lunes, 18 de julio de 2011

Tipos graves de obsesión

Queridos compañeros,

El último sábado en CEADS estuvimos reunidos a fin de estudiar los dos tipos más graves de obsesión conocidos por nosotros encarnados: la parasitosis espiritual y ovoide.

La parasitosis espiritual, también conocida como vampirización, lleva este nombre por su propio concepto. Es la absorción de las energía o fluidos que un espíritu hace a otro. Los espíritus obsesores que utilizan este tipo de simbiosis buscan en los encarnados los fluidos de la materia ya que creen necesitar de ellas para seguir “viviendo”. Su organización mental está perdida y confusa, su evolución moral es todavía baja, no entiende qué le pasa al desencarnar puesto que la vida continua… No podemos olvidar que este tipo de obsesión no es exclusividad de los desencarnados ya que conocemos muchos casos de vampirización entre encarnados en los que succionan las energías y desequilibran psíquicamente a otro ser que vive a su lado.

Hay dos tipos de parasitosis espiritual:
  • una es la ectoparasitosis - los espíritus, encarnados o desencarnados buscan el placer que la materia proporciona a través de los vicios de otros espíritus ignorantes o inferiores moralmente;
  • la otra es la endoparasitosis - que se cracteriza por el dominio del obsesor sobre el campo mental del obsesado con el objetivo de dirigir su vida totalmente.
Un ectoparásito se puede convertir en un endoparásito cuando se sienta amenazado de perder los gozos materiales que el obsesado le proporciona o cuando tenga conciencia de que puede dominarlo fácilmente.

Sabemos que con la emancipación del alma, en el periodo del sueño, este tipo de obsesión se puede intensificar. Libre el espíritu busca las fajas frecuencias vibratorias a las que está conectado donde su periespiritu recibe toda la influencia negativa en su propia estructura. Este tipo de obsesión puede desequilibrar la mente enferma del obsesado a tal punto que le podría llevar a la locura y hasta la muerte del cuerpo físico ya que el “vampiro” absorbe todo el fluido vital.

Otro tipo de obsesión grave que nos da a conocer la Espiritualidad a través de los libros psicografiados son parásitos ovoides. Primeramente entendamos porqué nuestro cuerpo periespiritual se puede transformar en ovóide. Son tres los principales motivos:

  • Uno es el miedo que el hombre salvaje siente cuando desencarna y no entiende qué le pasa, busca a su vida anterior de encarnado, necesitando de los suyos, de sus energías y hitos. Se encierra en la única idea de estar allí, haciendo que sus órganos periespirituales se atrofien al punto de transformarse en un cuerpo en forma de “huevo”.
  • Otro motivo para este cambio físico es la idea fija de venganza y odio.
  • Y la tercera, es el pensamiento de remordimiento que el ser puede sufrir al desencarnar.
En los tres motivos todos tienen como factor desencadenante el monoideísmo auto-hipnotizante, que es esta idea fija, única que lleva al cuerpo periespiritual a una retracción ya que no se desarrollan actividades en sus órganos internos, paralizándolos por completo.

Una vez entendemos porqué y cómo esta transformación acontece, pasamos a entender la sistemática de obsesión por un ser ovoide. Los obsesores desencarnados con más inteligencia se valen de estos hermanos ignorantes y sufridores que se han encerrado en las formas ovoides para profundizar la obsesión en otros espíritus encarnados o desencarnados.

En este momento se hace la parasitosis espiritual a través de ovoides que se imantan en los obsesados con la finalidad de desequilibrar el campo mental y fluídico de sus cuerpos, sean ellos corpóreos o extra-corpóreos, pudiendo llevarlo a la muerte y a desequilibrios mentales. Es la una de las formas de obsesión más graves y crueles que existen ya que los dos son obsesados a la vez, aunque creemos que el ser ovoide es lo que más sufre por su ignorancia y falta de sentido del bien.

La única manera de poder volver a plasmar su forma periespiritual es a través de la reencarnación donde la Espiritualidad le ayudará a reponer sus órganos atrofiados en una nueva experiencia carnal. Si nos preguntamos si, al reencarnar, este hermano tendrá alguna deficiencia física o mental, no podemos saberlo del todo ya que cada espíritu posee su historia y sus deudas, todo es analizado por la Justicia Divina con cuidado y mucho amor, para que la experiencia sea aprovechada al máximo según nuestra evolución personal.

La conclusión que podemos llegar es que tenemos que estar atentos y vigilantes, que no seamos parásitos ni de nosotros ni de otros hermanitos. Perdonarse y perdonar, amar al prójimo como a ti mismo es la más sabia lección que nos dejó el Maestro. Estas son lecciones de tanta profundidad que mal alcanzamos comprenderlas…

Gracias familia espirita por las enseñanzas diarias. Y nos vemos el próximo sábado.

Andrea :D

4 comentarios:

  1. Hola caompañeros, el tema es durísimo, pero nuestra querida dea lo ha resumido muy bien. Creo que es buen momento para recordar la campaña de Vera, DORMIR PARA EL BIEN, y pedir a nuestros guías protectores que no nos abandonen a nuestras imperfecciones durante el descanso del cuerpo físico. ¡Besitos a todos!

    ResponderEliminar
  2. Andrea! Gracias! No estuve el sábado y con tu resumen puedo, por lo menos, intuir como fue la clase del domingo... Me acorde de un libro que leí hace unos años "Ícaro Redimido" (Gilson Freire, pelo Espírito Adamastor) donde también se relatan casos de parásitos ovóide.

    Por lo visto habéis discutido quien sufre más, el ovóide o el encarnado.... No me había planteado esto... Pero imagínate que pruebas no va a pasar un espírito que se utiliza de un ovoide... Este sufrirá igualmente mucho en el futuro....

    Besitos a todos, espero estar presente de cuerpo el próximo sábado ;-)

    Marcello

    ResponderEliminar
  3. Hola Marcello. Pues sí que es verdad que los hermanitos que modifican su forma periespiritual a la ovóide pasaran por pruebas duras en el futuro pero siempre con el amparo de la Espiritualidad superior y de acuerdo con la Justicia Divina, respectando la capacidad de cada ser...el fardo SIEMPRE podemos cargar y mejor aún cuando amigos como vosotros!
    Un besito y nos vemos el sábado.

    ResponderEliminar
  4. Hola Dea y Marcelo, el libro "Lirios de Esperanza" relata la historia de una pareja que aborta y los espíritus abortados se convierten en ovoides. En la espiritualidad, la madre trabaja durante más de 40 años dándoles amor y cariño para que "empiecen" a volver a presentar una forma "cercana" a la humana. Imaginaros el dolor de los padres al darse cuenta de lo que su acto irresponsable les causó a los hijos que decidieron no aceptar...

    ResponderEliminar