martes, 11 de septiembre de 2012

Dia Mundial para la Prevención del Suicidio

Querida familia CEADS,

Ayer fue una tarde emocionante en nuestro centro. Alrededor de cincuenta personas nos reunimos para celebrar el Día Mundial para la Prevención del Suicidio. Los amigos de Igualada comparecieron, la familia CEADS respondió a la convocatoria, y algunas personas se acercaron a nuestro local por primera vez. La energía que a mí me parecía un mixto de curiosidad (¿qué es lo que va a pasar aquí?), de gravedad (evocar el tema del suicidio no es nunca fácil) y de alegría, porque somos incapaces de reunirnos allí en nuestra casa sin alegrarnos por compartir proyectos, ideales y esperanzas… pues todo este mix de energía se convirtió en una masa de emoción muy intensa nada más empezar la representación del teatro.


Nuestros voluntarios sorprendieron  con una puesta en escena de tres suicidas que, ya rescatados, rememoraban en flashs de conciencia lo que les había llevado al suicidio y su rescate en el umbral. Atendidos por espíritus de luz, expresaban aún tener miedo, pero también la esperanza en la encarnación y en el apoyo que recibían de sus amigos espirituales. “He venido a deciros que no metáis mi error”, dijo un suicida. “¡Suicidio, nunca jamás!” respondieron todos. Marcelo, que tenía que hablar en seguida, tardó unos momentos en recuperarse de la emoción antes de salir a hacer su charla. Pero cuando empezó, con la tranquilidad que le es característica, explicó datos sobre el suicidio que la mayoría de la gente desconoce. Por ejemplo, que en todo el mundo, a cada 40 segundos aproximadamente se suicida una persona. Y que los suicidios son actualmente más numerosos que los accidentes de tráfico en España. Hay muchísimas campañas por la seguridad en el tráfico y un incómodo silencio sobre la prevención del suicidio… Esperemos que las autoridades sanitarias se den cuenta con urgencia de que el suicidio es un problema de salud pública prevenible. Para más datos sobre el suicidio en España, podéis el texto de Marcello: Suicidio, una epidemiología. 



En seguida habló Andrea de la salud mental y la prevención del estrés y de las ideas suicidas. Nos explicó que el cuerpo pasa por las fases de alerta y resistencia antes de llegar al colapso de la depresión. En estas fases anteriores es importante aprender a reconocer los propios síntomas, observar el cuerpo y volver a reequilibrar las emociones para no permitir llegar a la tercera fase. Andrea nos comentó que para prevenir el estrés podemos hacer cosas tan sencillas como despertar más pronto para desayunar con un poco más de tiempo, hacer alguna actividad física, probar de empezar una actividad manual como la pintura, por ejemplo. Mientras ella hablaba de formas tan evidentes de cultivar la felicidad, yo pensaba en lo poco dispuestos que la mayoría estamos para cuidarnos… y después queremos ser felices, queremos que todo funcione bien en nuestro mundo interior y en el mundo ahí fuera, pero que poco preparados estamos para hacer algo tan sencillo como “desayunar con un poco más de tiempo”, “hacer una actividad física” o “buscar una afición”… Bueno, tampoco pude ir muy lejos en mis divagaciones porque me tocaba a mí hacer la pequeña charla final.


Lo que hice fue comentar algunas preguntas del libro “Suicidio: Todo lo que usted necesita saber para no cometer este terrible error”. Hablé de que se puede aniquilar el cuerpo físico, pero el espíritu es inmortal y sigue extiendo tras el acto trágico. Hablé de la dificultad para alejarse de los despojos carnales, aún impregnado por el fluido vital como se encuentra el espíritu del suicida. Conté que en sucesivas encarnaciones, el espíritu del suicida tendrá en su cuerpo físico las consecuencias desequilibrantes del suicidio, pero que nunca hay que perder la esperanza porque por muy equivocados que estemos, nunca perdemos nuestra afiliación divina. Entre todas las preguntas y respuestas que presenta este libro, la más conmovedora para mí es la que habla de la influencia espiritual para evitar los suicidios. Cuentan los amigos espirituales que nadie está programado para suicidarse, y que cuando dicho suceso ocurre, la espiritualidad ha agotado todos los recursos de los que disponía para evitar tamaño error. No fuera por la interferencia y vigilancia de la espiritualidad superior, muchos más casos de suicidio sucederían…


El acto de ayer fue un granito de arena, una voz que se erguió en Barcelona para decir, “Basta ya de indiferencia, enfrentémonos a esto”. Que sepamos, fue lo único que se escuchó en Barcelona sobre la prevención del suicidio. En los medios de comunicación, y que conste en acta, no fue por falta de avisarles, ni una palabra sobre el tema… Sentimos por los que piensan que nuestra creencia en Dios o nuestra confianza en Jesús sea algo disuasorio. Sentimos por los que rechazan la realidad de la reencarnación o la comunicabilidad con los espíritus desencarnados. Si alguno de estos grupos alguna vez decide organizar algo para la prevención del suicidio, desde luego, contad con nuestro apoyo y solidaridad. En el frente seguimos, en el frente os esperamos, porque es la espiritualidad misma que nos cuenta cuánto trabajo queda por hacer, cuanto sufrimiento hay que atender, cuánto dolor hay que calmar… Nosotros, imperfectos e ignorantes, de nuestra parte ponemos únicamente disposición, buena voluntad y alegría de servir. La espiritualidad amiga tiene que completar lo que falta, pero visto lo visto, de momento somos los recursos de los que se puede disponer.

Ayer culminó un trabajo que se ha preparado por un grupo de unos 12 voluntarios desde abril. No hay tiempo que perder, porque el día 19 de noviembre celebraremos el Día Internacional de los Sobrevivientes del Suicidio. Agradecidos estamos por poder realizar este trabajo. Nadie sabe los débitos que tiene con la vida y es siempre mejor darse cuenta de ello en la actitud de servicio. Por todo esto, gracias a la familia CEADS, gracias a los voluntarios, gracias a los que acudieron ayer a nuestro centro, gracias a nuestro amado Maestro por contar con nosotros en su obra de amor.

Cariños de la hermana menor 

6 comentarios:

  1. Una pena no he podido acudir ayer, pero por lo que veo ha sido extremamente edificante, por desgracia
    en situaciones frívolas del dia dia se traga tanta noticia basura y ninguna para un problema pandemico como el suicídio y en los tiempos que corren en el mundo sobretodo europa eso és preocupante.

    ResponderEliminar
  2. Es verdad, Alexandre, muchas noticias inútiles y cosas como esta no pasan el filtro... pero vamos, que gracias a las redes sociales, muchas más personas se han enterado este año de nuestro evento. En noviembre volvemos a la carga a ver si conseguimos ampliar el mensaje contra el suicidio, de vida, esperanza y de la realidad espiritual como siendo la única imperecedera.

    ResponderEliminar
  3. Dedicamos.la.semana a elevar los pensamientos a todos.que.sufren y percibir el.dolor ajeno...una palabra puede salvar una vida..una palabra pude ser un acto de amor...

    ResponderEliminar
  4. Una pena no he podido acudir ayer, lo siento mucho!!!

    ResponderEliminar
  5. Holaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa¡¡¡¡

    Ayer fue uno de los días más lindos que he vivido en Ceads.

    Gracias a todos los que, de una u otra manera, hayan hecho que ello fuera posible.

    Alfredo/Alfredito/Alfredinho/Dinho

    ResponderEliminar
  6. Gracias a todos por hacerme aprender tanto.

    marcello

    ResponderEliminar