domingo, 10 de julio de 2011

Modo de acción del obsesor

Este sábado en nuestro querido CEADS hemos estudiado la Guía 38 del Programa V - parte II del ESDE. Aunque estamos en verano y la calor nos hace algo "perezosos”, el grupo de estudios sigue acudiendo a las clases. Nos quedan tres sábados más antes de las vacaciones definitivas y la finalización del estudio del ESDE. Todavía nos falta por aprender algunas cositas más sobre el proceso obsesivo, su relación con la locura y cómo cuidar con terapias y profilaxis espíritas. Por ahora os hago un pequeño resumen de lo que hemos estudiado y las conclusiones del grupo.
Modo de acción del obsesor
Como ya sabemos el obsesor utiliza las brechas que dejamos abiertas en nuestra evolución moral todavía en un nivel inferior, utilizando de herramientas y medios para perturbar nuestros Espíritus y familiares.

La obsesión puede comenzar en la cuna, los llamados niños obsesados son los peques que nacen con deudas de otras encarnaciones y que pueden sufrir algún tipo de influencia de hermanitos no encarnados. Hay que recordar que un niño solamente es niño al reencarnar pero puede ser un Espíritu muy viejo con muchas deudas y con la finalidad de encarnar y probar sus penas. Lo más importante cuando se detecta un problema en los hijos es mantener la vigilancia de los pensamientos de la familia y de las personas del hogar, la práctica de la oración con la presencia del niño y el Evangelio en el Hogar son las “llaves” para un posible cierre y protección de la obsesión.

Si la obsesión no viene de la cuna puede surgir cuando mayores cuando el obsesor encuentra la persona que quiere vengarse, empezando un dominio psíquico-periespiritual a fin de hacer daño a su opositor del pasado. Cada obsesor se vale de los artificios que conoce, dependiendo de su capacidad intelectual y estudios, utilizando desde la hipnosis hasta la implantación de aparatados en su cuerpo periespiritual.

No obstante hay que tener en cuenta que ni siempre tiene conciencia del mal que hace al prójimo, a quien le llama opositor. Es verdad que existen Espíritus que se dedican a la práctica de la venganza en nombre de la justicia “hecha con las propias manos”. A ese punto entramos en el estudio.

Hay, principalmente, tres tipos de obsesor: uno es lo que busca venganza y se uno a grupos inferiores a fin de zanjar cuentas con sus deudores, otro son los que no tienen nada contra a nadie pero que creen practicar la justicia y guían grupos enteros a este fin y los “esclavos” del mal que nada son los Espíritus de baja moral que al desencarnar no saben qué les pasa, son débiles y buscan por afinidad de fluidos estos grupos de “ayuda”.

En el primer grupo son los obsesores comunes, lo que odian y quieren el mal de otro Espíritu. Ya en el segundo son los “jefes”. Espíritus inteligentes y con gran conocimientos de la estructura periespiritual de los Espíritus, grandes hipnotizadores, saben premeditar un ataque con esmerada crueldad.

El tercer grupo son los más débiles, son los que los “jefes” utilizan para garantizar el cerco y destruición de la víctima elegida. En los casos más graves se valen de la vampirización o de los ovoides (estos dos categorías graves de obsesión estudiaremos el próximo sábado) Su elevación moral apenas se conoce y se dejan influenciar por los Espíritus más inteligentes, haciendo los que les ordenan y jamás piensan en dejar al grupo con miedo que sean castigados y sofrieren danos mayores.

El resumen hemos concluido que:

- Los obsesores nunca obran solos

- No tienen conciencia real de la crueldad que ejercen

- Creen hacer el “bien” y “justicia”

- Sus pensamientos y acciones son las mismas que cuando encarnados, siguiendo la misma vida moralmente elevada

- No conocen el amor

- La mayoría no cree en la pluralidad de existencia, así que no hay perdón para un futuro (cabe recordar que muchos desencarnados todavía no tienen conciencia de su condición cuando dejan el cuerpo de carne…vagando por el espacio, viviendo como si estuviese encarnado).

- La plegaria, el Evangelio en el Hogar y, en caso más graves, el centro espírita puede ayudar al desarrollo moral y intelectual a fin de deshacer este vinculo con un obsesor.
Vigilad, orad y viva el momento pensando siempre en el futuro; pensando en cómo y cuándo queremos llegar al Padre Creador, pues nos está esperando con su eterna paciencia y amor. Ya tenemos el cómo, a través de las enseñanzas de nuestro Hermano Mayor y el cuándo, a través de las plegarias, de la caridad, del auto-conocimiento, de la alegría de vivir y servir…
Que tengáis una buena semana.
Con cariño de la hermanita,

Andrea

5 comentarios:

  1. Tengo una pregunta, ¿qué ganan "los esclavos" en obedecer a los "jefes"? Besitos a todos!

    ResponderEliminar
  2. Buena pregunta, Jana ¡Pues no ganan NADA! Ya que en la espiritualidad no hay sueldo ni bonificaciones!!! Si hay cuando hacemos en bien. Como el propio nombre ya dice, son esclavos de sus pensamientos e imperfecciones, por eso también, son débiles y fáciles de manipular. Sus vibraciones son inferiores haciendo que se unan a esos grupos de "justicia". Si, es verdad, y nada más que la verdad, solo se gana cuando se pratica el amor, consigo mismo y con el prójimo. Fuera de la caridad no hay salvación.

    ResponderEliminar
  3. PD: Tengo esperanza que dejamos de hacer este diágolo...y pasamos a hacer um MULTIálogo!!!

    ResponderEliminar
  4. No ganan ni los esclavos ni los jefes, no?? A lo mejor al principio se sienten satisfechos con sus actos pero a lo largo del tiempo se dan cuenta que ellos mismos también siguen sufriendo...... ;-))

    Marcello

    ResponderEliminar
  5. "Vigilad"...

    Cuantos de nosotros DE VERDAD entendemos y tenemos PLENA consciencia de todo que conlleva este deber?? Vigilamos nuestras palabras?? Vigilamos en NO QUEJARNOS?? Vigilamos lo que "postamos" en el Facebook?? Somos conscientes de las consecuencias de nuestras palabras, que pueden alimentar discusiones inútiles?

    ;-) Marcello

    ResponderEliminar