miércoles, 13 de julio de 2011

Obsesiones graves: la parasitosis espiritual y los parásitos ovoides

Compañer@s de evolución,

Este sábado en CEADS estudiaremos las dos obsesiones más graves y crueles existentes: la parasitosis espiritual (o vampirismo) y los parásitos ovoides.
Os dejo una pequeña introducción al tema ya que no se podría entender ni aprender respecto la obsesión y sus tipos en un solo día. Es tema de estudio para toda una vida pero aquí (y en CEADS) intentamos introducir el tema con la finalidad de seguir estudiando…¡para toda la eternidad!
Todavía nos quedan dos sábados más, donde estudiaremos las posibles causas de locura generadas por la obsesión y las terapias conocidas para su cura.

¡Nos vemos en CEADS¡ ¡Nos vemos en el blog!

Andrea


PARASITOSIS O VAPIRISMO ESPIRITUAL

Las víctimas de homicidios y violencia, brutalidad manifiesta o persecución disfrazada, fuera del cuerpo físico, entran en la faja mental de los sufridores, conociendo la enormidad de sus faltas ocultas, y, al revés del perdón, con que se exonerarían de la cadena de tinieblas, se empeñan en venganzas atroces, retribuyendo golpe por golpe y mal por mal.
Otros desencarnados aún quieren, que sus caprichos pueriles sean solucionados por la Divina Providencia, y, como no lo consiguen, porque toda conquista evolutiva se hace a través del trabajo, huyen de los deberes, acobardados y perezosos.
En la parasitosis mental, tenemos el vampirismo, por ese proceso, los desencarnados, succionan la vitalidad de los encarnados, pudiendo determinar en los hospederos dolencias de las mas variadas e incluso la muerte prematura.
Para el mundo espiritual, según el instructor Alejandro, en Misioneros de la Luz: vampiro es toda entidad ociosa que se vale, indebidamente, de las posibilidades ajenas y, tratándose de vampiros que visitan a los encarnados, es necesario reconocer que ellos atienden a los siniestros propósitos a cualquier hora, desde que encuentren guarida en los hombres.
En Obreros de la Vida Eterna, André Luiz describe escenas de vampirismo en la enfermería de un hospital: Entidades inferiores, retenidas por los propios enfermos,, en alto grado de vicio mental, se postraban en lechos diversos, infligiéndoles padecimientos atroces, succionándoles en vampirismo preciosas fuerzas, como también atormentándolos y persiguiéndolos. Y confiesa que las escenas le imponían gran malestar.

PARASITOS OVOIDES

Existen espíritus que pierden la forma humana de presentación de su periespíritu, surgiendo como “esferas ovoides”.
En las regiones inferiores, en donde André Luiz estuvo, en misión de paz, en compañía del instructor Gúbio, y que están descritas en el extraordinario libro Liberación, numerosas entidades transponían esas esferas, como si estuviesen imantadas a sus propias irradiaciones.
El médico desencarnado explica que esos ovoides son un poco mayores que un cráneo humano, variando mucho en las particularidades, algunos presentan movimientos propios, como si fuesen grandes amebas, otros parecen estar en reposo, aparentemente inertes, unidos al halo vital de otras entidades.
En Evolución en Dos Mundos, André Luiz explica que, numerosos desencarnados, entusiasmados con la idea de hacer justicia con las propias manos o apegados a vicios viles, por repetir constantemente esas imágenes degradantes,
acaban en deplorable fijación monoideísta, fuera de las nociones de espacio y tiempo, sufriendo entonces, enormes transformaciones en la morfología del psicosoma. Por falta de la función, los órganos psicosomáticos quedan retraídos, y surge la forma ovoide.
Alcanzada la forma ovoide, permanecen unidos a aquellos que fueran sus socios en los crímenes, obedeciendo a la orientación de las inteligencias que los entrelazan en la red del mal. Por eso, sirven a las tareas infelices en los procesos de obsesión.
¿ Cuál es la situación psíquica de estos ovoides? Gúbio aclaró a André Luiz que la mayoría de ellos duerme con extrañas pesadillas, incapaces de exteriorizaciones mayores.Son en verdad fetos o amebas mentales, transportados por entidades perversas o rebeldes
¿ Qué sucede con esos esferoides vivos, tristes mentes humanas sin pertrechos de manifestación? ¿ Cómo quedarán en la reencarnación? Así como la simiente sembrada en la cueva oscura formará el árbol adulto, los ovoides van a desarrollarse, normalmente como embriones y fetos humanos, formando el nuevo cuerpo de carne, en compañía de socios y desafectos, disfrutando de la bendita oportunidad de acertar ante la ley universal del amor.

1 comentario:

  1. ¡Qué tengáis una buena clase, compañeros! Amparados por los amigos de Luz y nuestro Maestro Mayor.

    ResponderEliminar