domingo, 25 de septiembre de 2011

El Auto Encuentro

Hola familia,

quizá os pensabais que os escaparíais de la crónica de domingo porque no hemos tenido reunión de sábado... No no no no ni no no! Nuestra queridísima Vera, que el sábado 17/09 presentó en nuestro centro una charla inspirada en la psicología transpersonal nos envía un interesante resumen, que permite revivir la experiencia de la charla a los que han estado, y para los que no hemos tenido la oportunidad, pues acercarnos un poco al tema. Des del blog, Verinha, la familia CEADS te da las gracias por la charla, por el resumen y por dedicarte a la educación de nuestros espíritus.

Cariños a todos de la hemana menor, 

Janaina
 (...)


El Auto Encuentro

Vera Lucia


“La adquisición o despertar del Sí, es el gran
Desafío de la existencia humana (…)”
Joana de Angelis

Una frase muy común, que siempre oímos en un Centro Espirita es: Reforma intima o auto encuentro. Tarea difícil de empezar y una vez puesta en marcha ya no se puede parar. Pero ¿por donde empezar? Haciendo un viaje interior, penetrando en uno mismo, buscando conocerte, modificarte, amarte.
La psicología transpersonal estudia e investiga las interacciones de la psique humana con nuestro sentido de identidad, establece métodos y aplicaciones terapéuticos para transcender el ego y sanar problemas psicológicos que nos limitan de forma conciente o inconsciente. La búsqueda de la espiritualidad, la propia esencia interior; y de la religiosidad, acción que lleva la criatura a religarse a su Creador, nos lleva a creer que esta ciencia a través de sus técnicas, permite al individuo su auto encuentro. Relata la existencia de dos estructura en nuestro psiquismo: el ego y otra llamada de varias formas: Ser Esencial, Yo Superior, Self.
El Ser Esencial es el centro de la conciencia donde están fijadas las características positivas, los valores reales del individuo. Es nuestro lado luz, amoroso bueno y bonito, nuestra esencia Divina. Es el estado natural, en el cual se encuentra las potencialidades en forma latente. El Ser Esencial es la fuente de todos nuestros sentimientos nobles: bondad, fraternidad, solidariedad, tolerancia, amistad, auto estima, o sea, todos los valores derivados de la energía del AMOR. Puede expandirse o inhibirse conforme la camada exterior que compone el ego.
El ego es la capa de ignorancia que circunda el ser esencial, registra las experiencias equivocadas en que no colocamos en práctica el Amor. Esta compuesto de dos partes: negatividad del ego; es donde quedan registrados todos los sentimientos que representan la ausencia del valor esencial correspondiente. Sentimientos que se originan del desamor: odio, egoísmo, celos, orgullo, rabia, angustia, depresión, ansiedad, desespero, pánico, miedo, violencia, entre otros. Son sentimientos que representan movimientos transitorios, existen mientra no cultivamos los sentimientos reales. La otra parte son las máscaras del ego; la parte disfrazada del ego que usa instrumentos de defensa y fuga. Las máscaras tienen origen en la energía del pseudo-amor. El individuo consiente o inconsciente, disfraza la negatividad del ego con sentimientos aparentemente positivos: euforia, auto-piedad, perfeccionismo, pseudo perdón, puritanismo. La observación superficial de los sentimientos mascarados, da la impresión de que ellos son reales, pero analizados en profundidad son falsos, energía del pseudo amor para tapar sentimientos oriundos de la ausencia de amor. Las mascaras cuando vitalizadas impiden el contacto mas profundo con el Ser Esencial, pues piensa que cultiva valores y cristaliza estos sentimientos.
Debido a la características del planeta Tierra, de prueba y expiación, la mayoría de la humanidad posee o esta en lucha con estas dos estructuras del ego, tarea muy difícil para los que ya se han dado cuenta de que estamos reencarnados para evolucionar, pero la doctrina Espirita es una luz para la conciencia. Hagamos uso de esta luz, hagamos uso de la ciencia como instrumento de progreso no solo material, también espiritual; busquemos el Ser Esencial que somos y no olvidemos nuestra condición de HIJOS DE DIOS.

2 comentarios: