lunes, 14 de mayo de 2012

Fisiología del Alma


Hola familia,

Aquí estamos otra vez. Jorge Berrio nos ha hecho hoy la charla titulada "Fisiología del Alma" y así hemos estrenado nuestro nuevo local. La conferencia ha sido de la más amena. El acento colombiano de Jorge me parecía delicioso y su exposición ha sido muy instructiva. Os intentaré hacer un pequeño resumen de la conferencia que una treintena de encarnados hemos escuchado atentamente.

Jorge empezó recordándonos que todos somos espíritus viviendo una experiencia corporal. Una vida es una oportunidad de activar conocimientos y desarrollar potencialidades. En la doctrina, los espíritus definen un alma como un espíritu encarnado. Sabemos que el hombre encarnado es de una tríplice naturaleza: el espíritu, que es la fuente de las ideas y emociones; el periespíritu, nuestro cuerpo espiritual o energético, que sirve de intermediario entre el cuerpo físico y el espíritu; y finalmente el cuerpo físico, sede de las sensaciones. Jorge nos explicó que encarnados y desencarnados tenemos la misma fisiología, sólo que los desencarnados no tienen ya sus cuerpos físicos. Cuando un médium vidente ve un desencarnado, en realidad lo que está viendo no es al espíritu, sino al periespíritu, que suele tener la misma forma de su última encarnación.

 El periespíritu es el que da forma al cuerpo físico en el momento de la encarnación. Algunas de sus propiedades son la plasticidad, que nos permite viajar en desdoblamiento durante el sueño; la penetrabilidad, que permite a los desencarnados atravesar obstáculos físicos como las paredes; la expansibilidad, que notamos cuando nos relajamos y nos sentimos más anchos; y la capacidad de absorción, que permite que elementos del entorno penetren en su estructura intima. La terapia fluídica conocida como el pase espírita se aprovecha precisamente de esta última característica del periespíritu, puesto que su objetivo es ofrecer emanaciones sanadoras que provienen del mundo espiritual, combinadas a las del pasista. En el periespíritu encontramos los centros neurofluídicos o centros de fuerza. En las filosofías orientales se les conoce como chacras. Son ellos: el centro coronario, responsable de la absorción de las energías más sutiles y elevadas; el frontal, que gestiona los pensamientos y emociones; el laríngeo, de especial relevancia en la mediumnidad psicofónica; el cardíaco, centro de fuerza que genera y emana las emociones; el centro esplénico, responsable por el control de la vitalidad; el gástrico, relacionado a las emociones primarias – los mediuns de efectos físicos emanan ectoplasma a través de este centro fluídico; y finalmente el centro genésico, sede de la sensualidad y que tiene una importante papel en el momento de la reencaranción, contribuyendo en la selección de los elementos genéticos más relevantes en el patrimonio de los padres para la elaboración del cuerpo físico del espíritu reencarnante.

 La energía que se genera en todos y cada uno de estos centros depende de la calidad de los pensamientos, sentimientos, palabras y actitudes que cultivamos en lo cotidiano. En ellos se realiza nuestro verdadero metabilismo energético. La salud física, emocional y espiritual son interdependientes. Al contrario de lo que algunos piensan, la meditación (y me atrevo a decir, también la oración) en sí misma no nos sirve para “desarrollar” la energía o para “encontrar la evolución”. Es necesario remangar la camisa y poner en la práctica todo lo que nos dedicamos a activar durante los momentos de meditación y oración. En estas oportunidades, nos predisponemos a una actitud ante la vida, deseando que sea de serenidad y equilibrio, pero es en la relación con el otro que tenemos la verdadera oportunidad de desarrollar nuestro potencial y evolucionar. Así es como Jorge nos recordó que conocer la doctrina intelectualmente es distinto a vivirla. El espiritista que permite que la doctrina le penetre el corazón debe luchar por ser más tolerante y menos criticón cada día.

