “enfrentarse” al fenómeno de la mediumnidad. Considerando todo lo que hemos estudiado en las últimas clases, imaginaros que una persona os plantea una de las situaciones a continuación. ¿Qué explicación puede existir para esta situación? ¿Qué consejo le podríais dar a esta persona con base en la doctrina espiritista?

SITUACIÓN A

Mi casa es un constante romper de platos y golpear de puertas. Ya no sé qué hacer porque por la noche no puedo dormir de los ruidos que escucho por la casa. El otro día me entró la desesperación y les grité a los espíritus, que si estuvieran ahí, que me dejaran en paz, y me puse a llorar sin parar. De verdad, no puedo más.

SITUACIÓN B

Hay días que estoy muy contenta, tengo ganas de cantar y hasta noto como si una camada fina de tranquilidad me envolviera de forma palpable. En estos días creo más en mi misma y no me cuesta decirle a la gente lo mucho que las aprecio. Otros días, sin embargo, me siento totalmente espesa, pesada y como que no soy yo. Cuando me encuentro así digo cosas que no diría normalmente y puedo hacer daño a la gente. Me gustaría ser una persona normal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario