domingo, 30 de enero de 2011

Locura y mediumnidad

Querida familia CEADS,

Ayer nos reunimos para nuestra habitual sesión de estudios de los sábados. Bajo la bendición de la espiritualidad amiga y la orientación de nuestros monitores Andrea y Alfredito, empezamos el trabajo dividiéndonos en dos grupos. Leímos el texto de estudio. El primer grupo debería centrarse en la explicación de las consecuencias del abuso de la mediumnidad; el segundo grupo debería profundizar en la relación entre la locura y la práctica mediumnica.

El primer grupo llegó a las siguientes conclusiones:

  • Cómo toda actividad, la práctica mediúmnica puede provocar fatiga si realizada sin el debido reposo y es totalmente desaconsejable en la infancia.
  • La práctica mediúmnica, bajo los preceptos espiritistas, debe ser realizada con recogimiento, respecto, de forma gratuita y con objetivos elevados.
  • El médium que practica la mediumnidad de forma segura debe buscar instruirse, vivir según los principios del evangelio, ser humilde, disciplinado y presistente.
  • Como todas las demás facultades del ser humano, sea la visión o la inteligencia, por ejemplo, la mediumnidad debe ser puesta a servicio del bien, de la paz y del amor.
  • La no observancia de cualquiera de las recomendaciones anteriores fatalmente tendrá por consecuencia la sintonía del médium con entidades inferiores, que le ocasionaran, pronto o tarde, decepciones y tristezas.
Las conclusiones del segundo grupo, respecto a la relación entre la mediumnidad y la locura, fueron las que os presento a continuación:

  • La mediumnidad practicada de la forma expuesta anteriormente (grupo 1) no puede llevar a la locura.
  • Puede volverse loco el médium que ya traiga por razones kármicas el germen de la locura impreso en su periespíritu o que, no observando las recomendaciones de la práctica segura de la mediumnidad, se entregue a procesos obsesivos complejos.
  • La doctrina espiritista no solo previne como también puede ser el antídoto a la locura, una vez que nos ofrece una guía segura para sintonizar con las fuerzas del bien y del amor.
  • El espiritismo es un mensaje de esperanza, fe y optimismo. Es nuestra responsabilidad la reforma intima, el cultivo constante de valores como la afabilidad, la paciencia, el amor al prójimo y, sobretodo, la caridad.
También recordamos las cartas consoladoras que nuestro querido Chico Xavier psicografió. El humilde e iluminado Chico, que se decía un cartero, consoló a incontables corazones, además de dar pruebas de la continuidad de la vida tras la muerte física. Como bien recordó Patricia, este trabajo tenía un rol en el plan de la espiritualidad superior, como las mesas giratorias en su momento también lo tuvieron. Sin embargo, no debemos aparcar en la franja del consuelo. Hemos de instruirnos y trabajar para edificar el Reino de Dios en nuestros corazones, en nivel íntimo, y poner los medios que tengamos a nuestro alcance para hacer el mundo mejor, en nivel colectivo.

Hermanos de mi alma, sea en temas de mediumnidad, sea en el campo de la vida donde miremos, recordemos el principio muy sencillo básico que rige el universo entero:

“El plantío es libre; la cosecha, obligatoria.”

Cariños de la hermana menor,

Janaina

No hay comentarios:

Publicar un comentario