En conjunto, los centros fluídicos del periespiritu, determinados por la calidad, intensidad y duración de nuestros pensamientos y emociones, conforman nuestro ambiente personal. Éste influye en la energía que caracteriza nuestro hogar y nuestro espacio de trabajo. Nos integramos a los demás encarnados y desencarnados que nos son afines, creando intimidad energética con ellos. Estamos bajo la influencia de los espíritus que nos visitan y conviven con nosotros. De hecho, esto no debería sorprender, ya que nuestra naturaleza es espiritual. Somos de una realidad espiritual.

Jorge también explicó que el periespíritu, conforme los espíritus afirman en la doctrina, se elabora a partir de elementos característicos en el propio planeta en el que el espíritu debe desarrollar su etapa evolutiva. La memoria se encuentra archivada en camadas más profundas de nuestro ser, en el cuerpo mental. Jorge comentó algunas de las camadas de la fisiología del alma, como podéis observar en la imagen. a continuación. La camada más exterior de todas es el cuerpo físico, ya que, como ya hemos visto, un alma es un espíritu encarando. A continuación tenemos el fluido vital, que nos da energía y ánimo para realizar las actividades de cada día. Profundizando en nuestra fisiología, tenemos el periespíritu, donde se encuentran los centros energéticos que hemos comentado y a continuación encontramos el cuerpo mental. Más hongo aún tenemos el inconsciente actual, es decir, el inconsciente de la presente encarnación. La próxima camada es la del inconsciente pasado, donde están almacenados los registros de todas las experiencias vividas en vidas anteriores. En el amago del ser, encontramos al inconsciente puro.



Cuando desencarnamos, todos los registros que almacenamos poco a poco durante la vida en el inconsciente presente pasan al inconsciente pasado. Es lo que algunas veces vemos referido como “ver la película de la vida”. Jorge ha hecho hincapié en que nos esforcemos por cultivar pensamientos, sentimientos, palabras y gestos de amor para almacenar más registros positivos en nuestro inconsciente presente y así disponer de mejores registros para el inconsciente pasado en el momento de la desencaranción. A fin de cuentas, es así como evolucionamos: encarnación tras reencarnación, vamos sustituyendo los registros de egoísmo que tenemos ahí en el banco más profundo de la memoria por lo aprendido durante la vida. Nuestra esencia es divina, pero debemos despojarnos de todo el egoísmo que limita nuestra comprensión de la realidad y empalidece nuestra naturaleza luminosa.

Gracias Jorge y a todos los espíritus del bien, que tanto esfuerzo invertís en educarnos para que optemos por el camino del amor. Lo que el amor no sea capaz de transformar, el dolor corregirá… Por esto esforcémonos por seguir los sabios consejos de nuestro conferenciante de hoy, despertando para la verdad de que el mal que nos hacen, no nos hace daño; el mal que hacemos a los demás, sin embargo, este sí, tiene consecuencias tan negativas para nosotros mismos cuanto más importante sea el daño que hemos causado.

Una buena semana, familia, llena de tolerancia y perdón, esfuerzo activo por cultivar amor y paz, siempre con el amparo de nuestro Maestro Mayor.

Cariños de la hermana menor

3 comentarios:

  1. Belo tema para ser ouvido... è sempre bom recordarmos que nossas açoes atuais se refletem em nosso espirito... Peçamos ao Pai maior que nos ilumine sempre para pensarmos antes de agirmos.
    Aos integrantes do CEADS um forte e saudoso abraço com votos de felicidades em seu novo lar.
    Um Espirito Simpatico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Obrigada! Que o laço desimpatia que nos une brilhe através do espaço como um fio de luz que marca um caminho de traalho ativo, alegría de servir, deicaçao ao nosso Pai Maior e muito amor!

      Eliminar
  2. O mais bonito da vida é dividir... com todo o planeta, com os amigos... que essa energia brikhe por todos que necessitem...
    a palestra de Jorge foi linda... e estávamos radiando emoção e alegria por mais uma conquista...obrigada a todos!

    ResponderEliminar